Revel, ligado con México

Fue profesor en el Instituto Francés en el DF (1950-1952). Hoy el escritor y periodista francés hubiera cumplido 90 años.

COMPARTIR 
19/01/2014 02:50 Redacción
Revel  participó en el Encuentro Vuelta en 1990. Foto: AP/Archivo
Revel participó en el Encuentro Vuelta en 1990. Foto: AP/Archivo

CIUDAD DE MÉXICO, 19 de enero.- Todo menos indiferencia provocó siempre Jean-François Revel, el escritor y periodista francés que eternamente pareció navegar contracorriente en su vida intelectual. Amado por unos, odiado por otros, el autor de Ni Marx, ni Jesús (1970) fue un derechista y ateo confeso, al que se le atacó por su conservadurismo, pero se le alabó por su defensa de las libertades.

Filósofo, escritor, periodista, gastrónomo y miembro de la Academia francesa, Revel nació en Marsella un día como hoy, pero de 1924. En México se le recuerda por su estadía como profesor en el Instituto Francés de la Ciudad de México (1950-1952), urbe de la que expresó que era más cosmopolita que París o Roma. De Alfonso Reyes dijo que fue “príncipe del ensayo” y también tuvo elogios para Octavio Paz: “el más grande de los escritores mexicanos de nuestra época”.

Revel cursó estudios secundarios en Lyón y después ingresó a la Escuela Normal Superior, donde se especializó en Filosofía. En Segunda Guerra Mundial colaboró en la resistencia contra la ocupación nazi, luego sería nombrado profesor de Filosofía en Tlemcen, Argelia. Inmediatamente después conoció la realidad latinoamericana a través de México, tema que nunca dejó de apasionarle.

De regreso a Europa entró de lleno a las facetas que terminaron por darle fama mundial: el periodismo y el ensayo. Fue redactor jefe de las páginas literarias de France-Observateur y consejero literario de Julliard y Robert Laffont; además fue editorialista literario y político en el semanario L’Express, del que se convirtió director de 1978 a 1981, cuando dimitió.

Revel escribió más de 30 libros que siempre llamaron la atención, desde que en 1957 escribió un provocativo texto donde anunció que la filosofía había muerto. “Sus libros y artículos, sensatos e iconoclastas, originales e incisivos, resultan refrescantes dentro de los estereotipos, prejuicios y condicionamientos que asfixiaron el debate ideológico de nuestro tiempo”, escribió Mario Vargas Llosa en la revista Letras Libres.

Sus ensayos se ocuparon esencialmente de temas políticos, terreno en el que siempre se le consideró un pensador beligerante, abiertamente contrario a los totalitarismos, ideas que dejó claras en La tentación totalitaria (1976). Otros de sus libros publicados en español son El Estado megalómano, Las ideas de nuestro tiempo, El rechazo del Estado, El renacimiento democrático y Diario de fin de siglo.

En su libro La gran mascarada hace una crítica abierta a quienes, a pesar del desmoronamiento de la Unión Soviética, continuaron alabando el comunismo como forma de gobierno y arremete contra aquellos que no supieron extraer ninguna lección. Revel falleció el 30 de abril de 2006 en el Centro Hospitalario Universitario de Kremlin-Bicêtre, cerca de París. En la red existe el sitio www.chezrevel.net, consagrado a su figura y obra.

Comentarios

Lo que pasa en la red