Transporte de carga impacta en desgaste, circula sin restricciones

La Setravi, académicos y la iniciativa privada reconocen las afectaciones a las vialidades

COMPARTIR 
16/06/2014 05:52 Francisco Pazos

CIUDAD DE MÉXICO, 16 de junio.- El deterioro de las vialidades, principalmente de las que dan acceso a la ciudad, no sólo genera diario problemas para miles de automovilistas, sino para el mismo sector señalado como su causante: el transporte pesado y de carga.

De acuerdo con estudios del Instituto Mexicano del Transporte, el paso constante de vehículos constituye el fenómeno principal que trasmite fatigas a los materiales que se usan en la construcción de la carpeta de rodamiento vehicular.

En el documento Mecánica de materiales para pavimentos se explica que la acumulación de esfuerzos provoca fallas que pueden clasificarse como deformaciones permanentes o agrietamientos por fatiga.

La suma de estos esfuerzos, con origen en el tránsito vehicular, deriva en la formación de baches, desprendimientos de la carpeta de rodamiento, las llamadas “roderas” y fracturas en las estructuras que le dan soporte.

De acuerdo con el Programa Integral de Transporte y Vialidad 2007-2012, vigente actualmente, en la capital circulan sin ningún tipo de restricción alrededor de 440 mil 680 vehículos de carga diariamente.

El paso constante de este tipo de transportes de más de 3.5 toneladas conlleva afectaciones para la infraestructura vial de la ciudad, además de que agudiza los problemas de circulación e incrementa el riesgo de accidentes.

El Gobierno del Distrito Federal reconoce que mantener abiertos los 13 mil 700 kilómetros de vías primarias y secundarias al paso de vehículos pesados y de carga genera riesgos y daños.

Sin embargo, y aunque fue aprobada en la Asamblea Legislativa del DF la Ley de Movilidad que contempla su reordenamiento, a la fecha sólo uno, el Eje Central, de los 75 principales corredores comerciales que existen en la capital, opera bajo un esquema de horarios restringidos.

“Desde luego que hay un impacto. Estamos juntando la información con (las secretarías de) Seguridad Pública para este tema y también con Medio Ambiente para la medición de emisiones contaminantes. La idea es que podamos hacer un recuento a seis meses o un año para ver el impacto”, dijo Rufino H. León Tovar, secretario de Transportes y Vialidad del Distrito Federal.

Mientras, miles de vehículos pesados circulan sin restricción para transportar diario, en promedio, 400 millones de toneladas de insumos diversos que llegan principalmente a 20 centros de atracción ubicados en la Zona Metropolitana del Valle de México.

“Por supuesto que hay afectación a la infraestructura, los pesos de los vehículos afectan directamente al mobiliario urbano y es una de las problemáticas más severas.  Es un tema que no puede seguir pasando”, consideró Manuel del Moral, especialista en Logística, Transporte y Planeación de la Universidad Iberoamericana.

El académico señaló que el paso constante de camiones de carga, tipo tórton o tractocamiones, tiene afectaciones directas para los materiales que recubren las vialidades.

De acuerdo con el IMC por las carreteras del país circulan principalmente camiones de carga con dos ejes; con tres ejes; con tres ejes y semirremolque de dos ejes; tractocamiones de tres ejes con semirremolque de tres ejes, y tractocamiones de tres ejes con semirremolque de dos ejes y remolque de cuatro ejes, y todos estos ingresan a la ciudad.

Este tipo de transporte transmite a las vialidades esfuerzos por peso que pueden ir de las 30 a las 125 toneladas, para camiones de dos ejes y de tractocamiones de tres ejes con semirremolque de dos ejes y remolque de cuatro ejes, respectivamente.

“Terminan afectando las calles que de por sí no se tienen un nivel de pavimento muy bueno en México y tiene realmente afectaciones porque los programas de mantenimiento son totalmente reactivos y se hace poca evaluación sobre lo que es la calidad del pavimento en la ciudad.

“Todo esto deriva en impactos severos en la carpeta de rodamiento y claro que tendría que estar definido por dónde y cuáles son las rutas por las que podrían operar para abastecer a la ciudad”, dijo Del Moral.

Para 2014, la Secretaría de Obras y Servicios del Distrito Federal (Sobse) recibió 300 millones de pesos para labores  de bacheo, que para este ejercicio también se destinarán a vialidades secundarias.

Daños a sí mismos

Las fracturas que ocasionan las decenas de camiones que circulan sin restricción por las calles de la capital también tienen un efecto nocivo para la circulación y operación de este tipo de transporte.

Maite Ramos, presidenta de la Comisión de Movilidad de la Confederación Patronal de la República Mexicana del Distrito Federal (Coparmex), señaló que estos daños a la infraestructura vial entorpecen la circulación y la movilidad de mercancías.

Ramos señaló que a pesar de que la Setravi avanza en el diseño de rutas especiales para el transporte de carga, algunas propuestas no son viables, precisamente por el mal estado en el que se encuentran las calles.

“Se habla de Congreso de la Unión, pero el problema con esta vialidad es que tienes un Metro y en consecuencia tienes un pavimento que ya está desgastado y en donde los tráileres y los camiones articulados brincan.

“No estamos en contra de este programa de ejes, pero queremos que se estudie por cuáles ejes sí podemos circular y en dado caso elegir alguno paralelo en el que se afecte lo menos posible el tránsito”, dijo la presidenta de la Comisión de Movilidad de la Coparmex.

Ramos agregó que los daños son colaterales para el sector del transporte de carga debido a que el mal estado de las vialidades también incrementa la posibilidad de que se involucren en accidentes sus unidades.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red