Problema ambiental: intentan equilibrar el ruido

La PAOT trabaja una propuesta de ley que no sea uniforme, sino que los pará-metros los dicte la zona; comités vecinales piden más sanciones contra antros

COMPARTIR 
16/08/2014 05:58 Ximena Mejía
Los bares, antros y restaurantes más ruidosos se ubican en la Glorieta de las Cibeles, sobre Insurgentes y en San Ángel, aseguran vecinos, justo en delegaciones señaladas por el mapa de ruido de la UAM.

CIUDAD DE MÉXICO, 16 de agosto.- En un día normal los ruidos en la Ciudad de México sobrepasan 80 decibeles, y es una realidad que supera a la normatividad que establece que sean 65 decibeles durante el día y 62 en la noche.

La Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del Distrito Federal (PAOT) ha documentado que en la Plaza de la Constitución los niveles sonoros alcanzan 72.7 y 83.7 decibeles; en el corredor peatonal de Madero 71.3, y en Eje Central y avenida Juárez varía entre 73.9 y 76. 4.

Ante el anuncio de la Secretaría de Medio Ambiente del Distrito Federal (Sedema) de modificar la Norma Ambiental NADF-005-AMBT-06 para aumentar la emisión de fuentes sonoras a 68 decibeles, Miguel Ángel Cancino, procurador ambiental, consideró que la medida no puede ser un criterio general, pues deben estar diferenciadas para cada tipo de espacio.

“No basta con tener una sola norma con un solo parámetro. En otras partes del mundo el ruido es controlado de una manera distinta, a partir de la identificación de las zonas donde se puede permitir el ruido”, explicó.

A partir de ese reconocimiento se deben definir los parámetros, no  de manera estática, sino un promedio para cada zona. “Además se debe considerar regular específicamente para zonas de hospitales, habitacionales y escolares”, dijo.

Debido a que el ruido es la tercera denuncia frecuente que se realiza en la PAOT, el procurador adelantó que enviará a la Asamblea Legislativa una propuesta de ley sobre los niveles en zonas específicas.

“No es lo mismo hablar de niveles de ruido en zonas habitacionales que en recreativas o en antros. Estamos trabajando la propuesta y haremos nuevos planteamientos sobre lo que emitió la Secretaria de Salud”.

De 2013 a lo que va de  este año, la PAOT recibió 600 denuncias contra establecimientos ruidosos; las principales son por bares y antros de las colonias Centro Histórico, San Jacinto, Coyoacán, San Ángel, Roma y Condesa.

Vecinos de la Roma Norte, consideraron que las autoridades capitalinas no obligan a los establecimientos a tener aislantes de ruido ni aplican sanciones más severas para los que sobrepasan los niveles de sonido.

Mario Rodríguez, secretario del Comité Ciudadano de Roma Norte III, sostiene que ahí, 80 por ciento de los establecimientos sobrepasan los 80 decibeles, y que sólo un bar cumplía con las medidas de aislamiento, pero fue clausurado.

“La ley habla de no rebasar ciertos decibeles, pero nunca de que los empresarios deban tener el aislamiento dentro de sus establecimientos”, dijo.

Lucero Rincón Gallardo, coordinadora de Roma Norte I, refirió que los niveles no son reales, debido a que en un restaurante a la hora de la comida, se llega a 70 decibeles.

“Cualquier empresario sabe que no hay penas que les afecten y por eso siguen sin respetar. Sabemos que 62 y 65 decibeles es  normal, pero en un restaurante se rebasa”, lamentó.

Las sanciones que establece la ley son multas que van de 10 a 100 salarios mínimos, o la clausura de los establecimientos, que pueden ser reabiertos comprobando que bajan sus niveles de sonido.

Los vecinos han sugerido al gobierno capitalino implementar medidores, como en España, que alertan a los encargados de los restaurantes y bares cuando sobrepasan los decibeles.

Actualmente los colonos usan aplicaciones para smartphones de medición de volumen como dBVolume para Apple o Android o equipos que venden en tiendas de electrónicos.

De acuerdo al Mapa de Ruido que realizó la PAOT en conjunto con la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), las delegaciones Cuauhtémoc, Coyoacán, Miguel Hidalgo, Venustiano Carranza y Benito Juárez son las que mayor problemática tienen en cuestiones de ruido.

