Seduvi suspende instalación de parquímetros en Coyoacán

Después de un enfrentamiento con granaderos, se decidió aplazar la obra; los vecinos se comprometieron a no destruir lo instalado; mañana, otra reunión

COMPARTIR 
02/03/2014 08:04 Kenya Ramírez

CIUDAD DE MÉXICO, 2 de marzo.- Por sexto día consecutivo, los vecinos de Coyoacán intentaron frenar la instalación de parquímetros y se enfrentaron con un grupo de granaderos que custodiaba la zona en obras.

Durante la madrugada del sábado, una cuadrilla continuó con los trabajos sin respetar el acuerdo al que llegaron un día antes con los residentes que bloquearon Miguel Ángel de Quevedo por hora y media.

A las 7:00 horas, al percatarse del avance en el balizamiento, vecinos de Santa Catarina, en las calles Francisco Sosa,  Venustiano Carranza y Pino salieron a calle pero fueron encapsulados por cerca de 40 policías, lo cual provocó enfrentamientos en donde imperaron los empujones, y por lo menos  cuatro personas resultaron con golpes leves.

“Llegaron en la madrugada, dijeron que no iban a trabajar y no respetaron el trato, quieren que otra vez les volvamos a cerrar las calles. Salgo de mi casa y estoy rodeado de puros granaderos, no somos delincuentes.

6 colonias integran el polígono de Coyoacán

“Agreden a los vecinos, es una provocación y falta de respeto, seguimos en lo dicho, no queremos parquímetros”, dijo uno de los opositores al programa.

Eduardo Aguilar, titular de la Autoridad del Espacio Público (AEP) acudió a Coyoacán después del mediodía para dialogar con los manifestantes, quienes le exigieron el retiro de los elementos policiacos y el respeto del acuerdo de parar las obras este fin de semana hasta que tenga efecto la reunión
del lunes próximo.

“Vamos a detener las obras hasta que el lunes escuchen el proyecto”, dijo el titular de la AEP, entre gritos y reclamos de los asistentes, y después de que la diputada panista Priscila Vera le pasara una llamada que hizo a Héctor Serrano, secretario de Gobierno del DF.

Los asistentes a la reunión en el parque de la calle Pino, cuestionaron a Aguilar sobre la presencia de policías, el contenido de los estudios de movilidad; le recriminaron que no les haya mostrado el proyecto de parquímetros a tiempo y le solicitaron los permisos del INAH para hacer las obras, pues se trata de una zona protegida.

0. 68 cajones tiene en vía pública por vivienda

“Los estudios son cuestionables, no pueden comparar los barrios con Polanco o la Roma, éste es el Ayuntamiento más viejo de América. ¿Qué dijo el INAH sobre pintar las calles empedradas desde hace más de 400 años para implementar un programa que no resuelve el problema de Coyoacán?

“¡Cómo es posible que el INAH no me deje modificar la fachada de mi casa o tirar un pared de adentro de mi casa, y ustedes pintan y abren las banquetas!”, expuso una residente de Santa Catarina.

Al respecto, Aguilar respondió que “el diseño del balizamiento es diferente en Coyoacán”, pues las rayas no son continuas, sino punteadas, y que el INAH “no protege algunas de las banquetas”.

348 aparatos pretenden instalar en la zona

Después de acordar el cese temporal de las obras, los vecinos exigieron al funcionario capitalino que fuera a los puntos en donde estaba la cuadrilla de trabajadores, pero ante la presión, se retiró del lugar a bordo de su camioneta y, minutos después, a las 13:45 horas, la policía también abandonó la zona.

Una hora antes de acudir a Coyoacán, en entrevista con Excélsior, el representante de la AEP aseguró que había toda la disposición para dialogar con los inconformes y replantear puntos específicos del proyecto.

“Hay algo de inquietudes sobre tarjetón, callejones que no se balizan porque no da la capacidad. Tenemos el apoyo de Seguridad Pública durante la instalación. Es un tema técnico, de necesidad, no es buscar recaudar más, Coyoacán tiene un problema de saturación y privatización del espacio público, hay mucho interés de que inicie operando los fines de semana”, comentó Eduardo Aguilar.

Horas después, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda de la que depende la AEP, oficializó el acuerdo, a través de un comunicado:

 “Con el objetivo de privilegiar el diálogo con los vecinos, se suspenderán los trabajos de balizamiento para la implementación del programa ecoParq, e iniciará mesas de diálogo”.

