Exigen a GDF un censo para conocer situación de comercio informal

Datos del INEGI señalan que la tasa de informalidad en el cuarto trimestre de 2013 ascendió a 49.42 por ciento de la población laboralmente activa

COMPARTIR 
06/03/2014 04:01 Kenya Ramírez
Datos del INEGI señalan que la tasa de informalidad en el cuarto trimestre de 2013 ascendió a 49.42 por ciento de la población laboralmente activa
Datos del INEGI señalan que la tasa de informalidad en el cuarto trimestre de 2013 ascendió a 49.42 por ciento de la población laboralmente activa

CIUDAD DE MÉXICO, 6 de marzo.- La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) Ciudad de México exigió al Gobierno capitalino elaborar un censo del comercio informal en las 16 delegaciones, con el fin de conocer esta problemática que le está restando competitividad a la capital del país.

49.42% de la población en la informalidad en 2013 según el INEGI

Según el INEGI, la tasa de informalidad laboral en el cuarto trimestre de 2013 ascendió a 49.42 por ciento de la población ocupada en esta urbe.

José Luis Beato González, presidente de la Confederación propuso la creación de un sistema parecido al de los “cuadrantes” que utilizan las áreas de seguridad pública y que divide al DF en más de 800 zonas, a fin de establecer semáforos que indiquen en dónde avanza con mayor celeridad la informalidad.

“Censar la problemática nos permitirá detonar con precisión incentivos que impliquen acceso a créditos productivos desde las diversas áreas de apoyo a las pequeñas y medianas empresas del gobierno federal y local.

“A través del entendimiento del fenómeno, dónde se localiza y cómo se interrelaciona con otros factores, se podrían establecer programas formales que permitan la inserción de grupos y sectores muy relevantes para la productividad de la Ciudad de México, como lo son jóvenes, adultos mayores y personas con capacidades diferentes”, dijo Beato González.

El presidente de la Coparmex en la ciudad criticó que las acciones implementadas por el gobierno local para atacar la informalidad son insuficientes e incluso equitativas.

“Pareciera que ni siquiera la autoridad encuentra opciones reales para enfrentar y detener este fenómeno que afecta la competitividad de la ciudad de manera sistemática. Las cifras nos indican que estamos en deuda con un sector de capitalinos que está desprovisto de servicios y seguridad social.

“La informalidad debe ser abatida a través de mecanismos que propicien su incorporación a la formalidad. La economía ilegal debe ser atacada de manera frontal en todos sus canales de distribución a través de las instancias judiciales”, apuntó.

Cuestionó que hayan beneficiado a los vagoneros con “una beca”, cuando los empresarios y locatarios que ejercen el comercio legal padecen por el pago de impuestos y ajustes fiscales.

“¿Cómo entender que un sector que formaba parte de los canales de distribución de productos ilegales, como lo eran los vagoneros del Sistema de Transporte Colectivo Metro, hayan sido premiados con recursos públicos para dejar de operar, lo que hasta la fecha no se ha concretado al cien por ciento?

“Mientras, los negocios bien establecidos que cumplen con la ley padecen los efectos del aumento de 2.5 a tres  por ciento en el impuesto sobre nóminas, avalado por la Asamblea Legislativa en diciembre pasado, además de las muy complejas disposiciones derivadas de la reforma fiscal.”

A nivel nacional hay 30 millones de trabajadores que no cuentan con la protección de la seguridad social o el reconocimiento oficial por parte de sus centros de trabajo.

En el Distrito Federal existe un millón 217 mil personas en condiciones laborales de informalidad, de las cuales 77 mil 197 son empleadores, mientras que los “asalariados” informales llegan a 268 mil y los no asalariados casi a los 120 mil.

Los trabajadores por cuenta propia superan 666 mil y los no remunerados representan más de 85 mil.

“En Coparmex Distrito Federal proponemos que sea la Comisión Interdependencial para el Fomento y Promoción del Desarrollo Económico que contempla la recién aprobada Ley para el Desarrollo Económico de la Ciudad, la que asuma el compromiso para convocar a las diversas dependencias del Gobierno del Distrito Federal y al sector productivo, para colocar este tema como estratégico”, apuntó Beato González.

Piden mejorarar las tuberías

Jesús Viesca de la Garza, presidente de la Concamin asegura que el sistema hidráulico requiere cirugía mayor.

El estado actual de las tuberías de agua potable y drenaje en la Ciudad de México debe atenderse de manera urgente, así como la elaboración de una política pública en materia de agua potable, reclamaron industriales mexicanos.

Eduardo Jesús Viesca de la Garza, presidente de la Comisión de agua y medio ambiente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) dijo que los organismos operadores de agua necesitan una cirugía mayor en la parte institucional, de operación, así como en lo jurídico y financiero, para que logren un desarrollo integral sustentable y sostenido.

“El organismo operador de agua más grande e importante del país es sin duda el de la Ciudad de México, el cual requiere urgentemente transformarlo en un organismo público descentralizado, con autonomía técnica, de gestión y financiera, a fin de que el equipo de trabajo altamente especializado con el que cuenta, pueda realmente ser un agente de concientización y de administración integral del agua”, señaló Viesca.

Mencionó la necesidad de un nuevo modelo jurídico y financiero a fin de atender en forma moderna el suministro de agua potable y drenaje, así como los temas de reúso y de recarga del acuífero.

El presidente de la Concamin mencionó que el problema de la infraestructura hidráulica se debe considerar desde el punto de salud y seguridad para los habitantes, sobre todo por la frecuencia con la que actualmente se presentan socavones en la vía pública.

“La mezcla de agua potable y aguas negras constituyen un grave problema de salud pública en el país, muchas enfermedades y defunciones podrían evitarse si se atiende este grave problema.

Viesca de la Garza, dijo que resulta paradójico que lo que se gasta en México por concepto de agua embotellada, es mucho mayor que toda la inversión que realizan los operadores municipales de agua potable de todo el país.

“Los usuarios de agua padecemos serios problemas por el suministro, por un lado el vital líquido no cumple, en la mayoría de los casos, con la norma oficial de salud, y esto se debe a la rupturas de las redes que provocan la pérdida de entre un 30 y 50 por ciento de agua potable”, puntualizó.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red