Francisco Escamilla, integrante del Patronato de San Ángel rechazó la medida sugerida por la Sedema, y sostuvo que los siete restaurantes que operan n la zona como antros y bares rebasan por las noches 80 decibeles.

“Es una falta de respeto al ciudadano que  ahí vive, paga predial, y tiene derecho a descansar por las noches  y no tenga que lidiar con el ruido que afecta su calidad de vida”, dijo.

Los vecinos han identificado como los bares, antros y restaurantes más ruidosos los que se ubican en la Glorieta de las Cibeles, sobre Insurgentes y en
San Ángel.

Ley federal sí especifica

En contraste con la norma capitalina, la norma federal especifica los niveles de ruido para cada espacio y actividad.

La Norma Oficial Mexicana  de la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) NOM/081/SEMARNAT/1994 indica que para zonas residenciales se alcance 50 decibeles de las 6:00 horas hasta las 22:00, y 55 de 22:00 horas hasta la 6:00.

En áreas industriales y comerciales 68, de 6:00 a 22: horas, y 65 de 22:00 a 6:00 horas.

Mientras que en las escuelas y áreas de recreación, en el momento en que se ejerzan las actividades lleguen a los 55.

En ceremonias, festivales, eventos de entretenimiento señala que se llegue a los 100 decibeles por cuatro horas.

La ley considera que la contaminación acústica es un problema ambiental importante que tiene mayor presencia en las ciudades del país por su desarrollo industrial, comercial y asentamientos.

Explica que existen dos tipos de contaminación sonora. La fija que se trata de industrias, terminales aéreas, de autobuses, circos, ferias; y las móviles referentes a medios de transporte como avionesy autobuses.

Mediciones realizadas por la Procuraduría Ambiental del DF establecen que en la red del Sistema de Transporte Colectivo Metro con los vendedores ambulantes, los vagones han alcanzado hasta 100 decibeles por la venta de discos apócrifos.

“Es un problema de salud”

Los altos decibeles provocados por centros nocturnos, automóviles y construcciones influyen de manera negativa en el organismo y la conducta de los capitalinos.

Miguel Ángel Cancino procurador  Ambiental y de Ordenamiento Territorial (PAOT) señaló que la regulación de la contaminación sonora es un tema relevante debido que el ruido desencadena problemas de insomnio, auditivos, estrés, cardiovasculares, hipertensión e incluso violencia.

“No siempre la población tiene claro el efecto del ruido sobre su salud, y del impacto en su calidad de vida. Se debe tener claro que no solamente son problemas auditivos sino de  hipertensión, afectaciones emocionales y violencia entre las personas al estar expuestas a ambientes muy ruidosos”, declaró el procurador.

El problema de ruido en la Ciudad de México se manifiesta con tres mil 500 denuncias anuales ante la Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial.

Jimena de Gortari Ludlow, académica del departamento de arquitectura de la Universidad Iberoamericana, sostiene que los niveles sonoros deben guardar equilibro en función de la hora y actividades que se realizan.

Recomendó tener decibles bajos en las inmediaciones de hospitales y colegios.

De Gortari Ludlow sugirió que en zonas habitacionales no se excedan 40 o 50 decibeles durante las noches para garantizar la salud de las personas, en contraparte de la medida definida por la Secretaria de Medio Ambiente de 62.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que la  exposición al sonido excesivo provoca diferentes problemas, desde enojo, ira, aumento de azúcar en la sangre y colesterol,  incremento de la presión sanguínea, hasta cambios en la motricidad intestinal.

También causa sudoración y modificaciones en el ritmo cardiaco, úlceras, incremento de hormonas adrenales y tensión muscular.

Efectos

Según la OMS,  el ruido  puede causar:

  • Ira
  • Aumento de azúcar en la sangre y colesterol
  • Incremento de la presión sanguínea
  • Cambios en la motricidad intestinal.
  • Sudoración
  • Modificaciones en el ritmo cardiaco
  • Úlceras
  • Incremento de hormonas adrenales
  • Tensión muscular

 

Relacionadas

Comentarios