DF: sin daños que lamentar tras sismo

El movimiento telúrico de ayer provocó crisis nerviosas y hasta desmayos; sólo se reportaron derrumbe de bardas y cortes de luz en varias delegaciones

COMPARTIR 
19/04/2014 05:38 Ximena Mejía

CIUDAD DE MÉXICO, 19 de abril.- A las 09:27 horas un fuerte sismo asustó a los capitalinos.

Por la calles de la Ciudad de México se veía a personas todavía con sus pijamas, ya que muchos aprovecharon el descanso de Semana Santa y permanecían en sus camas cuando fueron levantados por el movimiento oscilatorio que tuvo una intensidad de 7.2 grados en la escala Richter y duró 50 segundos, provocando crisis nerviosas y hasta desmayos.

Al escucharse las alarmas sísmicas los defeños de inmediato abandonaron sus casas y centros de trabajo para alejarse de edificios y cables eléctricos.

Durante esos segundos en el Monumento a la Revolución se llenó de vecinos de la colonia Tabacalera que corrieron con sus mascotas a la explanada, para resguardarse ante el temor de que la magnitud ocasionara la caída de los edificios. Algunos iban cubiertos únicamente con toallas o estaban descalzos.

El sismo originado a 41 kilómetros al sur de Petatlán, Guerrero, cortó la corriente eléctrica de la mitad del Distrito Federal: 87 colonias de Miguel Hidalgo, Cuauhtémoc, Iztapalapa, Gustavo A. Madero, Xochimilco, Venustiano Carranza, Azcapotzalco, Coyoacán y Benito Juárez fueron afectadas.

Los semáforos permanecieron apagados por más de una hora, mientras la gente aguardaba en las calles ante las posibles réplicas. Se les veía tratando de comunicarse con sus teléfonos celulares, pero las líneas también fueron suspendidas ante la saturación de llamadas.

Algunos relacionaron este sismo con el eclipse rojo, los fuertes vientos que tumbaron 245 árboles y la granizada.

“Ha sido una semana de caos para la ciudad, parece que todo comenzó por el eclipse rojo”, dijo una vecina del Cerro de la Estrella, que asistió a los preparativos de la crucifixión en Iztapalapa.

Los trenes del Sistema de Transporte Colectivo Metro (STCM) pararon sus marchas como parte del protocolo en situación de sismo, a la par que cuatro helicópteros del Agrupamiento Cóndor de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SS PDF) y un dron iniciaron los recorridos de inspección en todos los puntos cardinales de la ciudad, sin que se detectara alguna emergencia o persona lesionada.

El jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, dio órdenes a su gabinete de seguridad desde Iztapalapa, ya que en el momento en que temblaba había terminado su recorrido aéreo por la zona del Cerro de la Estrella con motivo de los preparativos de seguridad en la representación de La Pasión de Cristo.

Desde Iztapalapa los secretarios de Seguridad Pública, Jesús Rodríguez Almeida; de Gobierno, Héctor Serrano; de Salud, Armando Ahued, y de Protección Civil, Fausto Lugo García, así como el procurador Rodolfo Ríos Garza, se coordinaron para el desplazamiento de sus equipos.

Los policías capitalinos de los 847 cuadrantes y personal de Protección Civil realizaron recorridos en las 16 delegaciones para diagnosticar los daños: en todo momento reportaron que no había pérdidas humanas o de edificios. Únicamente grietas, fugas de agua y cortes de luz.

Dos colonias en la delegación Cuauhtémoc fueron las más afectadas por la caída de bardas: en la Doctores, por el riesgo en un edificio habitacional de 14 pisos, del que fueron desalojadas 54 familias, y en la Juárez, por el colapso de la parte del techo y una barda de la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, ubicada en Londres y Roma.

Dos horas después, Miguel Ángel Mancera, ya en el recinto del Gobierno capitalino, informó en rueda de prensa que el sismo tuvo saldo blanco.

Celebró que en las videograbaciones de las cámaras del C4 se observara que los capitalinos implementaron los desalojos conforme a los simulacros organizados por Protección Civil.

