'Food trucks' crecen sin figura legal

A dos años de que comenzaron a circular, estos mercados de comida móvil siguen sin permiso

COMPARTIR 
22/06/2014 08:06 Francisco Pazos
La Asociación de Foodtrucks del Distrito Federal busca regular su actividad. Foto Archivo
La Asociación de Foodtrucks del Distrito Federal busca regular su actividad. Foto Archivo

CIUDAD DE MÉXICO, 22 de junio.- La oferta de comida itinerante crece en las calles de la ciudad sin que sus representantes cuenten con un marco normativo que los regule.

A dos años de que comenzaron a circular los primeros foodtrucks, aún no existe una figura jurídica o el tipo de giro específico en la ley que imprima algún grado de certeza legal para la realización de este tipo de negocio.

Desde 2012, el número de camiones adaptados para ofrecer comida en la calle se ha incrementado 70 por ciento y actualmente existen al menos 100 diferentes tipos de vehículos, de acuerdo con la Asociación de Foodtrucks del DF, que realiza su primer festival.

Ninguno cuenta con un permiso o autorización por parte de algún órgano de gobierno, ya sea de la administración central o delegacional, a pesar de que lo han solicitado
reiteradamente, aseguran.

Salvador Macías, miembro de la Asociación de Foodtrucks del DF, explicó que a la fecha se trabaja con la Secretaría de Desarrollo Económico local para elaborar un proyecto que permita regularizar su actividad.

“Ellos van a tomar el control para ver todo con Seduvi y con Vialidad y generar lo necesario para que se logre, a través de la Asamblea Legislativa, una propuesta y legislarla en el próximo periodo de sesiones”, explicó.

Fernando Reyes, presidente de esta agrupación, detalló que ante la falta de regulación, algunos miembros han buscado obtener dictámenes en materia de Protección Civil para demostrar que las unidades y sus instalaciones son seguras.

Agregó que para mitigar los efectos al entorno, cada camión debe ser autosuficiente, para lo cual tendrá que contar con instalaciones propias de gas y eléctricas; así como un sistema hidráulico básicos para su operación.

“Una unidad en promedio puede costar 40 mil pesos y una adaptación, entre 80 y 100 mil pesos y de ahí, hay camiones que valen hasta tres millones de pesos porque son diseñados exclusivamente para el giro”, explicó.

Agregó que entre las propuestas de regulación que han hecho destaca la definición de las vialidades en las que podrían operar sin afectación a la circulación ni a los vecinos, la generación de empleos formales y el pago de impuestos.

 

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red