Creará un hospicio para los Niños Dios

El empresario Samuel Uribe albergará las figuras que ya no sean bien recibidas en sus casas para formar el primer museo nacional dedicado a esta devoción

COMPARTIR 
01/02/2014 01:32 Enrique Sánchez y Andrea Meraz
Más de 50 mil personas acuden con su Niño Dios en brazos a buscarle el ropaje que lo engalanará en esta significativa fecha; el corredor  creado hace cuatro años, va de la calle de El Salvador hasta Venustiano Carranza. Foto: Eduardo Jiménez
Más de 50 mil personas acuden con su Niño Dios en brazos a buscarle el ropaje que lo engalanará en esta significativa fecha; el corredor creado hace cuatro años, va de la calle de El Salvador hasta Venustiano Carranza. Foto: Eduardo Jiménez

CIUDAD DE MÉXICO, 1 de febrero.- Samuel Uribe, fundador del Corredor Talavera del Niño Dios en el Centro Histórico de la Ciudad de México, anunció el proyecto para crear el Primer Museo Nacional del Niño Dios que recibirá las figuras, con sus respectivas vestimentas de gala.

 Al celebrarse este 2 de febrero el Día de la Candelaria, fecha en que el Niño Jesús es presentado ante la comunidad luego de sus primeros 40 días de vida, el empresario que desde 1975 se dedica a la confección y venta de vestimentas para esta ocasión, resalta que la idea tiene como objetivo impulsar la tradición frente a un fenómeno de desinterés en las nuevas generaciones.

 Es un legado que necesito dejar. Queremos invitar a aquellas personas que sientan que sus Niños Dios no son bien recibidos por las familias jóvenes –que hoy son cibernéticas– a que vengan a Talavera 13, donde vamos a hacer un tipo de hospicio y a poner mil nichos. Las puertas están abiertas aquí donde se colocará a su Niño, se le pondrá una placa con el nombre  de quien lo trajo y, tal como esté,  con vestido sencillo o elegante, se mostrará. Además si concedió algún favor también se podrá compartir”, dijo.     

 El proyecto, confió, buscará concretarse durante los próximos meses de este año.

 Mientras tanto, este fin de semana continúa el desfilar por este Corredor Talavera, inaugurado hace cuatro años, de las más de 50 mil personas que acuden, con su Niño Dios en brazos, a buscarle el ropaje que lo engalanará en esta significativa fecha.

 En los aparadores de los distintos establecimientos se muestran los nuevos atuendos inspirados en los santos más socorridos: el Niño de las Palomas, el Santo Niño de Atocha, San Judas Tadeo y el Sagrado Corazón, pero también los nuevos modelos como la Divina Infantita, venerada en  Puebla.

 La tradición la sigo en mi casa desde que mi mamá vivía. Ahorita lo vamos a vestir de Papa, ya lo vestimos de San Judas, del Niño de las Palomas, casi de todos los modelos”, comenta María Rivera.

 Para mí es una tradición y significa los recuerdos de la infancia”, señala Elvira Martínez, de Los Reyes Coyoacán,  donde “tenemos un santito que se llama Santiago Apóstol que está en su caballo y de eso lo voy a vestir”. 

 A lo largo de tres cuadras, desde El Salvador hasta Venustiano Carranza, mil 750 comerciantes ofrecen todo tipo de ropa y accesorios, además de la reparación de figuras, como lo hace desde hace más de 10 años Daniel  Díaz.  “Vienen con sus dedos fracturados, rayadas las caritas, los pies; rotos en dos o tres partes, sin pintura, despostillados, ojos polveados. Aquí se les pulen los ojos, se les cambian pestañas, se les decora la cara, se llega a restaurar lo que es resina, madera y pasta cerámica”, explicó.

 Samuel Uribe, quien en su oficina presume alrededor de 600 diferentes Niños Dios, destacó que las vestimentas que ahí se fabrican, de 75 modelos diferentes, se comercializan en el DF y otros estados de la República Mexicana y Estados Unidos. Mañana  los comerciantes del Corredor Talavera ofrecerán junto con el secretario de Gobierno, Héctor Serrano, cinco mil tamales gratis a sus clientes y amigos.

 

Fiesta que se transforma

El Día de la Candelaria  es una festividad que se transforma según las necesidades de la época. Su principal objetivo es el de celebrar la Purificación de la Virgen, sin embargo el origen de presentar vestida la figura del Niño Dios nace a partir del siglo XX.

Lo que antes sólo era utilizado por las monjas durante su coronación, es decir, presentar al niño vestido con elementos simbólicos para su “profesionalización”,  data de los monasterios de clausura durante la Colonia, explicó a Excélsior, la antropóloga Katia Perdigón.

La verdadera fiesta del Niño Jesús es la Navidad, ahí es donde se les cambiaba o renovaba la vestimenta, el vestirlos, como lo vemos ahora viene de la época Colonial que las monjas los presentaban cuando tomaban los hábitos”, detalló.

Al realizar su investigación sobre esta tradición, Katia Perdigón argumenta que los datos más antiguos se encontraron en periódicos a inicios de la Revolución Mexicana, que nace en el Distrito Federal y se extiende a los estados de la República, aunque la fiesta en realidad es para la Virgen.

En lo que es el mundo católico-romano lo que se celebra es la Purificación de la Virgen, es el Día de la Luz y lo más importante, en esa celebración, era llevar las velas e ir a rezarle a la Virgen porque es su purificación tras haber tenido a Jesús, por eso se llevan las palomitas y al niño al templo”, dijo.

La autora de la tesis, Vestir al Niño Dios, un acercamiento a la celebración de la Candelaria en el Distrito Federal, indica que la transformación de los vestidos ha variado poco, pues existen elementos característicos que aún continúan en vigencia o bien se renuevan o se  inventan.

Hay vestimentas que les llaman tradicionales, y las van retomando de la época colonial; otras que se han reinventado, pero también, se van haciendo nuevos trajes dependiendo de las necesidades.”

Pero el Día de la Candelaria no puede entenderse sin degustar los tamales, tradición cuyo origen también data de mediados del siglo XX.

 El manjar que se degustaba en esta época era el pato, pero después no se sabe por qué inició la tamaliza. La hipótesis es que la Ciudad de México dejó de tener agua y los patos ya no venían y, en lugar de vender patos vendían tamales y se quedó la costumbre”, asevera.

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios