Hugh Trevor-Roper, el biógrafo de Hitler (1914-2003)

Hoy se conmemora el centenario del escritor que fue considerado la máxima autoridad sobre el nazismo, hasta que autentificó documentos falsos del Führer

COMPARTIR 
15/01/2014 03:15 Redacción

CIUDAD DE MÉXICO, 15 de enero.- Hugh Trevor-Roper, de quien hoy se recuerda un siglo de su nacimiento, conoció el cielo y el infierno. Elogiado como una de las máximas autoridades en la historia del nazismo y artífice de ideas que cambiaron el rumbo de la historiografía sobre la Edad Moderna, dilapidó también su prestigio en 1983 cuando validó los supuestos diarios de Adolf Hitler, un conjunto de 60 volúmenes que en realidad habían sido escritos sobre papel de la postguerra.

Lord Dacre de Glanton, título que adquirió en 1979, nació el 15 de enero de 1914. De infancia solitaria adquirió desde pequeño el amor por la literatura. Su educación comenzó con estudios clásicos en Charterhouse y concluyó como historiador en Christ Church, Oxford, donde mostró rápidamente su talento convirtiéndose -de 1937 a 1939- en investigador becado del Merton College, Oxford, donde escribió su primer libro dedicado a la biografía del arzobispo  William Laud (1940).

Durante la Segunda Guerra Mundial perteneció a la Inteligencia Militar británica lo que le llevaría también a su primer acercamiento con el Tercer Reich: recibiendo como encargo investigar su muerte para refutar las especulaciones soviéticas que afirmaban que seguía vivo. Dos años después de iniciadas sus indagaciones, consultando documentos y realizando interrogatorios, Trevor-Roper publicó Los últimos días de Hitler (1947), el máximo referente sobre la muerte del dictador nazi. Su autoridad sobre el tema fue acuñándose después con obras posteriores como Hitler’s Table Talk (1953) y The Goebbels Diaries (1978).

A su regreso a Christ Church, en 1946, el historiador también volvió los ojos al estudio del siglo XVII, generando uno de los debates históricos más relevantes de la Edad Moderna sobre los orígenes de la Guerra Civil inglesa. Los intereses de Trevor-Roper no se limitaron, sin embargo, a un solo periodo o país, sino que se extendieron no sólo hacia el pasado sino también sobre el presente de la historiografía. A los 43 años consiguió la cátedra Regius de Historia Moderna en Oxford, cargo que ocupó hasta 1980.

En el verano de 1990 Trevor-Roper vino a México invitado por el Nobel de Literatura, Octavio Paz. En un artículo publicado por Letras Libres, el crítico Christopher Domínguez Michael refiere que el historiador llegó para participar en el encuentro La experiencia de la libertad, que organizó la revista Vuelta, al que acudieron diversas mentes protagonistas de las transiciones democráticas del mundo.

Los falsos días de Hitler

En 1983 la revista alemana Stern anunció la publicación de los Diarios de Hitler, Trevor-Roper (junto con otros expertos como Eberhard Jäckel y Gerhard Weinberg) validó su autenticidad. Rápidamente, otro controvertido escritor británico, John Irving refutó la afirmación argumentando que con anterioridad había comprado material sobre el nazismo, también falso, al supuesto descubridor de los diarios: Konrad Paul Kujau.

El 25 de abril de ese año, Trevor-Roper ofreció una conferencia de prensa en la que argumentaba la supuesta veracidad de los 60 volúmenes por los que la revista germana y el periódico británico Sunday Times habían pagado millones. Irving impugnó que los documentos eran autoría de un estafador alemán, pero está versión no duró mucho y en mayo del mismo año cambió de opinión, declarando que los diarios eran genuinos pues la versión que contenían sostenían su tesis de que Hitler desconocía hechos como el Holocausto.

Tiempo después se comprobó la existencia de errores históricos y anacronismos en los textos atribuidos al Tercer Reich; Kujau –quien fue encarcelado en Alemania más de cuatro años por la estafa– había basado su timo en el libro Discursos y proclamas compilados por un archivista federal nazi de Hitler. Para darle credibilidad a los diarios, añadió comentarios como: “Debo conseguir entradas para Eva para los Juegos Olímpicos”.

Al comprobarse la ficción de los documentos, Trevor-Roper resintió una ola de desprestigio que incluso le valieron apodos ridículos como el de Lord Faker (Señor falsificador). Tras el escándalo, se dedicó al estudio de otros periodos históricos y a los 80 años de vida se retiró a vivir en Didcot, en sus últimos años de vida fue perdiendo gradualmente la vista y tuvo que batallar con el cáncer, que finalmente lo venció el 26 de enero de 2003.

Bibliografía

Entre los títulos de Trevor-Roper destacan:

  • La crisis del siglo XVII
  • Las conversaciones privadas de Hitler, 1941-1944
  • Los últimos días de Hitler
  • Blitzkrieg to Defeat: Hitler’s War Directives, 1939-1945, 1965, 1964
  • The Rise of Christian Europe, 1965.
  • Hitler’s Place In History 
  • The Age of Expansion, Europe and the World, 1559-1600

 

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red