Humberto Musacchio revisa otra era cultural

Presentó el segundo tomo de su libro México: 200 años de periodismo cultural, editado por Conaculta. Esta vez, el periodo de revisión va de 1911 a 1960

COMPARTIR 
06/12/2013 04:37 Virginia Bautista/ Enviada
"El periodismo cultural mexicano es para enorgullecernos de él.” Humberto Musacchio, periodista

GUADALAJARA, 6 de diciembre.— “El periodismo cultural mexicano es para enorgullecernos de él”. Esta es una de las conclusiones a las que llegó el periodista

Humberto Musacchio tras analizar las revistas, las secciones diarias y los suplementos sobre este tema publicados en el país de 1911 a 1960.

“Ha sabido reflejar las grandes polémicas de su tiempo, ha dado espacio a las grandes plumas que hemos tenido y ha seguido la pista de los movimientos intelectuales y artísticos de mayor relevancia”, afirma en entrevista el colaborador de Excélsior.

El autor del recién publicado segundo tomo de México: 200 años de periodismo cultural (Conaculta), el volumen en pasta dura de 563 páginas que se presentó ayer en la FIL Guadalajara, piensa que cuando hay buen periodismo, la vida cultural de un país se refleja de muy buena manera.

“Creo que hemos tenido un buen periodismo cultural. Claro que con sus altibajos y retrocesos, sobre todo porque durante muchos años existió la idea de que no era negocio; entonces, los directores suprimían las secciones culturales de un manotazo, y lo siguen haciendo. Pero, a pesar de todo esto, ha sido un ejercicio digno”, añade.

El investigador define el lapso analizado como “un periodo feliz”, sobre todo a partir de 1920. “Después de la fase armada de la Revolución Mexicana, después de esa orgía de sangre, los mexicanos se volcaron otra vez sobre sí mismos, para volver a preguntarse quiénes eran, qué querían, dónde estaban, para dónde iban. Y eso lo vemos reflejado en el periodismo cultural, más que en cualquier otro periodismo”.

Dice que no hay que olvidar que en los años 20 de la pasada centuria surgieron las revistas de los Estridentistas y de los Contemporáneos, “que son publicaciones de primer orden para entendernos nosotros como mexicanos”.

El periodista cultural y analista político confiesa que, a raíz de este proyecto, le gustó profundizar en El Universal Ilustrado, que conocía sólo superficialmente. “Es una de las revistas clave en la vida intelectual de México. Lamento no haberme metido a trabajarla antes, porque es muy rica en propuestas, muy periodística, le sigue la huella al movimiento intelectual y artístico, y analiza los sucesos con una mirada diferente”.

En 1929, explica, aparece el primer número del periódico El Nacional y poco después empiezan a salir sus suplementos, “que eran, a mi juicio, un tanto caóticos, pero los dirigieron grandes personajes como Luis Cardoza y Aragón”.

La década de los años 30 del siglo pasado se caracterizó por una gran cantidad de publicaciones. “Y en los 40 se enriquece más el panorama, porque el país ya se había asentado, había más presupuesto y surgen propuestas memorables”.

En 1947, narra el colaborador de Excélsior, cuando el periodista Fernando Benítez era director de El Nacional, le encarga a Juan Rejano, “un poeta español republicano, comunista”, que a partir de todos los suplementos hiciera “un gran suplemento”; así nació la Revista Mexicana de Cultura. “Ahí empezamos a escribir diversos periodistas culturales, como Manuel Blanco, René Avilés Fabila y Gerardo de la Torre”.

Destaca que Excélsior, curiosamente, “siendo un periódico tan importante, sus suplementos nunca tuvieron la fuerza y la proyección que tuvo el diario. El mejor suplemento que se hizo fue El Búho, de Avilés Fabila, porque tuvo la virtud de darle espacio a escritores que ya no veíamos en los suplementos, como don Ernesto de la Torre Villar”.

Musacchio advierte que toda la década de los 50 es cubierta por el suplemento creado y dirigido por Benítez en Novedades, México en la Cultura. “Es el primer gran suplemento de grupo y tuvo la virtud de aglutinar a las mejores plumas de la época. Se acabó por razones políticas, porque parece que le estaban dando demasiado espacio a la revolución cubana.

“Pero después, con dinero aportado por la Presidencia de la República, durante el sexenio de Adolfo López Mateos, a principios de los años 60, Benítez y su equipo empezaron a hacer el suplemento La Cultura en México en la revista Siempre!, donde escribían intelectuales de la talla de Octavio Paz, Carlos Fuentes, Carlos Monsiváis y José Emilio Pacheco”.

Y, a fines de los 60, indica, se lanzó el suplemento cultural Diorama en Excélsior, que dirigió Ignacio Solares, el cual primero fue la sección diaria Diorama en la Cultura.

Ilustrado con facsímiles, este libro ofrece un panorama de los acontecimientos y los personajes más relevantes de la cultura mexicana de la primera mitad del siglo XX, “aquellos que con su obra han marcado épocas y señalado rumbos”.

El tercer y último tomo, en el que ya trabaja Musacchio, abarcará de 1961 a 2010.

Libro

Título: México: 200 años de periodismo cultural. Tomo II

Autor: Humberto Musacchio

Editorial: Conaculta, México 2013, 563 pp.

 

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios