“Escribir, algo muy animal e instintivo”: Alessandro Baricco

El escritor italiano, autor del best-seller Seda, promueve en Guadalajara la nueva Scuola Holden, un proyecto didáctico creado por el autor en 1996

COMPARTIR 
03/12/2013 10:17 Virginia Bautista
Fotos: Cortesía FIL
Fotos: Cortesía FIL

GUADALA JARA, 3 de diciembre.- “Escribir es algo muy animal, muy instintivo, es como golpear la pelota con los pies. Para nada podría pararme. Salgo y le pego a la pelota”, comentó ayer el escritor italiano Alessandro Baricco (1958).

Yo escribo porque es lo que sé hacer, es un placer físico. Es lo que más amo en el mundo, después de jugar futbol”, confesó en rueda de prensa el novelista y dramaturgo que hoy a las cinco de la tarde tendrá un encuentro con mil jóvenes jaliscienses en el  Auditorio Juan Rulfo de la Expo Guadalajara.

Escribir es un momento fantástico. El punto del proceso creativo que prefiero es cuando tengo el libro, la historia, en mi mente. Entonces camino y hago otras cosas y ella está conmigo como una obsesión, pero aún no he escrito nada. Otro de mis momentos favoritos es cuando ya acabé el libro, pero aún no ha salido de la imprenta. Eso es la pura felicidad”, detalló.

El también periodista, reacio a las entrevistas, desea compartir su concepción sobre la literatura y cómo ser un escritor singular, con voz propia, con los jóvenes. Por esta razón, hace casi 20 años, en 1994, abrió en su natal Turín la Scuola Holden para formar escritores.

Tras la rueda de prensa que compartió con otros escritores europeos, Baricco presentó en el stand de Anagrama, su editorial, este proyecto didáctico que desde hace un año se convirtió en la nueva Scuola Holden. Storytelling and Performing Arts y que ahora busca internacionalizarse.

Claro, el talento no se puede enseñar, pero entrenar sí. Y la creatividad puede ser liberada. La escritura se puede enseñar porque es un oficio. Luego, la escuela tiene muchísimas otras funciones: romper el aislamiento, servir de ascensor social. Desde luego, después del bienio con nosotros, nuestros chicos tienen manera de acceder a un mundo nuevo”, apunta.

El autor que se convirtió en un fenómeno literario mundial con la publicación de la novela Seda, en 1996, destaca que es una escuela única en el mundo, “Somos diferentes. Tenemos sillas extrañas, incómodas, porque los chicos que quieren ser escritores tienen que estar incómodos. Tenemos horarios extraños, comenzamos a las 23 horas, porque los jóvenes deben vivir la noche”, dijo.

El licenciado en Filosofía agregó que, tras 19 años de experiencia, el plantel se ha especializado hasta convertirse en un auténtico laboratorio. “Quien tiene la urgencia de una historia,  aquí aprende a contarla con lenguajes y herramientas diferentes”.

Pero la Scuola Holden es también otra cosa, un centro de producción cultural: eventos,  encuentros, proyectos, contenidos. “Un lugar abierto donde hacer nacer y crecer las ideas”.

El narrador cuya obra ha sido traducida a 17 idiomas explica que la nueva didáctica está enfocada en seis profesiones: Scrivere, Filmmaking, Acting, Series, Real World y Crossmedia. Todos, menos que Scrivere, son en italiano y en inglés, por tanto abiertos a estudiantes internacionales, de entre 19 y 30 años de edad.

Detalla que a la fecha han egresado unos 400 alumnos y que ahora cada año llegan 150 jóvenes; y  que están pensando en abrir una sede de la escuela en Sudamérica, en especial en Argentina.

La Scuola está dedicada a Holden Caulfield, el protagonista de El guardian entre el centeno, de J.D.Salinger, el chico que no quería saber nada de escuelas, profesores, materias y exámenes. “Es un compromiso: esta escuela le habría gustado”.

Baricco está convencido de que si es cierto que un escritor no se hace, sino que nace, la escuela lo ayuda mucho.

Demasiada soledad no es buena y la escuela te resuelve el problema de la soledad”, concluye el autor.

 

mca

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios