Elevado costo de acceso a la cirugía

Entre 45 mil y 125 mil pesos cuesta la reconstrucción de senos tras el cáncer de mama; no es cuestión de vanidad sino parte de la recuperación total, dicen expertos

COMPARTIR 
22/06/2014 08:21 Cintya Contreras
Ilustración: Abraham Cruz:
Ilustración: Abraham Cruz:

CIUDAD DE MÉXICO, 22 de junio.- Volver a tener senos simétricos y que al menos físicamente permitan olvidar el cáncer de mama que provocó la pérdida de uno o ambos es el anhelo de muchas mujeres que han logrado vencer esta enfermedad, pero el alto costo de las cirugías hace difícil su acceso y,  por tanto, su recuperación queda inconclusa.

Para una mujer y su familia, el gasto que significa el tratamiento mismo del cáncer merma en las finanzas, y al vencer la enfermedad, en pocos casos, hay todavía el recurso para cerrar el ciclo con la reconstrucción mamaria.

Presupuestos solicitados por Excélsior a varios cirujanos plásticos indican que la realización de este procedimiento va desde los 45 mil y hasta los 125 mil pesos, en los que se incluye la hospitalización, prótesis, honorarios médicos y seguimiento.

El cirujano plástico Carlos Sotelo reconoció que el costo del servicio es alto respecto a un aumento meramente estético, ya que requiere el empleo de técnicas especiales, dominadas por sólo algunos médicos, lo cual encarece los costos; sin embargo, aseguró que los resultados son positivos en 99 por ciento de los casos.

Las mujeres que se someten a este tipo de cirugías, lejos de lo tardado que pudiera ser el procedimiento o lo doloroso de la recuperación, se sienten como nuevas, ya no tienen que usar prótesis externas de relleno y comienzan a recuperar su vida”, sostuvo el especialista.

Rina Gitler, cirujana y presidenta de la Fundación ALMA, dedicada al apoyo de mujeres sobrevivientes de cáncer, con reconstrucciones gratuitas de mama, aseguró que lejos de la vanidad, la posibilidad de que el cuerpo recupere la forma que tenía, les da seguridad personal, emocional, social y mental.

La gente cree que reconstruirse no es importante, pero hay muchas pacientes que al saberse sin el seno dicen que hubieran preferido morir. Se quita una parte de la autoestima, se pierden las ganas de vivir. No es sólo una parte física, es una parte emocional”, señaló.

El cáncer de mama es una de las principales causas de muerte en mujeres del DF, con más de mil 500 decesos al año, según cifras de la Secretaría de Salud.

La población de menos de 50 años es la más afectada con este padecimiento y la Fundación del Cáncer de Mama (FUCAM), reconoce que alrededor de 60 por ciento se detecta en etapas tardías, por lo que los tratamientos deben ser más agresivos y en muchos casos, implican la pérdida de uno o los dos senos, como la forma más segura de retirar el tejido tumorado.

La cirugía de reconstrucción debe realizarse al menos un año después de que la paciente concluyó con el tratamiento contra el cáncer y de que se ha comprobado médicamente que la enfermedad está fuera de su cuerpo.

Rina Gitler explicó que además de la cirugía, es ideal que las mujeres sobrevivientes al cáncer reciban atención integral en sicología e imagen, además del tema médico, para que puedan reintegrarse a la vida social y laboral.

No sólo reconstruimos el seno, reconstruimos la vida de la paciente”, aseguró.

Según un artículo del hospital San Juan de Dios, en Pamplona, España, han identificado que la reconstrucción mamaria tras la mastectomía contribuye a disminuir o evitar posibles trastornos emocionales, debido a la sensación de mutilación y agresión de la enfermedad.

Esta alternativa es clave en el desarrollo del proceso rehabilitador, puesto que,  al permitir la posibilidad de recuperar una imagen adecuada, evita la pérdida de autoestima e impide que las emociones negativas se apoderen del estado de ánimo y se hagan crónicas, en un momento en que tales emociones podrían interferir negativamente en el restablecimiento de la salud”, señala.

Algunos seguros médicos cubren el gasto de la cirugía, pero no en su totalidad, ya que se cataloga un procedimiento estético, no indispensable, en tanto, los servicios de salud pública en la ciudad no cuentan con este servicio y lo hacen solamente con apoyo de fundaciones o como parte de la residencia de médicos extranjeros en la ciudad.

Hace unas semanas, en la Asamblea Legislativa, el diputado del PRI, Marco Antonio García Ayala, presentó un punto de acuerdo para que la Secretaría de Finanzas del DF asigne una partida especial a la Secretaría de Salud, para que ésta realice las cirugías de reconstrucción mamaria a mujeres en situación de vulnerabilidad.

La titular de la fundación ALMA comentó que durante cuatro años trabajó con la Secretaría de Salud capitalina, apoyando a más de 70 mujeres en la reconstrucción de sus senos, tras haber vencido el cáncer de mama.

El esquema de colaboración, meramente de palabra, funcionaba a partir de que la fundación conseguía los recursos para las prótesis, expansores y el material quirúrgico, calculados en cinco millones de pesos, y el GDF ponía a los médicos y la infraestructura hospitalaria. Con ello lograron que mujeres de bajos recursos accedieran a esta cirugía.

Sin embargo, a partir del nombramiento de Gustavo Carbajal, como titular del hospital Rubén Leñero y de su equipo, en donde se realizaba este trabajo conjunto, fue suspendido el servicio, negado el acceso a la fundación y por lo tanto, se quedaron en espera decenas de mujeres.

El programa se cayó por intereses políticos, económicos y por burocracia”, denunció.

Dijo que la única partida disponible en el GDF para el tema de reconstrucción de mama, que consiste en ocho mil pesos que otorga el Seguro Popular, a través de recursos federales,  la está cobrando una empresa que entrega un kit que consiste en una prótesis externa, una manga y una pelotita antiestrés, todas, aseguró, de la peor calidad.

 

Comentarios

Lo que pasa en la red