Necesario equilibrar el ruido en la ciudad

No todos los sonidos urbanos son negativos, pero debe de cuidarse el nivel de decibeles para evitar daños a la salud; ALDF reformará la normativa al respecto

COMPARTIR 
08/06/2014 08:00 Kenya Ramírez

CIUDAD DE MÉXICO, 8 de junio.- La relación ruido-urbe no siempre es negativa,  ya que la sonoridad también es una peculiaridad de las ciudades, que en el caso de la de México suena a tamales y al ropavejero que pasa y recoge colchones, a música y a voces.

Puede remontar a nuestra historia al escuchar al afilador de cuchillos, al vendedor de leche o al carrito de helados, que todavía pasan por algunas colonias”, asegura Jimena de Gortari Ludlow, académica del departamento de Arquitectura de la Universidad Iberoamericana.

Sin embargo, alerta, la exposición permanente a los altos decibeles, sobre todo provocados por automóviles, influye de manera negativa en la salud de los capitalinos, quienes pueden llegar a padecer problemas auditivos, de estrés y hasta cardiovasculares, mientras que en zonas escolares, generan  falta de concentración de los alumnos.

Agrega que el continuo ruido de los automóviles impide descansar a los habitantes de la Ciudad de México, y por ende no les permite alcanzar los niveles adecuados de bienestar, confort y calidad de vida.

Si se considera que fisiológicamente el canal auditivo nunca se cierra, y se le agrega que en una capital como la de México, donde la falta de planeación urbana y de compatibilidad en usos de suelo mantienen de forma permanente altos decibeles de ruido, se tiene en consecuencia que las mentes de las personas nunca descansan”, dijo la arquitecta.

Los más afectados son quienes habitan al lado del segundo piso del Periférico, cuya construcción, a decir de la especialista, es incompatible con el uso de suelo habitacional donde se escucha las 24 horas la circulación de los automóviles.

Pero también están las casas cercanas a establecimientos mercantiles como antros, bares y restaurantes.

De Gortari Ludlow mencionó que el nivel sonoro debe guardar un equilibro en función de la hora y actividades que se realizan en los inmuebles, por lo cual se recomienda tener decibles bajos en las inmediaciones de hospitales y colegios. En zonas habitacionales no se deben exceder los 40 o 50, por lo menos a la hora de dormir, y entonces sí las personas puedan encontrar reposo.

En algunas urbes hay legislaciones muy restrictivas en materia sonora, pero en el DF no ocurre, a pesar de que hay instancias que persiguen esta falta, la cual no se considera grave.

Tan no se encuentra  regulado de forma adecuada, que los arquitectos, interioristas y urbanistas privilegian el aspecto visual y no toman en consideración el sentido del oído al momento de diseñar y realizar sus proyectos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que la  exposición al sonido exagerado provoca diferentes problemas, desde enojo, ira, aumento de azúcar en la sangre y colesterol,  incremento de la presión sanguínea, hasta cambios en la motricidad intestinal.

También sudoración y modificaciones en el ritmo cardiaco, úlceras, incremento de hormonas adrenales y tensión muscular.

El pasado mes, la Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial (PAOT) informó que la contaminación auditiva (el ruido, el tránsito vehicular, los antros y restaurantes) es la segunda causa de denuncias que recibe, y se concentran en las delegaciones Cuauhtémoc, Benito Juárez, Miguel Hidalgo, Venustiano Carranza y Coyoacán,  donde más establecimientos comerciales se tienen registrados. Según el documento, de 2002 a principios de mayo pasado, se  recibieron más de tres mil 700 quejas.

Ante esto, en la Asamblea Legislativa (ALDF) se habló de que  en septiembre, cuando inicia el siguiente periodo ordinario de sesiones, presentarán una iniciativa de ley para reformar la normatividad en materia de ruido, apoyados en el Mapa General del Ruido del GDF, el cual concentra las zonas de alto impacto sonoro.

Un estudio de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) indica que la zona norte es la más afectada debido a las áreas industriales, obras en construcción, sistemas de transporte público como el Tren ligero y el Metro, “especialmente la Línea 12, debido a que sus vías y las ruedas de los trenes
son metálicas”.

Las avenidas Río Consulado, en su tramo de La Raza al Aeropuerto; Zaragoza a la autopista a Puebla, y Periférico a la altura del Toreo, están entre las vialidades con mayor índice de decibeles causado por tráfico vehicular, según el Mapa del Ruido.

Pero no todo el ruido es desagradable en la Ciudad de México, según Jimena de Gortari Ludlow, académica de la Universidad Iberoamericana. Hay sonidos que identifican y ya son parte de la capital del país.

También hay sonidos positivos propios de paisajes sonoros que se deben proteger, como serían el claustro de una iglesia o un lugar como el Parque Hundido, que por su aislamiento dejan a la gente fuera de ese continuo sonoro”, comentó.

 

El mapa, herramienta viva

El primer mapa de ruido del Valle de México determinó que la avenida Río Consulado, en su tramo de La Raza al aeropuerto; la calzada Ignacio Zaragoza en sus puntos cercanos al aeropuerto y en la salida a Puebla; el Toreo de Cuatro Caminos y el área de hospitales en el sur de la ciudad, son las zonas con más ruido del Distrito Federal.

Realizado por  el Laboratorio de Análisis y Diseño Acústico la Universidad Autónoma Metropolitana, fue entregado a la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT) en mayo pasado y en él se especifica que además  del tránsito vehicular el comercio formal e informal también es un factor importante de contaminación auditiva.

La PAOT agregó que actualmente existen campañas que están trabajando, entre otras cosas, para la disminución del sonido, como son Operativo Mala Copa, la Bici-vigilancia y estudios diagnósticos en las distintas líneas de transporte público.

Asentó que este primer mapa de ruido del área metropolitana del Valle de México será una herramienta clave para elaborar una nueva normatividad en materia, ya que es un tema que interesa y que debe importar a nivel nacional y local,  ya que tiene repercusiones directas sobre las relaciones sociales y las actividades que normalmente desarrollamos todos en la ciudad.

 —Cintya Contreras

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red