Túneles y puentes evitan tapones en Circuito Interior

Obras que se construyen harán continua la vialidad; su edificación no implica cierres totales

COMPARTIR 
08/04/2014 04:35 Cintya Contreras y Francisco Pazos

CIUDAD DE MÉXICO, 8 de abril.- El proceso de modernización de Circuito Interior prevé la construcción de dos puentes, un paso a desnivel y tres adecuaciones, todo ello para evitar que los semáforos corten la circulación, pero con la singularidad de que los procesos constructivos no impliquen cierres totales a la circulación.

Desde finales de septiembre de 2012, cuando fueron devueltas a la circulación la totalidad de las vialidades que tuvieron que cerrar durante la construcción de la Línea 12 del Metro, no se realizaban obras de gran proyección que requirieran cierres totales a la circulación.

El reto más ambicioso que afrontará el proyecto se localiza en Circuito con Insurgentes Sur, en los límites de las delegaciones Benito Juárez y Álvaro Obregón. Se trata de un túnel vehicular de dos niveles con 1.6 kilómetros de extensión que también beneficiará al Metrobús.

Inician dos años de obra, sin cierre vial

La segunda fase del proceso de modernización del Circuito Interior está en marcha con trabajos que se extenderán por dos años, pero tienen una particularidad: está previsto que no provoquen cierres totales en vialidad alguna.

Con obras en la zona oriente de la ciudad, conforme se concrete la construcción de los puentes y la adecuación vial que se lleva a cabo en calzada Tezontle, Oriente 106 y avenida Té, los frentes de trabajo se movilizarán al sur y poniente de la capital. El programa prevé la construcción de dos puentes, un paso a desnivel y tres soluciones y adecuaciones viales.

Desde finales de septiembre de 2012, cuando fueron devueltas a la circulación la totalidad de las vialidades que tuvieron que cerrar durante la construcción de la Línea 12 del Metro, no se realizaban obras de gran proyección que requirieran cierres totales a la circulación.

De acuerdo con el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, la puesta en marcha del proyecto de renovación del Circuito Interior retoma el proceso para desarrollar infraestructura para la capital.

El mandatario capitalino aseguró que la ciudad no se detendrá como ocurrió durante el tiempo de obra de otros proyectos como la Línea 12, que mantuvo durante prácticamente cuatro años bloqueado el paso vehicular en los ejes 7 y 8 Sur y en la avenida Tláhuac.

La Secretaría de Obras y Servicios del Distrito Federal (Sobse), como ente regulador del proyecto, destacó que la ejecución de los seis proyectos anunciados se llevará a cabo sin menoscabo a la movilidad de la ciudad.

La renovación del Circuito Interior tendrá un costo de seis mil 500 millones de pesos, bajo un esquema de Pago por Prestación de Servicios, y reportará beneficios de hasta 50 por ciento en la reducción de los tiempos de traslado entre las zonas de Mixcoac y el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

El primer proceso de obras en esa vialidad, considerada como el primer anillo vehicular de la ciudad, arrancó en 2008 con la construcción de cinco puentes en los cruces con avenida Coyoacán, Revolución-Molinos, Ermita-Las Torres, La Purísima y Trabajadoras Sociales.

Actualmente, decenas de trabajadores laboran durante las 24 horas en el primer frente de obra que se extiende a lo largo de 1.8 kilómetros, en calles de la delegación Iztacalco, entre Canal de Tezontle y el Eje 4 Sur, Té.

Los trabajos se pusieron en marcha la noche del pasado 12 de marzo, momento en que se activó el cronómetro para que concluya la obra el consorcio constructor, integrado por las empresas Gami Ingeniería e Instalaciones, S.A. de C.V.; La Peninsular Compañía Constructora, S.A. de C.V.; Operadora y Administración Técnica, S.A. de C.V., e Impulsora de Desarrollo Integral, S.A. de C.V.

Un túnel sin precedente

El reto más ambicioso que afrontará el proyecto de Circuito Interior se localizará al cruce con avenida Insurgentes Sur y el tramo de Circuito Interior que se conoce como Río Mixcoac, en los límites de las delegaciones Benito Juárez y Álvaro Obregón.

Se trata de un túnel vehicular de dos niveles con 1.6 kilómetros de extensión que supera en complejidad al doble túnel de un kilómetro que se construyó bajo la Fuente de Petróleos para la Autopista Urbana Norte (AUN).

La Sobse detalló que ambos túneles coinciden en el proceso constructivo, basado en la excavación y colocación de pilas y plaquetas de concreto prefabricado.

Los trabajos en la zona de Mixcoac se llevarán a cabo durante las 24 horas del día, sin que ello implique la interrupción total de ningún flujo vial.

El proyecto permitirá el retiro del semáforo que controla la circulación al cruce con Insurgentes, lo que no sólo beneficiará el tiempo de traslado de los automóviles particulares, sino a la Línea 1 del Metrobús.

Una vez concluido, el túnel permitirá la entrada y salida poniente desde y en dirección a Río Mixcoac, la salida hacia el Eje 8 Sur, entre Jabalí y Recreo, el acceso a Insurgentes desde Ceres, la salida a Hestia y su continuación Barranca del Muerto y la salida y entrada oriente en Río Mixcoac.

Esta intervención recuperará la antigua glorieta de Manacar que permaneció en el cruce de Río Mixcoac e Insurgentes en la década de los 70.

Proyecto verde

A la par de la construcción del túnel de doble nivel para librar el cruce con avenida Insurgentes, la Sobse detalló que se colocará un parque lineal que seguirá el trazo que actualmente ocupan los carriles de Río Mixcoac, que representa 55 mil metros cuadrados.

El proyecto se extenderá desde la intersección con Los Juárez, en la colonia San José Insurgentes, atravesará lo que será la recobrada glorieta de Insurgentes y continuará sobre Río Mixcoac hasta el cruce con Moras.

La paleta vegetal y los detalles de los acabados se trabajan en coordinación con la Secretaría de Medio Ambiente y la Autoridad del Espacio Público.

Circulación continua

Al cruce con la calzada de Tlalpan, en los límites de las delegaciones Benito Juárez y Coyoacán, se prevé la construcción de otro túnel contiguo al que actualmente permite el paso de los carriles centrales del Circuito Interior para habilitar la construcción de dos carriles laterales.

Este diseño permitirá que las maniobras para incorporarse o desincorporarse desde la calzada de Tlalpan se efectúen en los carriles laterales y no entorpezcan la circulación en los centrales, tal como ocurre a la fecha.

La obra menor

También se llevará a cabo la construcción de una rampa de desincorporación que permitirá circular sin interrupción desde el Puente de Molinos, construido en 2008, en dirección hacia Revolución. El objetivo es liberar los congestionamientos que se generan por el semáforo ubicado al cruce con Molinos.

La Sobse detalló que una vez que se construya esta gaza de desincorporación se buscará que el flujo principal circule por el puente de Molinos y los carriles a nivel sean usados por el tránsito local.

Puentes y gazas

Los tres proyectos restantes, que ya se encuentran en proceso de obra, comprenden la construcción de un puente vehicular conocido como “joroba” al cruce con Canal de Tezontle; una adecuación vial al cruce con Oriente 106 que permita la circulación continua en ambos sentidos y un segundo puente simple en avenida Té.

Comentarios

Lo que pasa en la red