Custodios deben cuidar, pero hurtan sus valores

Una constante en los asaltos de camionetas de traslado de dinero es el robo interno

COMPARTIR 
31/03/2014 04:04 Filiberto Cruz Monroy
Durante 2014 han ocurrido dos robos a camionetas de valores: el primero sucedió el 5 de febrero y el segundo el 10 de marzo (foto); ambos en la Miguel Hidalgo.
Durante 2014 han ocurrido dos robos a camionetas de valores: el primero sucedió el 5 de febrero y el segundo el 10 de marzo (foto); ambos en la Miguel Hidalgo.

CIUDAD DE MÉXICO, 31 de marzo.- Durante 2014 han ocurrido dos robos a camionetas de valores, ambos en la delegación Miguel Hidalgo: el primero sucedió el 5 de febrero y el segundo el 10 de marzo, en los dos casos el golpe fue en contra de la empresa Metraval y en los dos eventos hay empleados de la empresa vinculados con el robo.

Las autoridades advierten que en muchos de los casos algunos empleados de las empresas de seguridad y traslado de valores están vinculados con los despojos, pues los viajes para entregar los “embarques” de dinero se programan en secreto y sólo se les informa a los custodios antes de que salgan a la calle. Además son monitoreados vía satélite en todo momento.

“Nosotros la constante o el referente que hemos encontrado en este tipo de robos es que siempre hay contubernio de alguno de los empleados en cuanto a información que dan, la cantidad que transportan y el propio proceso en que se lleva a cabo el ilícito”, afirmó el subprocurador de Averiguaciones Previas Desconentradas de la PGJDF, Óscar Montes de Oca Rosales, en entrevista con Excélsior.

“Es muy difícil que alguien tenga información de cuanto llevan trasladando, que rutas van a seguir, a que lugar van a llegar, incluso dentro de ellos mismos ya establecen sus rutas, sus recorridos, los embarques, los lugares a donde pueden ir, todo ese tipo de situaciones que esa información es ajena a cualquiera, incluso a los empleados propios de la ruta, el mismo día les dicen su ruta, ellos no pueden saber a donde van”.

Para muestra un botón: En el robo ocurrido en marzo del presente año el cajero Juan Carlos Filio Escalante fue consignado por la procuraduría como responsable del robo. El hombre aseguró que cuando sus compañeros se bajaron por un embarque él se quedó solo y llegaron varios sujetos quienes desde afuera abrieron la camioneta para llevarse el dinero. Las autoridades aseguran que eso es imposible.

“Nosotros solicitamos peritajes en criminalística, incluso en cerrajería y no puede ser posible que los hechos hayan sucedido como él los narra, incluso no cabe la mano, no puede alcanzar alguien algún botón para aperturar la puerta y además él, desde adentro, puede trabar todos los mecanismos que puedan aperturar desde el exterior la compuerta donde él viaja”, explicó el subprocurador capitalino.

En el robo ocurrido en febrero del presente año la situación fue aún más evidente. El empleado de la empresa Metraval Erasmo Mendoza Morales aprovechó un descuido de sus compañeros y se llevó la camioneta con todo el dinero. Les dijo que iba a mover el vehículo para no estorbar pero aprovechó para irse. Minutos después el vehículo fue encontrado en la misma delegación, en los límites con Naucalpan, Estado de México, pero ya vacío.

“Tuvimos otro en Miguel Hidalgo, ahí sí el empleado se llevó toda la camioneta y la dejó abandonada por Río San Joaquín, tenemos otras de descuidos, ellos lo hacen ver que se bajan a desayunar y les roban la camioneta, eso no puede ser posible, entonces si hay una forma ahí deliberada, contubernio con las personas que actúan del exterior para llevar a cabo el ilícitio”, explicó Montes de Oca.

A finales de 2013 ocurrió otro robo en la delegación Iztacalco. En este caso los empleados explicaron ante las autoridades que se bajaron a desayunar y fue en ese momento que ladrones aprovecharon y se llevaron el vehículo. Aunque el monto del robo fue menor ya que llevaban “morralla” los empleados son investigados por incurrir en omisiones en su trabajo.

Montes de Oca asegura que los investigadores saben cuando el asalto fue planeado desde adentro o ocurrió de manera fortuita. Señala que cuando este tipo de asaltos ocurren sin el contubernio de los empleados son violentos y por lo regular hay un intercambio de balazos.

“Por la mecánica de los hechos siempre vamos a saber si hubo participación o no de los propios custodios, cuando son personas ajenas normalmente el robo de hace con violencia, cuando se han dado casos así, tuvimos uno de Tlalpan, entraron a uno de los hospitales, son violentos, nosotros nos damos cuenta que cuando no hay participación de algún custodio siempre hay violencia, hay intercambio de balazos”, puntualizó.

Comentarios

Lo que pasa en la red