La Línea 12 falló antes del estreno; previo a su apertura cambiaron un tramo de vía

El jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, afirmó que la Contraloría analizará el caso y fincará responsabilidades

COMPARTIR 
16/03/2014 06:49 Arturo Páramo

CIUDAD DE MÉXICO, 16 de marzo.- El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera Espinosa, afirmó ayer que la Línea 12 del Metro presentó fallas incluso antes de su inauguración.

“Desde que fue puesta en marcha se empezó a presentar una serie de problemáticas. Antes de la apertura se cambió todo un tramo de vía; y una cosa es que se presenten fallas y otra que tengamos dictámenes técnicos periciales que afecten la seguridad directa de la operación”, afirmó el titular del Gobierno capitalino.

Entrevistado durante la reinauguración de la Plaza Lázaro Cárdenas en la colonia Doctores, Mancera dijo que será la Contraloría capitalina la que analice y determine la responsabilidad de los involucrados en el caso.

El viernes anterior, Excélsior publicó que durante la anterior administración el gobierno capitalino pagó 119 millones de pesos a un consorcio alemán que certificó la seguridad en el funcionamiento de la Línea 12 del Metro,  el cual entregó su dictamen horas antes de la inauguración de la obra.

 

Las ruedas dieron alerta

A  principios de marzo trabajadores de la Dirección de Mantenimiento del Metro detectaron que tres de los 30 trenes que circulaban en la Línea 12 requerían nuevamente trabajos de reperfilado en las ruedas de los vagones guía.

El regreso del tren  22 a la Nave de Mantenimiento para que se le aplicara nuevamente una rectificación en las ruedas, principalmente en las del primer vagón, después de que ya había sido sometido a este procedimiento dos meses antes, alertó al organismo sobre problemas en la Línea 12.

Este grupo de trenes había sido sometido a mantenimiento regular para las ruedas de los siete  vagones que los conforman; proceso que se debe realizar sistemáticamente una vez al año.

Sin embargo, a tres y dos meses de que se les aplicó el procedimiento para equilibrar el diámetro de las ruedas, estos equipos nuevamente requerían de trabajos de reparación.

Óscar Díaz González, subdirector de Mantenimiento del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro, explicó a
Excélsior que el desgaste que obligaba a reparar en tan sólo tres meses las ruedas de por lo menos tres trenes, reveló que había anomalías.

“Hasta diciembre, el trabajo de rectificación fue normal, no había ninguna señal de problemas. CAF (Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles) nos decía que todo estaba funcionando correctamente”, puntualizó.

Díaz González comentó que en diciembre del año pasado se sometió a mantenimiento de reperfilado uno de los trenes de la línea, trabajo que debería realizarse nuevamente hasta diciembre de este año; no obstante, a principios de este mes se detectó que era necesario intervenirlo de nuevo.

“Era un tren que había operado por casi un año con un trabajo de rectificado al 1 de diciembre (2013) y en marzo hubo que volver a reperfilarlo. Esto nos llamó mucho la atención”, resaltó.

Los casos asintomáticos de trenes que requerían de una rectificación en las ruedas se fueron sumando a principios de este mes conforme otras máquinas, hasta contabilizar  seis que ya habían sido intervenidas, tuvieron que regresar a la Nave de Mantenimiento.

“A finales de diciembre, a otro tren le pasa exactamente lo mismo, se reperfila y en marzo hay que volverlo a hacer y lo que nos encendió focos rojos de que había algún problema que se debía de atender, fue un tren que se reperfila el 2 ó 3 de enero y en marzo se tuvo que reperfilar”, narró el especialista del Metro.

Díaz González dijo en entrevista desde los talleres de Tláhuac, que los daños a las ruedas de estos trenes tenían un origen aparente en el desgaste ondulatorio que afecta a las vías ubicadas en la zona de curvas del tramo elevado.

