Balderas y Juárez, el peligroso crucero de la Ciudad de México

Especialistas y legisladores señalan el cruce de estas avenidas como el más conflictivo en el DF para peatones y ciclistas

COMPARTIR 
25/01/2014 06:27 Francisco Pazos

CIUDAD DE MÉXICO, 25 de enero.- La intersección de las avenida Juárez y Balderas, en la colonia Centro, es uno de los ejemplos más claros de cómo no se debe implementar un esquema de calle completa, de acuerdo con Bernardo Navarro, especialista en diseño de habitad popular urbano de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

En ese punto comparten espacio decenas de peatones, ciclistas, vehículos particulares y de transporte público y unidades del Metrobús, en un área aproximada de 240 metros cuadrados.

“Ese crucero rompe todos los patrones de seguridad, no hay manera de pensar que pueda cumplir, en las condiciones actuales, con los patrones de seguridad”, señaló Navarro.

Todos los actores que hacen uso de ese espacio público se mueven al mismo tiempo generando situaciones de riesgo ente sí, ya sea por el diseño propio del cruce, la falta de señalización o la falta de respeto a la misma.

Entre 2010 y 2011, la avenida Balderas fue sometida a un proceso de renovación vinculada a la construcción de la Línea 3 del Metrobús en el que se redujo la capacidad vial y se cambiaron los sentidos en algunos carriles.

Se colocaron nueve semáforos peatonales, diez vehiculares y tres más para uso exclusivo del Metrobús en los cuatro cruces que se forman en esa intersección.

“Balderas y Juárez está considerado, no solamente por la Secretaría de Seguridad Pública del DF (SSP-DF) sino por los mismos peatones que denuncian a través de la aplicación Primero el Peatón, entre los diez cruceros más peligrosos de la ciudad”, dijo Laura Ballesteros, integrante de la Comisión de Movilidad y Transporte de la Asamblea Legislativa del DF (ALDF).

La legisladora local dijo que ha sido denunciado como un crucero de riesgo en al menos mil ocasiones por usuarios de la aplicación ciudadana Primero el Peatón, y que suma en ocho meses poco más de cinco mil denuncias.

“Sin duda hoy es el ejemplo de lo que no debe hacerse cuando se intenta construir un esquema de calle compartida. Una calle compartida es un espacio para el peatón, para el ciclista, el transporte público y el automóvil. Este cruce cuenta con todos estos elementos pero no están ordenados”, explicó.

Ballesteros urgió la ejecución de una política pública en esta zona a través de programas de Calles Completas que tiene la Secretaría de Transportes y Vialidad.

Basta detenerse en cualquiera de las esquinas que conforman este crucero para observar decenas de situaciones de riesgo y violaciones al Reglamento de Tránsito Metropolitano (RTM).

Peatones, con mayor peligro

Los peatones y ciclistas sacan la peor parte, contrario a lo que establece el artículo 1 del RTM sobre la prioridad del peatón en el uso del espacio público en esa intersección, los peatones tienen los menores tiempos para cruzar y son los últimos en obtener el derecho de paso.

El mayor riesgo se presenta en la acera sur de avenida Juárez para cruzar Balderas, a un costado del corredor ambulante de esta última vialidad.

En sentido al Centro Histórico, un peatón deberá superar cinco carriles: dos de tránsito libre en sentido al sur, dos del corredor de Línea 3 del Metrobús, uno en sentido al sur y otro en sentido al norte, y un carril de servicio que da salida a la avenida Juárez.

El primer reto del peatón será el de ubicar un semáforo peatonal colocado entre puestos ambulantes a poco más de tres metros fuera del campo visual, si se considera que espera el cruce en el paso de cebra.

Los 17 segundos que otorga el semáforo peatonal no son suficientes para cruzar los cinco carriles de avenida Balderas y girar la vista al menos en cuatro ocasiones para verificar que los automovilistas respeten el alto marcado.

En ese cruce, la falta de un semáforo peatonal para quienes caminan en dirección al Centro genera situaciones de riesgo, pues quienes caminan se guían por el semáforo vehicular de avenida Juárez.

En contraste, el cruce más seguro se ubica en la acera opuesta, donde se ubica la rampa de acceso a la estación Hidalgo de la Línea 3 del Metrobús.

En ese cruce, los peatones cuentan con 50 segundos para atravesar de esquina a esquina y con la certeza de que las unidades de transporte público respetarán la semaforización.

Otras situaciones de riesgo ocurren sobre avenida Juárez debido a que los automovilistas que dan vuelta para incorporarse a avenida Balderas no respetan el derecho de paso de los ciclistas que circulan por la ciclovía en dirección el Eje Central.

Sin embargo, los ciclistas también contribuyen al caos que impera en el crucero debido a que no respetan la señalización y semaforización e invaden zonas peatonales; incluso circulan sobre las banquetas.

Ven puntos riesgosos en L3

A pesar del desorden que impera en el cruce de las avenidas Balderas y Juárez, el Metrobús no lo tiene considerado como uno de los puntos de riesgo en el trazo de la Línea 3.

“Es un crucero muy concurrido, con mucha afluencia vehicular en ambos sentidos, sobre Juárez y sobre Balderas, en los sentidos norte y sur, pero para nosotros no es extraordinario. Se respeta muy bien la semaforización y la señalización para que cruce el Metrobús. No se tienen incidentes viales, colisiones y problemas con algún peatón”, aseguró Guillermo Calderón, director del Metrobús.

Recordó que durante la construcción de la Línea 3, que conecta Etiopía con Tenayuca, se implementó un proceso para reordenar la vialidad y un repliegue del comercio ambulante sobre avenida Balderas.

La diputada Laura Ballesteros difiere y considera que las inversiones recientes que se hicieron para rescatar la zona no se han traducido en beneficios para la seguridad de los peatones.

“La Secretaría de Obras y Servicios ejecutó 13 millones de pesos para remodelar toda la avenida Juárez y no se invirtió ni uno solo para generar un crucero seguro y, mucho menos, para generar espacios seguros para los peatones y las ciclovías”, dijo.

Ubican líos en otros puntos

Para el director del Metrobús, el riesgo en el corredor de la Línea 3 se ubica en dos cruceros cercanos al de Juárez y Balderas, en los que también se da la confluencia de varias vías primarias.

“Estamos trabajando en uno de los cruceros más peligrosos de la ciudad, que es el de Paseo de la Reforma, Balderas e Hidalgo. Ahí tenemos muy poco tiempo  porque tiene prioridad Reforma y se quedan atorados hasta cuatro camiones”, detalló.

El cruce de las avenidas Cuauhtémoc, Bucareli y Chapultepec es considerado otro punto de riesgo en el trazo de la Línea 3, por lo que se desarrolla un programa de intervención de cruceros, adelantó el funcionario.

Plaga de infracciones

El cruce de las avenidas Juárez y Balderas es un punto constante de violaciones al Reglamento de Tránsito Metropolitano.

Durante un recorrido se observaron por lo menos cinco diferentes tipos de infracciones que conllevan multas que van de los 336.45 pesos, por invadir el paso peatonal, a los dos mil 691 pesos y el arrastre del vehículo al depósito por dar vuelta en “u” en un corredor de Metrobús.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red