Dan nuevo rostro a la calle Moneda

Iniciaron los trabajos de rehabilitación después de cuatro años; convivirán autos en un solo carril y peatones; incluye su continuación Zapata y Santísima

COMPARTIR 
28/06/2014 05:56 Arturo Páramo

CIUDAD DE MÉXICO, 28 de junio.- Tras casi cuatro años de posponer la obra, la calle Moneda está sometida a un proceso de rehabilitación en un tramo de seis cuadras. Su nueva imagen será similar a la actual avenida 16 de Septiembre, con un carril al centro para el tránsito de un solo auto y el ensanchamiento de las áreas peatonales.

De acuerdo con el proyecto del Fideicomiso del Centro Histórico, la calle tendrá dos canales para el drenaje, y el carril del tránsito vial se dividirá del área peatonal con bolardos.

Toda la calle será de un solo nivel eliminando las aceras y dejando la entrada de los comercios y vecindades a la misma altura, se desprende del esquema dado a conocer por el Fideicomiso.

El carril para el ingreso de autos se determinó, debido a la intensidad de la actividad comercial que hay en Moneda, además de que facilitará el acceso a la zona de museos que hay ahí.

Este proyecto de la reconstrucción se dio a conocer hace cuatro años. A finales de 2011 en el Plan Integral de Manejo del Centro Histórico se especificó que Moneda “aloja una gran cantidad de recintos culturales y algunas de las construcciones más representativas de la ciudad (…) es en un eje fundamental de movilidad para la actividad turística, constituyendo también el principal acceso de personas hacia el sector en donde se concentra la actividad comercial y textil del sitio y del mercado de Mixcalco”.

El plan marca las directrices para el desarrollo en el Centro Histórico hacia el año 2020 y la peatonización de calles es de lo que se plantea como parte de la recuperación del primer cuadro.

La renovación de Moneda incluye su continuación Emiliano Zapata, desde Seminario hasta Margil; son seis tramos e integra el área peatonal entre Margil y Jesús María que se encuentra a casi dos metros por debajo del nivel de las aceras.

Previamente se reconstruyó el andador de La Santísima –que también es su continuacón–, se levantaron gradas frente al templo y se construyó un puente para mejorar el flujo peatonal. En el punto se registraban encharcamientos por lluvia. Se requirió de construir un sistema de bombeo para desalojar las aguas.

Una vez concluida esa obra se inició con la reconstrucción de la calle Moneda, una de las más antiguas de la ciudad. Despejarla del comercio informal fue uno de los temas más difíciles en los preparativos para la obra. En 1997, durante el proceso de reacomodo fue despejada de ambulantes, sin embargo, continuaron ejerciendo su actividad retardando el inicio de la rehabilitación.

Una vez concluido el tramo de Alhóndiga en su cruce con Santísima (Moneda) se inició la recuperación de la zona en desnivel, y ahora continúa la rehabilitación del tramo que va de Jesús María a la Plaza de la Constitución. Son seis cuadras donde se colocarán reductores de velocidad y jardineras, será renovado el mobiliario urbano, se mejorará el alumbrado público, se retirarán cables sobre fachadas y se uniformarán los anuncios y toldos de los edificios y comercios.

La peatonización en Moneda fue uno de los proyectos más difíciles de concretar por parte del gobierno capitalino. Actualmente el centro de la Ciudad de México cuenta con 11.5 kilómetros de calles peatonales o donde se les da preferencia.

La más reciente ha sido la calle 16 de Septiembre que fue puesta en servicio a finales de 2013 y es la primera en tener sólo un carril para autos y amplias áreas peatonales.

Antes de ella fueron peatonizadas la calle Madero (por donde llegan a circular hasta un millón de personas en un solo día). Regina se convirtió en un punto de entretenimiento, y la única calle hasta el momento en que los principales usuarios no son turistas, sino los propios vecinos.

La calle paralela, San Jerónimo, fue cerrada a la circulación vial hace años, y ha sido transformada por los restaurantes, bares, y la vida estudiantil que le ha inyectado la Universidad del Claustro de Sor Juana.

En los próximos años, de acuerdo con el Plan Integral, se espera peatonizar otras calles en torno al Zócalo (5 de Mayo, Brasil, Argentina, Venustiano Carranza, 5 de Febrero, Pino Suárez), además del circuito de la Plaza de la Constitución.

 

Llena de tesoros

Moneda es una de las calles con más tesoros arquitectónicos coloniales en el centro no sólo de la Ciudad de México sino del país, y por ello no se pudo cerrar totalmente al tránsito vehicular.

Desde su esquina con la Plaza Seminario cuenta la historia de la ciudad. Es tal su riqueza cultural que el historiador José Iturriaga repetía una frase que explica su importancia: cuando en estas cuadras ya existían la Casa de Moneda, la Universidad, la Academia de Artes o la imprenta, “en Manhattan aún pastaban los búfalos”.

En la esquina de Seminario se encuentra el Palacio Nacional, y sobre el costado de Moneda se ubican las habitaciones que ocupó Benito Juárez, y que ahora son museo.

En la esquina opuesta está el edificio de la primera Universidad del continente, y a su costado el del Antiguo Arzobispado, actualmente museo de la Secretaría de Hacienda.

A un lado del Palacio Nacional se encuentra el Museo de las Culturas, en el edificio donde fue habilitada la primera Casa de Moneda del continente. Justo enfrente se halla la Casa de la UAM, donde el impresor Juan Pablos instaló la primera imprenta en América.

En esa misma cuadra, se encuentra el Ex-Teresa, templo que fue transformado en sala de exposiciones de arte contemporáneo, y el edificio de la Autonomía de la UNAM, único por su arquitectura, y que sirve como museo y escuela de la universidad.

En los números 18 y 22 de Moneda se encuentran los edificios del Mayorazgo de Guerrero, construidos como “gemelos”, en la segunda mitad del siglo XVIII, y donde estuvo el taller del grabador José Guadalupe Posada.

En el cruce con Academia se encuentra la Academia de San Carlos, primera en América, y en la esquina opuesta el ex-Convento de Santa Inés, convertido en el Museo José Luis Cuevas; en el templo se conservan los restos del pintor Miguel Cabrera.

El templo de La Santísima, que dio nombre a la calle durante la Colonia, es uno de los ejemplos más importantes del estilo churrigueresco. El templo está en proceso de recuperación.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red