A cambio, “el compromiso de los vecinos fue no destruir el equipamiento hasta el momento colocado, ni pintar de negro el balizamiento ya trazado”.

Por la mañana, el secretario de Seguridad Pública del Distrito Federal, Jesús Rodríguez Almeida, comentó que desde la mañana fueron desplegados a esa zona de Coyoacán elementos del agrupamiento de ganaderos para evitar que ocurriera algún incidente que pusiera en riesgo la seguridad de los manifestantes.

El próximo lunes a las 17:00 horas, autoridades locales y vecinos volverán a reunirse para discutir el proyecto en la búsqueda de acuerdos.

Acusan obra de mala calidad

Banquetas parchadas y con malos acabados, jardineras con deficiente plantación de la paleta vegetal, ambulantes, mobiliario urbano mal colocado, postes con pendones publicitarios y semáforos colocados a mitad de rampas para discapacitados, así luce la recién remodelada calle Homero.

Estos son algunos de los desperfectos que residentes de Polanco y Chapultepec Morales exigen que la Autoridad del Espacio Público (AEP) corrija de inmediato, pues se trata de una obra financiada con los recursos obtenidos por los parquímetros y que le corresponden a la zona.

Es una inversión de 20 millones de pesos, 17 de ellos resultado de la contraprestación generada por el sistema ecoParq en el polígono de Polanco, y que los vecinos decidieron que se ocupara (30 por ciento de las ganancias) en el cambio de banquetas y jardineras de esta vialidad de casi cuatro kilómetros.

Ayer, durante un recorrido, un grupo de vecinos y Eduardo Aguilar, titular de la AEP revisaron los trabajos que realizó la empresa contratada Karisma Ingeniería S.A. de C.V.

Eloísa Alvarado, residente, y María Celia García, representante de una asociación vecinal de Chapultepec Morales, señalaron que la obra que les entregaron no es lo que se acordó desde un principio y es de mala calidad, lo cual da un “mal mensaje” en las zonas donde se pretende implementar el programa de parquímetros.

“En esta zona deberían de poner énfasis para que la gente vea los beneficios de los parquímetros, pero así no se puede.  Lo mismo pasó en Torcuato Tasso y todavía no lo arreglan, estamos viendo la garantía, fue el primer proyecto que se hizo con lo recaudado con parquímetros, por eso estamos revisando que dejen todo bien en Homero”, dijo Eloísa Alvarado.

María Celia García criticó el hecho de que la autoridad no estuviera al pendiente del proyecto, pues sólo de supervisión pagaron 500 mil pesos y ni siquiera colocaron bien las plantas. “Los vecinos estamos reportando más de diez defectos en una calle. No parece una banqueta nueva, fueron muy caras esperando a que quedaran bien.

“En donde están los parquímetros el corte está mal hecho, estamos pagando por estos cortes (en la banqueta) y dicen que son los cableros, nos dijeron que esto se iba a hacer ordenadamente. Los ambulantes se siguen poniendo, lo que hicimos fue arreglarles las banquetas”, comentó María Celia García.

Los vecinos señalaron que hay tramos que no están alineados, como el del predio del restaurante D’ Amico, en Hegel y Homero, en donde el dueño tapó arbitrariamente las jardineras para colocar sus enseres.

“Las jardineras son diferente es a las que pedimos, estamos pagando dinero por esta porquería, hay registros de luz abiertos, las plantas no van a aguantar porque están mal sembradas, las pusieron con bolsa de plástico”, agregó García.

Los vecinos también reclamaron que el proyecto incluía el cableado eléctrico, lo cual el titular de la AEP negó, haciendo la aclaración de que sólo harían las instalaciones para la colocación de los cables, pero bajarlos tiene un costo que sobrepasa el presupuesto que obtuvieron por los parquímetros en Polanco.

Eduardo Aguilar reconoció los desperfectos de la obra y se comprometió a que en dos semanas quedarán reparados.

“Vamos a estar trabajando toda la próxima semana en arreglar los detalles, son mínimos, hubo algo de confusión, pero lo que acordamos se hizo, fue iluminación, las jardines con placas, las instalaciones subterráneas para cableado que vamos a gestionar con las cableras, y la trinchera para que en su momento se bajen los cables de CFE.  Todos los detalles que nos han informado los vecinos los vamos a hacer, tanto de jardinería como de acabados. El cableado no se iba a meter, se iba a dejar la preparación. Con 20 millones no alcanza, si en Masaryk costará 160 millones”, dijo Aguilar

Comentarios

Lo que pasa en la red