Red eléctrica permitirá el crecimiento de la zona centro del DF, aseguran

La titular del Fideicomiso del Centro Histórico, Inti Muñoz afirma que la nueva instalación permitirá el repoblamiento del lugar

COMPARTIR 
07/06/2014 02:30 Arturo Páramo
Foto: Archivo/Cuartoscuro

CIUDAD DE MÉXICO, 7 de junio.- Las nuevas líneas de suministro eléctrico en el Centro Histórico de la Ciudad de México permitirán que siga el repoblamiento de esta zona de la capital y evitará que haya picos de voltaje producidos por los grandes consumidores, aseguró Inti Muñoz.

El titular del Fideicomiso del Centro Histórico destacó que con la nueva red eléctrica también se evitará que haya estallidos de mufas, algo que se convirtió en un peligro en los años recientes en esa zona.

“Ya no ha habido estallidos en los últimos cinco o seis meses y eso se debe a que la red ya estaba operando en las zonas de mayor consumo del centro de la ciudad”, aseguró Muñoz.

257 kilómetros de líneas de media y baja tensión fueron habilitados

De acuerdo con estimaciones del Fideicomiso, los datos más confiables sobre el repoblamiento del centro señalan que éste ha sido lento, pero no se ha detenido.

En 2000, cuando inició la reconstrucción de las calles del Centro Histórico, y comenzaron a llegar las inversiones más importantes, había una población de 31 mil habitantes. De acuerdo con el Censo de Población del INEGI de 2010, había alrededor de 34 mil habitantes y se estima que actualmente son 38 mil.

Las labores para la reconstrucción del tendido eléctrico que se puso en funcionamiento esta semana iniciaron en enero de 2011 y estaba planeado que concluyeran en julio de 2012.

151 cortos circuitos, incendios y explosiones hubo en mufas durante 2010

El retraso en los trabajos por parte de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), dijo Muñoz, es porque las cuadrillas se enfrentaron con una red que tuvo que ser reconstruida totalmente.

Se sustituyeron 24 mil 500 medidores para monitorear el consumo y se habilitaron nuevos ductos, registros, pozos de visita y bóvedas de alojamiento.

En total fueron habilitados 257 kilómetros de líneas de media y baja tensión, para  beneficio de 24 mil 500 usuarios.

Al ser anunciado, en enero de 2011, el proyecto incluía la sustitución de 291 kilómetros de ductos, 286 kilómetros de cableado de media tensión, y 72 kilómetros de cableado de baja tensión, para un total de 358 kilómetros de cableado, y 27 mil 832
usuarios.

El cambio en la red eléctrica era impostergable debido a las fallas que se tenían en las bóvedas de alojamiento o mufas, en las que tan sólo en 2010 se registraron 151 cortos circuitos, incendios y explosiones en la zona centro de la Ciudad de México.

Para el proyecto, el Congreso aprobó 500 millones de pesos, y la CFE solicitó una extensión presupuestal de 200 millones.

 

Comentarios

Lo que pasa en la red