Sustraen dos o tres coladeras diario; robo suma $10 millones al año

Mientras el valor de una tapa va de los cuatro mil a los diez mil pesos, su venta en el mercado negro apenas alcanza los 200 pesos, asegura el SACM

COMPARTIR 
03/03/2014 05:40 Enrique Sánchez

Para evitar el robo y comercialización de tapas de alcantarillas en el Distrito Federal, la dependencia emprendió un programa de sustitución de material de fierro viejo por hierro dúctil y la leyenda "No Reciclable" en las tapas de las coladeras, lo que ha permitido disminuir hasta en 20 por ciento el robo

CIUDAD DE MÉXICO, 3 de marzo.- El Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACM) ha gastado durante los últimos tres años más de 30 millones de pesos para sustituir coladeras y alcantarillas dañadas o que fueron robadas para su venta.

Diariamente se sustraen en la ciudad entre dos y tres tapas de coladeras de fierro colado, que son revendidas en el mercado negro para su fundición en menos de 200 pesos, de acuerdo con Darío Munguía Torres, jefe de la unidad departamental de Desazolve del Sistema de Aguas.

Este hecho representa una pérdida anual de alrededor de 800 accesorios, cuyo costo de reposición oscila de entre los cuatro mil 374 pesos por pieza de coladera pluvial hasta los diez mil 238 pesos cuando se trata de una rejilla de piso.

Además, su desaparición genera otras consecuencias, como riesgos de accidentes vehiculares o peatonales en calles y bloqueo en el desalojo de agua de lluvia por acumulación de basura en las alcantarillas.

La mayoría de la pérdida de los accesorios es porque mucha gente se dedica a la venta del fierro fundido para muchos usos y les pagan una 'bicoca', y para nosotros sí nos genera un costo importante, porque cambiar los 800 accesorios por año nos arroja un monto total de alrededor de diez millones de pesos.

"Lo que nos genera principalmente es la acumulación de basura. Al faltar los accesorios (las coladeras) las utilizan como si fueran un recipiente de basura y nos llenan el drenaje; en temporada de lluvias surgen las inundaciones, las afectaciones a la población", refirió Munguía Torres.

Las delegaciones donde se registra el mayor número de robos de coladeras son Gustavo A. Madero, Iztapalapa, Venustiano Carranza y Cuauhtémoc.

El antídoto

Para evitar el robo y comercialización de tapas de alcantarillas en el Distrito Federal, la dependencia emprendió un programa de sustitución de material de fierro viejo por hierro dúctil y la leyenda "No Reciclable" en las tapas de las coladeras, lo que ha permitido disminuir hasta en 20 por ciento el robo.

El hierro dúctil es una aleación de acero con fierro que le da una mayor resistencia al impacto y la compresión por el paso de vehículos, además de que es difícil de fundir y romper.

Este sistema lo empezamos a implementar desde el año 2011: de la fecha para acá nos está funcionado muy bien, de tal manera que la pérdida se ha reducido en forma importante, entre 15 y 20 por ciento.

"Quienes roban son gente especializada. Realmente las coladeras pesan unos 30 ó 40 kilos, pero las rompen. Con el sistema nuevo de tener un precolado y la tapa de hierro dúctil resiste todos los golpes que le quieran dar, no se rompe tan fácilmente y también para sustraerla es imposible que la quiten del concreto", advirtió Munguía.

Durante 2010, el Sistema de Aguas de la Ciudad de México recibió dos mil 289 reportes de ciudadanos que daban a conocer faltantes de accesorios de drenaje; en 2011 los reportes llegaron a dos mil 382 y en 2012, a 2 mil 305.

La dependencia cuenta con un centro de información (56543210) donde se reciben los reportes de daños o robo de coladeras. También a través de la Agencia de Gestión Urbana se toma conocimiento para que las cuadrillas de trabajadores, en un tiempo promedio de 72 horas, sustituyan los accesorios dañados o robados.

Para este año el SACM adquirió mil 500 piezas para drenaje por un monto de ocho millones 746 mil pesos.

Comentarios

Lo que pasa en la red