Analiza universidad de NY polución en DF

Examina 300 pruebas para clasificarlas y determinar sus efectos en la salud; mapeo de contaminantes

COMPARTIR 
28/05/2014 05:58 Francisco Pazos
El  Marron Institute estudia gases y partículas contaminantes y  las fuentes que los emiten para que las autoridades del DF puedan en un futuro cambiar  la política pública en favor de una mejor calidad del aire.
El Marron Institute estudia gases y partículas contaminantes y las fuentes que los emiten para que las autoridades del DF puedan en un futuro cambiar la política pública en favor de una mejor calidad del aire.

CIUDAD DE MÉXICO, 28 de mayo.- Desde la semana pasada, en el Marron Institute de la Universidad de Nueva York (NYU, por sus siglas en inglés) se trabaja con 300 muestras de contaminantes que fueron recogidas en las zonas norte, centro y sur de la Ciudad de México.

Por primera vez desde que se miden las emisiones contaminantes en la capital, una institución trabaja para definir cuáles son los gases y partículas que flotan en el medio ambiente de la ciudad, las fuentes que los emiten y sus efectos en la salud pública.

Alejandra Rangel, especialista en Desarrollo Urbano de la NYU, detalló que el análisis que se lleva a cabo en los laboratorios del Marron Institute permitirá conocer el contenido de los filtros que ha recogido la Secretaría del Medio Ambiente del DF (Sedema), en los últimos 10 años.

“Nos enviaron 300 filtros del 2004 al 2014 de la Zona Metropolitana. En la Universidad de Nueva York tenemos una máquina que se llama XRS, que todavía no tiene la Sedema y que adquirirán a finales de año.

“Esta máquina analiza los filtros de calidad del aire y las micropartículas. Con esto puedes saber qué elementos hay en el aire y cómo han ido cambiando históricamente. También puedes identificar de manera muy específica las fuentes de contaminantes”, dijo la especialista.

Una vez que la Sedema reciba los resultados de los análisis, estará en posibilidad de identificar los tipos de gases y partículas contaminantes que emiten las industrias, los vehículos y los domicilios, y clasificarlos por su ubicación geográfica para mapearlos.

El Marron Institute de la NYU reconoció que el Sistema de Monitoreo Atmosférico (Simat) a cargo de la Sedema es una red robusta que permite monitorear el comportamiento de los contaminantes en la Zona Metropolitana del Valle de México.

No obstante, a consideración de Kevin Cromar, especialista en los efectos de la contaminación para la salud de esa institución, aún no cuenta con los medios tecnológicos para analizar y procesar la información que recogen las 68 estaciones de monitoreo que integran el Simat.

En consecuencia, y a pesar de los esfuerzos que se han llevado a cabo en la ciudad para mejorar la calidad del aire, todavía no es posible desarrollar políticas públicas dirigidas para problemas específicos vinculados a la contaminación de la ciudad.

“Se tiene mucha tecnología para monitorear la calidad del aire, en eso en México se tiene alta tecnología. Lo que creemos es que hay mucha oportunidad en el uso de esos resultados científicos para cambiar la política pública y para dar pasos hacia una mejor calidad del aire.

“Creemos que con la tecnología tan sofisticada como la que se tiene y con nuestro apoyo se pueden hacer políticas más específicas y por ejemplo, señalar los horarios para una fábrica de hule que identifiquemos como contaminante o fijar cuotas adicionales”, señaló Rangel.

Por lo pronto, las 300 muestras se encuentran ya en fase de análisis, una vez que la Universidad de Nueva York calibró la máquina XRS para que estuviera en condiciones de recibir los datos del aire de la capital, y después de dos meses se obtendrán los primeros resultados.

“Los siguientes pasos a futuro serían los de entender cómo afecta la calidad del aire en la salud de la población. Empezar a tener datos de si en los días de alta contaminación hay más ingresos a hospitales por problemas respiratorios o cardiacos, este tipo de medidas”, adelantó la especialista.

El envío que hizo la Sedema a la NYU forma parte de un piloto de colaboración e investigación gratuitas entre ambas entidades, para que, una vez que la Secretaría compre la tecnología necesaria, lleve a cabo el análisis de la totalidad de las muestras producto de su red de monitoreo.

Rangel detalló que el proyecto entre la Sedema y la NYU forma parte de un convenio que surgió de la inquietud de investigadores del Marron Institute que buscaban analizar la situación medioambiental en ciudades con grandes concentraciones humanas.

Relacionadas

Comentarios