En Brasil se juega algo más que la Copa

Prevén que el Mundial reactive la economía del país sudamericano, aunque el escenario político interno dependerá del campeonato

COMPARTIR 
11/06/2014 08:51 Claudia Ocaranza

CIUDAD DE MÉXICO, 11 de junio.- Un día antes de que inicie la Copa Mundial de Futbol, las expectativas que se presentan para cada una de las selecciones en mostrar un buen papel en la contienda deportiva crece, pero también los reflectores apuntan sobre el desempeño que tendrá la infraestructura de Brasil como país sede, toda vez que gastó 14 mil millones de dólares para el evento.

De hecho, con el inicio del evento se espera que se marque un importante momento para la actividad económica de ese país, lo que podría favorecer a las empresas de distintos sectores, incluso diversas instituciones bancarias aseguran que se prevé un impulso en el mercado de valores.

Para el banco de inversión Goldman Sachs, el rendimiento del mercado de valores de los países ganadores del Mundial se ve favorecido en 3.5 por ciento hasta un mes después de finalizado el torneo.

Mientras que para los países sedes, hay un rendimiento destacado de 2.7 por ciento después de un mes acabada la Copa. Sin embargo, la racha alcista se desvanece tres meses después.

Nota relacionada. Twitter te dice cómo seguir el mundial en tiempo real 

Así, las expectativas apuntan a una reactivación económica durante el Mundial, y a una creciente posibilidad de generar mayores recursos económicos si el país anfitrión logra el campeonato, además de una cierta estabilidad de su sistema político.

Un análisis del banco suizo UBS refiere que también dará inicio el juego para la reelección o la caída de la actual presidenta Dilma Rousseff, criticada por gastar tal cantidad de recursos para el evento. De hecho, 48 por ciento de la población apoyan que el Mundial se realice en su país, cifra inferior respecto a 79 por ciento que lo hacía en 2008.

“Al analizar la Copa, los inversionistas deberían mirar tres variables: futbol, infraestructura y las calles”, se lee en el análisis World Cup 2014 in Brazil del banco de inversión UBS.

Relacionada. Los estadios para Brasil 2014 costaron casi 3,600 mdd

Brasil sin la Copa

Los especialistas aseguran que el futuro económico y político del país podría estar en los pies del seleccionado, y es que aseguran que si el equipo brasileño pierde, Rousseff podría perder su oportunidad para un segundo periodo como Presidenta, lo que permitiría abrir las puertas a otros candidatos a ocupar el cargo.

Según UBS, cuando las encuestas de opinión mostraron que Rousseff no tendría una contienda fácil en el próximo octubre, el índice representativo del mercado de valores de Brasil superó a sus pares en otras latitudes.

“La reacción del mercado podría asemejarse a la observada desde mediados de marzo, cuando las encuestas de opinión comenzaron a mostrar que un posible triunfo de Rousseff en las próximas elecciones de octubre era bajo.

No obstante, el escenario más probable, según los informes, apunta a que Brasil se lleve el campeonato, pero al mismo tiempo la economía no prevé buenos augurios, toda vez que no se vislumbran mayores reformas por parte de Rousseff,  en caso de llegar a un segundo mandato, además de que hay pocas expectativas de que la rentabilidad de los precios de los activos brasileños supere a otros mercados emergentes.

“Con el triunfo de la Copa Mundial, Dilma aún necesita cuidarse de otro jugador que podría echar a perder su fiesta. La sequía en ese país es un tema de estrés severo para el sistema hidroeléctrico de Brasil, crítico para su fuente de alimentación. Datos actuales sugieren que las reservas de agua en la región sureste de esa nación están cerca de un nivel tan bajo como el observado en 2001, cuando ocurrió el racionamiento de energía”, asegura UBS.

Pase para emergentes

Brasil puede ser la potencia número uno entre los países emergentes, cuando se trata de futbol, pero no así en cuanto a sus estadísticas económicas. De hecho, no prevén un impacto significativo por el turismo y los pagos de las transmisiones.

“Si la infraestructura existente muestra ser insuficiente o las protestas por el derroche de dinero para la justa deportiva causan perturbación severa, podría aumentar el sentimiento negativo de los inversionistas hacia Brasil, incluso hacia los países emergentes en general. Si Brasil falla en ganar la Copa, el humor en las calles podría empeorar”, declara UBS.

El estudio refiere que en comparación con los cuatro emergentes mejor situados en la lista de posibles ganadores, Colombia, Uruguay, Argentina y Grecia, Brasil es el segundo país más difícil para hacer negocios, sólo por debajo de Argentina. Además, de 2011 a 2013 el promedio de inflación de Brasil ha sido de 36%, lejos de la cifra de 15% de Colombia.

*bb

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red