Consignan a agresor de Owen al penal de Cuautitlán

El procurador mexiquense informó que Rubén Díaz enfrentará un proceso por el delito de lesiones agravadas, por lo que no alcanzaría fianza

COMPARTIR 
12/06/2014 05:49 Dalila Ramírez/ Corresponsal

TOLUCA, 12 de junio.— El procurador del Estado de México, Alejandro Jaime Gómez Sánchez, confirmó la captura de Rubén Díaz Alamilla, padrastro y presunto agresor del menor Owen, concretada la noche de ayer en las inmediaciones del poblado de San Miguel, en el municipio de Tequixquiac.

Díaz Alamilla fue ingresado al penal de Cuautitlán, también en el Estado de México, por el delito de lesiones agravadas, por el cual podría alcanzar una pena de hasta nueve años en prisión.

9 años de prisión recibiría el agresor de Owen

Alejandro Jaime Gómez Sánchez dijo que en el operativo de captura participaron efectivos de diversos grupos de la dependencia a su cargo, quienes se desplegaron en la zona y lograron detener al sujeto sin necesidad de disparar o someterlo físicamente.

Puntualizó que el ministerio público solicitará la medida de detención cautelar, a fin de que no se otorgue la libertad bajo fianza.

“El aseguramiento se dio en San Miguel, en el municipio de Tequixquiac, Estado de México; Díaz Alamilla fue hallado en las inmediaciones del poblado antes referido, lugar en que habitaba una vivienda que le sirvió de escondite después de que se registraron los hechos en los que fue lesionado el menor de cinco años de edad, cuyas iniciales son OYLS, de identidad reservada en términos de la ley, para efectos del procedimiento penal”, explicó el procurador.

Una vez detenido, Díaz Alamilla refirió que luego de hacerse público el caso de agresión en contra de Owen, tomó un camión rumbo a ese municipio, donde encontró a una persona que le dio trabajo temporal y que le permitió establecerse en una vivienda en las inmediaciones.

El fiscal reveló que para localizarlo realizaron operativos en municipios como Cuautitán Izcalli, Cuautitlán México, Tultitán, Tultepec y Melchor Ocampo, entre otros, donde descartaron que el sujeto estuviera oculto.

Sin embargo, expresó que gracias a la colaboración de las procuradurías del país, a la Procuraduría General de la República (PGR) y a la ayuda de la Interpol con la ficha roja, se evitó que Díaz Alamilla abandonara el territorio mexiquense y, en cambio, fuera posible su captura,  aunque reconoció que la aportación de datos proporcionados por la población también permitió que se diera con su paradero.

Debido a ello, el procurador del Estado de México agregó que valoran el otorgamiento de la recompensa de hasta 250 mil pesos que ofrecieron para quien aportara datos que llevaran a la captura.

“En efecto, recibimos diversas aportaciones de información por parte de la ciudadanía, las cuales se están valorando dentro de todo el contexto de la investigación, y una vez que se terminen estas valoraciones, se determinará el otorgamiento de la recompensa correspondiente. Yo entiendo que así va a ser, porque, en efecto, tenemos una aportación muy clara a ese respecto”, añadió el procurador mexiquense.

Díaz Alamilla enfrentará su proceso en prisión preventiva, y el procurador indicó que a la carpeta de investigación se podrían sumar otros delitos como el de violencia familiar o bien pedir que se reclasifique el delito por el que se le acusa.

Cabe mencionar que el pasado 16 de mayo, el pequeño Owen entró al hospital del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMyM) de Tlalnepantla, para que fuera atendido por diversas lesiones que ponían en peligro su vida y ocasionadas presuntamente por Rubén Díaz Alamilla, pareja sentimental de la madre del menor, Irma Virginia Salazar Velasco.

 El caso fue difundido a través de las redes sociales, acompañado de fotografías de los golpes que tenía en todo el cuerpo.

Luego de los hechos, la Procuraduría mexiquense inició una carpeta de investigación y obtuvo dos órdenes de aprehensión, una en contra de la madre del menor por el delito de violencia familiar que se cumplimentó desde el pasado 22 de mayo, cuando la mujer fue capturada e ingresada al penal de Cuautitán y otra en contra de Díaz Alamilla.

En tanto, Owen se encuentra en las instalaciones del albergue del DIF del Estado de México, ubicado en Toluca, donde está bajo la protección de las autoridades, así como a la espera de determinar la situación legal de su custodia.

En los próximos días se determinará la situación jurídica del detenido.

Padrastro mata a golpes a bebé de dos años

Dos casos de violencia intrafamiliar ocurrieron en esta entidad federativa, uno de ellos en Ciudad Juárez, donde un niño de dos años de edad murió debido a los golpes que le propinó su padrastro, y el otro en Parral, donde un hombre encadenaba a su hijo porque, según declaró, era muy travieso.