Allí respondió a los señalamientos en redes sociales sobre grietas en el segundo piso del Periférico, a la altura de San Antonio y en la Concordia.

Respecto al de San Antonio, dijo que lo verificó la Secretaría de Obras de la Ciudad de México, “y el reporte que me dan es que solamente se trata de eso: de una grieta sobre el pavimento, no hay daño estructural y por lo tanto no hay riesgo”.

También explicó que se asfaltarán durante el fin de semana nueve rampas del Periférico : la que baja del segundo piso hacia Viaducto Río Becerra; tres en la que desciende hacia el Eje 6 Sur; una en la subida de San Antonio, y la última en el carril de extrema izquierda del segundo piso en el sentido Sur-Norte, antes de llegar a la zona de peaje de la Autopista Urbana Norte.

Al finalizar el día, el GDF informó que recibió 101 reportes y se inspeccionaron 106 instalaciones entre los que destacaron el Aeropuerto, edificios de gobierno, terminales de autobuses y hospitales, como el Infantil de Tláhuac en donde se observaron pequeñas fisuras en el inmueble anexo utilizado como anfiteatro, por lo que se suspendieron actividades en el área.

 

Considerado como menor

Víctor Hugo Espíndola, sismólogo del Servicio Sismológico Nacional, explicó que el terremoto de ayer de 7.2 grados en la escala de Richter se dio en la zona de subducción de las placas Norteamericana y Cocos.

Pese a su duración y energía liberada se trató de un sismo considerado menor para la Brecha de Guerrero, dijo Espíndola.

La Brecha de Guerrero es una zona de subducción entre ambas placas que se ubica entre Tecpan y Petatlán, y es la zona donde se ha acumulado más energía en el último siglo, y donde se espera ocurra un sismo de grandes dimensiones en los próximos años.

Este sismo, añadió Espíndola, no puede anticiparse y sólo hay que estar preparados para afrontar los efectos que tenga en la Ciudad de México.

El sismo de 7.2 de este viernes es, en términos geológicos, 30 veces menor que el de 8.1 que ocurrió el 19 de septiembre de 1985, puntualizó el especialista.

Además, dijo, el sismo de este viernes no tiene relación con otras placas tectónicas del Pacífico mexicano, toda vez que cada una de ellas tiene mecanismos de interacción distinta a las placas Norteamericana y Cocos.

Por ende, tampoco tiene relación con el movimiento de placas tectónicas en otras zonas del mundo, dijo Espíndola.

Respecto de la sensación que experimentaron los capitalinos por el sismo, el especialista destacó que en la Ciudad de México puede ser distinta dependiendo del lugar en el que se habite, pues no es lo mismo en la zona del Pedregal, donde se encuentra el Sismológico, que en el Centro, donde las ondas sísmicas se amplifican.

El sismo de grandes dimensiones más reciente fue el de 7.3 grados en la costa poniente de Guerrero, el 23 de marzo de 2012, cuando se realizaron desalojos masivos en las zonas de corporativos de la Ciudad de México.

Ayer, debido a que es periodo vacacional, zonas como el Paseo de la Reforma o Insurgentes no tuvieron salida masiva de empleados hacia las calles y puntos de reunión predeterminados.

—Filiberto Cruz Monroy

 

NUMERALIA

De acuerdo con datos de la Secretaría de Seguridad Pública del DF

  • 17 barda se derrumbaron
  • 2 transformadores se cayeron
  • 5 postes resultaron tirados
  • 2 árboles quedaron caídos
  • 5 vidrios del Monumento a la Revolución volaron
  • 4 fugas de gas se registraron
  • 4 fugas de agua fueron reportadas
  • 87 colonias tuvieron corte de luz
  • 1 edificio habitado por 54 familias fue desalojado
  • 101 reportes solicitando revisión de inmuebles se recibieron
  • 106 instalaciones del gobierno fueron inspeccionadas
  • 1 hora en promedio estuvieron apagados algunos semáforos

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red