Bacterias limpian el lago de Chapultepec

Es el primer proyecto en México en el que se sanea el agua de forma orgánica; la empresa encargada se comprometió a no cobrar hasta que transparenten 75 cm

COMPARTIR 
07/06/2014 05:49 Cyntia Contreras / Fotos: Ana Reyes

CIUDAD DE MÉXICO, 7 de junio.- El lago mayor de la Segunda Sección del Bosque de Chapultepec tendrá agua clara en al menos los primeros 75 centímetros de profundidad, poco más de la mitad, gracias al trabajo de una bacteria que realiza el trabajo de biorremediación, proceso orgánico de limpieza de cuerpos de agua y que no daña el medio ambiente.

Desde agosto del año pasado, todos los días son descargados al interior del lago alrededor de 40 litros de un catalizador biorgánico elaborado con derivados naturales de plantas y minerales, los cuales, a través de microburbujas se dispersan y literalmente se comen las algas que desde hace muchos años crecieron en la parte media y superior como resultado de la descomposición de la comida que la gente arroja con la intención de alimentar a los patos y peces, y por la calidad del líquido que llega de la planta de tratamiento de aguas residuales del bosque.

“Buscamos a través de medios naturales de biorremediación darle claridad al agua del lago. Hay un particulado de materia orgánica tanto de los peces como lo que arrojan, el cual se acumula y se va sedimentando y enturbiando el agua”, explicó Tanya Müller, titular de la Secretaría de Medio Ambiente del Distrito Federal (Sedema).

El saneamiento del lago artificial, cuya extensión es de 68 mil 88 metros cuadrados y con una capacidad de 73 mil 200 metros cúbicos, forma parte del Plan Maestro de la Segunda Sección del Bosque de Chapultepec; la empresa Icap Bio Organic es la encargada de realizarlo con una tecnología que por primera vez se utiliza en la ciudad.

“Son bacterias que se comen las algas, pero con un factor extra que las hace diferentes. Es un catalizador que permite que la bacteria funcione muy bien porque es muy difícil que por sí sola trabaje”, detalló Fernando Madrazo, gerente del proyecto.

En entrevista comentó que el producto que utilizan, además de acelerar el proceso de biodegradación y descomposición de la materia biológica, también devora grasas y aceites que hay en el interior.

Por su parte Rosa Gómez, directora de Bosques Urbanos, de la Sedema, explicó que el principal problema al que se enfrentan para mantener en buenas condiciones el lago es la comida que arrojan los visitantes, con la supuesta intención de alimentar a peces y patos que ahí habitan.

“Para los visitantes es muy fácil pensar que como hay peces y patos echan pan, galletas y tortillas pero por la cantidad que arrojan no la consume la fauna del lago, se descompone, se va al fondo y de ahí se genera un alto nivel de producción de algas que provocan el color verde que tiene”, explicó Gómez.

Otras de las razones por las que está sucia el agua es por su estancamiento, ya que al lago mayor le llega líquido de la planta de tratamiento de aguas residuales, pero la cantidad es apenas diez por ciento de la capacidad total, por lo que tarda aproximadamente dos meses en renovarse
por completo.

“El lago tiene un volumen de 73 millones de litros, y sólo le llega un millón 800 al día, y le toma acaso dos meses en que se limpie o reemplace de manera natural”, comentó Madrazo.

Para acelerar el trabajo, también fueron instaladas bombas en diferentes puntos del lago, las cuales provocan un mayor movimiento del agua, contribuyendo así a su oxigenación y limpieza natural en el interior.

Según Icap Bio organic, éste es el primer proyecto en México en el que se limpia el agua de forma orgánica, mientras que en países como Estados Unidos es una práctica común en lagos pequeños, en especial los que instalan en campos de golf, así como en otros países como Israel y Australia, y lugares en donde es escasa el agua.

Aunque no fue dado a conocer el costo total que tendrá la limpieza del lago, el cual pagará el Fideicomiso Probosque de Chapultepec con recursos obtenidos de la iniciativa privada, Rosa Gómez comentó que se realizará hasta que hayan cumplido el objetivo de clarear el agua, disposición que no fue una condicionante del gobierno ni del fideicomiso, sino una oferta de la propia compañía.

“Nos ofrecieron hacer todo el trabajo, toda la instalación, la bombas, los tubos, incluso la sustancia y que mientras no logaran el objetivo de la transparencia de los 75 centímetros no se les pagará un peso. Así ellos garantizan los resultados, porque están seguros de que su trabajo va  funcionar”, detalló.

La biorremediación del lago, se efectúa ocho años después de que las autoridades realizaron trabajos profundos en el lugar, a raíz de una fractura en su base, la cual provocó su drenado total.

Esta vez coincide con el mantenimiento de la fuente central, uno de los atractivos nocturnos del lugar y el cual se puede apreciar desde los restaurantes de alrededor. Se prevé que a fin de año pueda concluir el trabajo para que el lago, vuelva a ser una atracción.

La Sedema adelantó que implementarán también una campaña de sensibilización para que los visitantes dejen de echar comida a los peces y patos, ante el daño que les generan y el de contaminación del agua.

“Lo que les está dando a los peces (harina y azúcar) es un alimento que no es adecuado y por eso encontramos peces extrañísimos que tienen un problema de talla y una gran descompensación”, advirtió Gómez.

Las autoridades locales prevén que si la biorremediación funciona en el lago mayor, ésta se mantendrá de manera permanente y se replique en otros espacios como el lago menor, también en la Segunda Sección y después en el Bosque de Aragón.

Antecedentes

A poco más  de medio siglo de haberse creado ha vivido distintas vicisitudes.

1962.  Se construye el lago mayor de la Segunda Sección del Bosque de Chapultepec, sobre una antigua zona de minas que fueron rellenadas.

1966.  A cuatro años de existir, presentó una pequeña fractura en su base, según registros de la Sedema, la cual fue atendida sin que hubiera pérdidas de agua o fauna.

2006.  Debido a una filtración de agua en el fondo, se generó una oquedad que a su vez, provocó una fractura en la base de concreto de 15 metros de diámetro y nueve de profundidad, lo que obligó al cierre del lago, el retiro de las carpas y tilapias que había dentro y lo drenaron por completo para hacer la reparación.

El exsecretario de Medio Ambiente, Eduardo Vega López, recomendó realizar tareas de mantenimiento mayor cada tres o cinco años, vaciando el lago por completo y explorando las condiciones del subsuelo, lo cual ocurre apenas, ocho años después.

Tamaños

Son distintas las dimensiones de los  esteros que se han construido.

Primera sección

Lago Mayor

Extensión: 52 mil 379 metros cuadrados

Volumen: 39 mil 741 metros cúbicos

Lago Menor

Extensión: 14 mil 419 metros cuadrados

Volumen:  12 mil 976 metros cúbicos

Segunda Sección

Lago Mayor

Extensión:  68 mil 88 metros cuadrados

Volumen: 73 mil 220 metros cúbicos

Lago Menor

Extensión: 29 mil 141 metros cuadrados

Volumen: 33 mil 102 metros cúbicos

Relacionadas

Comentarios