La Fiscalía de Chihuahua informó del arresto de José Pedro Cota Ruiz, de 22 años, acusado de homicidio agravado en perjuicio de un menor de dos años de edad.

El vocero de esa dependencia, Julio Castañeda, dio a conocer que Cota Ruiz fue detenido por policías ministeriales junto con la madre del niño, Ana Alejandra Barrios Ibarra, de 20 años, por el delito de omisión de cuidados.

El pequeño ingresó al Hospital de la Familia el 9 de junio a causa de las lesiones que sufrió, tras la golpiza propinada por el padrastro, y falleció ayer a pesar de los esfuerzos médicos.

El niño tenía, además de golpes recientes, cicatrices por quemaduras de cigarro en varias partes del cuerpo.

La pareja vivía en la colonia Juanita Luna de Arrieta, en Ciudad Juárez, donde el padrastro agredía al menor porque no lo dejaba dormir, sin que la madre lo evitara o denunciara, según las primeras investigaciones.

El otro caso se dio en Parral, donde la Fiscalía presentó a los padres de un niño que era encadenado en el patio de la vivienda en el Fraccionamiento Montañas.

Los detenidos son José César Bogadilla y María del Jesús Ontiveros Montes, madrastra del niño de diez años de edad. El padre del menor, dijo que encadenaba a éste porque era muy travieso.

Cesan a profesor de primaria por abuso

Después de ser denunciado por 13 estudiantes de sexto grado de primaria por abuso sexual, el profesor y director de una escuela pública fue cesado por la Secretaría de Educación de Guanajuato (SEG), en tanto que las autoridades no lo han consignado, con el argumento de que “no hay delito flagrante”.

En menos de dos meses, la SEG ha despedido a cinco profesores acusados por el mismo delito, así como a tres directivos por solaparlos.

En esta ocasión se trata de Alfonso Yáñez Serrano, profesor y director en la escuela Alicia García Ramírez, localizada en la popular colonia El Milagro, de Irapuato, quien cuenta ya con la averiguación previa 16203/2014 ante el Ministerio Público de la localidad, tras la denuncia por “abuso erótico sexual” presentada por padres de familia de dos niñas y 11 niños.

“El maestro les hacía eso desde que iban en tercero, y mira, ya van en sexto. No aguantaron más y nos dijeron”, lamentó una madre de familia mientras lloraba.

“Queremos justicia. Esto no lo podemos permitir, por eso estamos denunciando y exigimos castigo para ese sujeto”, clamó uno de los padres de los afectados.

Alfonso Yáñez Serrano llevaba ya cinco años impartiendo clases prácticamente en todos los niveles de educación básica, desde segundo hasta sexto año.

Además, daba clases en la primaria Melchor Ocampo, en donde apenas las autoridades educativas investigan qué daños pudo ocasionar a los niños.

El delegado de la SEG en Irapuato, Juan Arenas Martínez, informó en rueda de prensa que los niños afectados están siendo atendidos, así como sus familias, y advirtió que su dependencia tendrá tolerancia cero en este tipo de casos, pero únicamente puede actuar de forma laboral y administrativamente.

“En este caso la separación definitiva e inmediata del cargo, independientemente al proceso judicial que se le sigue a este profesor”, añadió.

Juan Arenas reconoció que no se habían recibido quejas del profesor, y puntualizó que solamente estaba encargado de la escuela, mas no tenía el nombramiento oficial de director.

Además, subrayó, la Secretaría de Educación de Guanajuato investiga si existen directivos o más profesores inmiscuidos por acción u omisión en el caso.

Las indagatorias
Pero mientras los padres de familia de los menores exigen que se haga justicia por lo ocurrido, el subprocurador de Justicia en la Región B, Joel Romo Lozano, afirmó que Alfonso Yáñez Serrano no ha podido ser detenido, ya que no se detectó flagrancia en los presuntos abusos contra al menos 13 niños.

“Como no hay un delito flagrante, el Ministerio Público está agotando las investigaciones para postularse en torno al hecho, a fin de establecer la comisión de algún delito, de acuerdo a las conductas en agravio de los menores, por parte del inculpado”, sostuvo.

Según Romo Lozano, el pasado 5 de Junio un grupo de padres de familia se presentó a denunciar al educador.

“Tras el conocimiento de hechos, el Ministerio Público emitió de forma inmediata una medida de protección a los menores notificada a la SEG, para que el inculpado no estuviera cerca de los menores, en consecuencia fue destituido de su cargo. Los menores están recibiendo atención sicológica”, dijo.

Comentarios

Lo que pasa en la red