EcoParq crea dudas entre empresarios

Advierten que este sistema de cobro puede traer beneficios a la zona. Otros dicen ignorar ganancia

COMPARTIR 
16/03/2014 08:01 Kenya Ramírez
En el contrato se estableció colocar 384 parquímetros y 5 mil 760 cajones de estacionamiento, pero el INAH debe dar su aval o no para instalar esas máquinas. Fotos: Paola Hidalgo y Ana Reyes/Archivo

CIUDAD DE MÉXICO, 16 de marzo.- La instalación de parquímetros en el centro histórico de Coyoacán no sólo ha causado polémica y divisiones entre vecinos, también entre empresarios de la zona, pues mientras unos consideran que se reducirá el número de clientes, otros prevén beneficios.

Mario Cisneros Mere, vicepresidente de Turismo de  la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) en Coyoacán comentó que el sistema EcoParq puede ser positivo para el comercio al garantizar que los visitantes siempre encontrarán un lugar para estacionarse.

Dijo que uno de los problemas de Coyoacán es el crecimiento de oficinas –la mayoría irregulares– que son las que demandan más cajones para los empleados, no tanto por los negocios.

Según asociaciones vecinales, hay mil 700 oficinas en área habitacional, y la mayoría se ubican en la colonia Del Carmen; el estudio de movilidad que realizó la empresa Factibilidad Urbana, para soportar el programa de parquímetros, indica que sólo existen 555.

“Como empresarios nos benefician los parquímetros, como vecino que también soy, no tanto, el tema es muy complejo. No hay consenso, pero no estamos divididos, casi no somos partícipes porque nosotros (los empresarios) no tenemos lugares, preferimos a nuestros clientes.

“Yo sí prefiero meter mi coche en un estacionamiento y que mis clientes encuentren lugar.  Lo único complejo y creo que los proveedores tendrán que asumir su responsabilidad y su pago, es cuando nos lleguen y no tengan lugares”, apuntó Cisneros Mere.

El representante de Canirac y otros restauranteros de Coyoacán coincidieron en que los dispositivos de cobro no eliminarán a los franeleros, pues tan sólo en Polanco, en donde arrancó el programa piloto hace dos años, ahora se dedican a realizar los pagos en parquímetros a las personas (muchos oficinistas) que no pueden salir a hacerlo.

“Los parquímetros no se van a llevar a los franeleros; aquí en Coyoacán los protegen, les dieron hasta chaleco y los intentaron reordenar; cómo quieren autoridades que no se privaticen las calles si se los fomentan.

“La gente que viene a Coyoacán siempre encuentra lugar, pero si cada fin de semana hay festivales, ferias y alboroto en las plazas obvio no habrá calles que alcancen para los coches. A mí no me han explicado qué ganaremos con tener un aparato enfrente de mi negocio”, dijo Carmen, encargada de un restaurante.  

Mario Cisneros Mere negó que los empresarios hayan sido “amenazados” por las autoridades delegacionales, para no manifestarse contra EcoParq.

También mencionó que el sector económico de esta zona tiene muy claro que sus unidades de trabajo se ubican en un área protegida por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y deben cuidarla para no violar la normatividad. 

“Vecinos y empresarios tratamos de cuidar los inmuebles, es importante, dijo Cisneros”.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red