En el andén T6 de la Nave de Mantenimiento de los talleres de Tláhuac permanece bajo resguardo el tren número 59, que fue el último en integrarse a la flota de 30 máquinas para
 la Línea 12.

El subdirector de Mantenimiento del STC detalló los daños que obligaron a sacar de servicio este tren, a pesar de superar apenas los 100 mil kilómetros de recorrido, 30 mil kilómetros menos del parámetro regular para someterlo a
mantenimiento.

“La rueda tiene una pequeña conicidad, una especie de curva cónica; eso no debería de estar sucediendo. Y en la parte de afuera se genera una falsa pestaña que al pasar sobre aparatos cambio de vía y de dilatación los daña”, señaló Díaz González.

El funcionario detalló que hasta el cierre de las 11 estaciones correspondientes al tramo elevado el martes pasado, se contabilizaron 17 bases de los aparatos de dilatación, que son los que permiten que las agujas de los rieles a la intemperie se expandan y se contraigan.

En el tramo que cerraron, se localizan por lo menos tres curvas con diámetros menores a 300 metros en las que los trenes deberían circular entre 60 y 70 kilómetros por hora para no generar esfuerzos excesivos debido al
peralte, indicó.

Estas zonas corresponden a las curvas 11 y 12 que forman una “S” con radio de 197 y 198 metros respectivamente y están ubicadas en el intertramo de las estaciones Zapotitlán y Nopalera; así como la curva 22 ubicada a unos metros de la estación Periférico Oriente.

Pero éstas no son las únicas que deberán ser analizadas, pues aunque el tramo subterráneo de la vía es más estable que elevado y permanece en operación, Díaz González detalló que en la estación Parque de los Venados existen dos curvas que requieren atención en las fijaciones de los rieles.

La semana próxima, el STC recibirá de las empresas ETF y TCO un dictamen con las especificaciones sobre las causas que dieron origen a las fallas en la Línea 12 a partir del cual se elaborará un programa de mantenimiento para repararlas.

Esperan segunda opinión

El representante de la Sociedad de Transportes Intercomunales de Bruselas (STIB, por sus siglas en francés) prepara una segunda opinión al Sistema de Transporte Colectivo (STC) en relación a los elementos de diseño que afectan la operación de la Línea 12.

Óscar Díaz González, subdirector de Mantenimiento del STC, dijo que el representante de la STIB elabora un documento en el que hará recomendaciones sobre los peraltes de las curvas menores a los 300 metros de diámetro señaladas como las de mayor riesgo.

“La primera recomendación que nos dio fue la de bajar la velocidad a 25 kilómetros por hora y de ahí una atención a los aparatos de vía. Ahora vienen parte y todavía está elaborando los últimos puntos, como por ejemplo del peralte”, dijo Díaz González.

Michel Lannoye, especialista en Instalaciones Fijas del Metro de Bruselas, fue propuesto por la empresa Alstom, una de las firmas integrantes del consorcio constructor, al STC para que llevara a cabo una serie de estudios en vías y emitiera una recomendación al respecto.

La primera recomendación señaló una serie de desgastes ondulatorios en las vías del tramo elevado que experimentaban un proceso acelerado de deterioro, por lo que la operación debería suspenderse.

Díaz González indicó que uno de los motivos que impulsó a solicitar la asesoría de Lannoye fue que el Metro de Bélgica experimentó en una de sus primeras líneas un desgaste ondulatorio severo en rieles durante los primeros años de la década pasada.

“En sus recomendaciones nos dijo que había que reducir la velocidad. Al final son decisiones del organismo y él nos dijo: nosotros en Bruselas decidimos no parar pero estábamos corriendo un riesgo”, dijo.

Excélsior informó que la opinión del especialista del Metro de Bruselas fue uno de los elementos principales para decidir el cierre de 11 de las 20 estaciones de la Línea 12, mismo que permanece fuera de servicio desde el miércoles de esta semana.

Comentarios

Lo que pasa en la red