En seis meses se reanudaría servicio en Línea 12: Joel Ortega

Durante su comparecencia en la Cámara de Diputados, el director del STC expuso que la Línea Dorada mostró defectos desde antes de su inauguración

COMPARTIR 
08/04/2014 23:45 Roberto José Pacheco
El director general del Sistema de Transporte Colectivo Metro, Joel Ortega Cuevas, compareció ante la Comisión del Distrito Federal, de la Cámara de Diputados. Foto Twitter @Mx_Diputados
El director general del Sistema de Transporte Colectivo Metro, Joel Ortega Cuevas, compareció ante la Comisión del Distrito Federal, de la Cámara de Diputados. Foto Twitter @Mx_Diputados

CIUDAD DE MÉXICO, 9 de abril.- El director general del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro, Joel Ortega, dijo que en aproximadamente seis meses se podrá restablecer el servicio en la Línea 12, y anunció que los trabajos de rehabilitación iniciarán en cinco o seis semanas, luego de que la empresa francesa TSO concluya el diagnóstico de los daños, el cual inició ayer.

El funcionario compareció ante la  Comisión del Distrito Federal de la Cámara de Diputados para hablar sobre los desperfectos de la Línea 12 que han afectado a más de 400 mil capitalinos, y reiteró que ésta mostró defectos desde antes de su inauguración, en 2012.

Afirmó que, de acuerdo con los expertos, la situación no es de fácil solución.“Se ha presentado un daño en vías, ruedas, así como en durmientes y piezas de fijación, entre otras”, indicó.

La responsabilidad de brindar un servicio con calidad, eficiencia y seguridad para el usuario y las opiniones técnicas, determinaron suspender, el 12 de marzo, la operación de 11 estaciones del tramo elevado.

Cuestionado por el diputado priista, Arnoldo Ochoa, en el sentido de que si va a haber castigo a los responsables, respondió: “Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para que se señale con mucha claridad qué fue o qué falló en este caso, pero los hechos son elocuentes: la línea tiene fallas sistémicas desde antes de su inauguración. Y hay,  dicho por  el  propio consorcio, una interface y una instrucción que no abona  a un buen matrimonio con ese tren y con esa  vía  y usted oyó que cuando terminen estos estudios, nosotros podamos tener luz para  tomar las acciones consecuentes”, subrayó.

Precisó que entre agosto y septiembre de 2012, dos meses antes de la inauguración, en tres ocasiones el STC levantó Fe de Hechos ante el Notario Público, número 64, Luis Gonzalo Zermeño Maeda, por movimientos verticales atípicos, que se denominan bamboleos. En octubre de de ese mismo año, únicamente se habían realizado los denominados recorridos de familiarización con 14 trenes y en ciertos horarios, lo que revela que aún sin tener un funcionamiento pleno, la línea ya tenía deficiencias.

Ortega dijo que el pasado 2 de febrero, el Metro entregó una denuncia ante la Contraloría General del DF, con la narración de los hechos que han impedido una operación estable en dicha línea, y hace unos días se presentó una ampliación, al considerar que no se ha cumplido cabalmente el mantenimiento que por contrato le corresponde realizar al consorcio constructor, conformado por ICA, Alstom y Carso.

Sostuvo que se ha hablado mucho del mantenimiento “y es claro que la responsabilidad del consorcio constructor, de acuerdo al contrato que firmaron con la entidad creada exprofeso, llamada Proyecto Metro del DF y/o PMDF, consistió en otorgarlo en forma correcta, a tiempo y con suficiencia”.

Aseveró que cada una de las fallas que se iban presentando fueron señaladas al consorcio, por el STC, para hacer exigible el mantenimiento adecuado y para tal fin se le dio acceso permanente a su personal. Entre enero y abril de 2013, el STC extendió permisos para 12 mil 492 personas que ingresaron para hacer trabajos diversos, algunos de ellos, incluso, relacionados con la terminación de la obra.

El mantenimiento otorgado por parte del consorcio no ha sido suficiente para cumplir con las correcciones y hasta la fecha los trabajos de rectificación, alineación y renivelación del sistema de vías no están terminados, agregó. Destacó que el consorcio constructor no ejecutó los trabajos de corrección, a pesar de las acciones realizadas y de las facilidades otorgadas por el STC.

El consorcio ha tenido que cambiar casi 11 mil piezas de fijación de riel y cuatro mil 500 durmientes, por señalamientos del STC. Añadió que durante febrero se fracturaron 302 placas de fijación de riel, sólo en la curva 12 por ambas vías.

Joel Ortega sostuvo que la suspensión de la operación se mantendrá hasta que se hagan las correcciones necesarias y se lleve a cabo una revisión exhaustiva por expertos y se tenga certeza plena de que la línea en general opera con estándares internacionales y de seguridad para los usuarios.

 

mca

Relacionadas

Comentarios