Víctima de fraude busca que le devuelvan su identidad y su vida

Francisco Vázquez Arias, cuya filiación personal fue tomada por otro, relata el modus operandi de que fue víctima y lo llevó a ser deudor sin saberlo

COMPARTIR 
19/01/2014 05:02 Filiberto Cruz Monroy y Sonia Soto

Una pesadilla que ha vivido ya por nueve años y del que sólo espera, pide y lucha denodadamente porque se haga justicia

CIUDAD DE MÉXICO, 19 DE ENERO.- Francisco Vázquez Arias no tiene deudas, pero para el Buró de Crédito las automotrices Nissan, Volkswagen y Mercedes Benz es un mal pagador. Desde hace ocho años está boletinado y actualmente peregrina por juzgados capitalinos en busca de algo de justicia que le devuelva su estilo de vida.

En 2005 un hombre llamado Andrés Beltrán González comenzó a tramitar una serie de documentos ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). El motivo no era el de poner en orden su papelería sino el de robar la identidad de una persona.

El modus operandi consistió en falsificar documentación y hacerla creíble luego de pasarla por el filtro de las autoridades hacendarias. Así, de la noche a la mañana para el mundo crediticio Andrés Beltrán González se convirtió en Francisco Vázquez Arias.

Presentó una credencial de elector con mi nombre pero no con mi fotografía ni mi firma, los números de la credencial tampoco coincidían; presentó declaraciones ante Hacienda de unos transportes Vázquez que yo en mi vida he tenido, para acreditar lo que ganaba y le dieran los créditos”, detalló la víctima.

Durante 2005 Andrés Beltrán se dedicó a solicitar la mayor cantidad posible de créditos. Llegaba a las sucursales bancarias o automotrices quienes le cobraron una cuota para realizar una investigación y poder determinar si era sujeto de crédito.

En realidad lo único que hacen estas empresas es enviar la información del posible cliente al Buró de Crédito en donde supuestamente corroboran que sea sujeto de crédito para posteriormente recomendar la autorización o negación del financiamiento. Fue así como Beltrán González obtuvo varios automóviles, todos de lujo.

Sacó una Ford Lobo, un Renault-Nissan el más caro, no me acuerdo, de Volkswagen una Touareg, la más cara y dos Mercedes Benz y hay varios créditos bancarios que están a mi nombre y yo no los he pedido”, explicó Francisco Vázquez Arias.

Explica que por lo que investigaron “dieron el enganche y después ya no pagaron y fue porque el banco Inbursa se movió que lograron atraparlo con uno de los Mercedes Benz”.

Pero el sueño millonario del defraudador Andrés Beltrán González terminó un año después. Solicitó un crédito a banco Inbursa, el cual le fue concedido, pero algo en la papelería entregada resultaba extraño. Fue así como la institución decidió iniciar una averiguación previa.

Detención y descubrimiento de un gran fraude

Andrés Beltrán no aguantaba las ganas de orinar por lo que decidió bajarse de “su Mercedes Benz” en las calles de la colonia Roma, delegación Cuauhtémoc, algo que no pasó inadvertido para elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal.

Cuando los agentes se bajaron para reprenderlo el indiciado les ofreció una fuerte cantidad de dinero lo que inmediatamente despertó las sospechas de los agentes. Ante la duda, lo trasladaron a una agencia del Ministerio Público donde la verdad salió a la luz: era un defraudador que había robado una identidad y adquirido deudas a nombre de otra persona.

De inmediato el arquitecto Francisco Vázquez Arias, con domicilio en Atizapán, Estado de México, fue llamado a declarar al llamado búnker de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal.

Fue porque banco Inbursa agarró a un hombre con dos coches Mercedes Benz que sacaron a mi nombre, entonces me localizaron, me llevaron al búnker a declarar, me presentaron uno de los coches, fotografías y credenciales de elector a nombre de otro sujeto que fue al que agarraron con el coche.”

Hasta entonces Francisco Vázquez no había tenido problemas pero en el momento que detuvieron al ladrón de su identidad comenzó su calvario: “Me metí al Buró de Crédito y descubrí que de Volkswagen y de Nissan, tenía demandas por coches que yo no había sacado”.

De inmediato instituciones bancarias comenzaron a cobrarle créditos y otras tantas comenzaron a negárselos. De nada sirvió que un juez penal encontrara culpable a Andrés Beltrán y lo sentenciara a 12 años de prisión. El daño ya estaba hecho.

Todavía sigo en el Buró de Crédito, no me han quitado de Nissan ni de Volkswagen, si voy y solicito algún crédito porque necesito sacar fianzas o algo para un trabajo, de plano no me la dan porque estoy boletinado como deudor”, explicó Vázquez Arias.

Una pesadilla que ha vivido ya por nueve años y del que sólo espera, pide y lucha denodadamente porque se haga justicia.

Una larga batalla legal

Francisco Vázquez contrató a un abogado para restituir sus derechos crediticios y reparar el daño económico del cual fue víctima por parte de las instituciones bancarias y automotrices. En el caso de Nissan le ofrecieron 350 mil pesos “por afuera” los cuáles no aceptó. Una Juez del Tribunal Superior de Justicia del DF fijó el monto en dos millones de pesos pero al final del juicio bajó la cantidad a 350 mil pesos.

Los juicios en contra de las demás empresas continúan pero las perspectivas no son favorables. “Nissan declaró un daño y perjuicio hacia mi persona pero en función de lo que él había ofrecido. El abogado de Nissan y la misma juez dice que yo soy el culpable por estar en el Buró de Crédito”, explica con incredulidad.

Agrega que se metió la apelación y está con los magistrados en revisión de los juicios. También demandó al Buró de Crédito ya que  no es posible que, por malos manejos y omisiones, le sea imposible obtener un crédito bancario.

Al Buró de Crédito lo demandamos porque ellos declararon en el juicio que si existen 50 Francisco Vázquez y le piden revisar los datos de alguien con ese nombre, ven en su sistema y si hay 50 pues a todos se lo ponen. No checan, no verifican cuál de todos es, y así como yo ha de haber muchos otros más a los que les están doblando su identidad y les ponen deudas que no tienen.”

Necesita que el Buró de Crédito lo saque de su lista de deudores y que el organismo y las instituciones crediticias le repongan el daño económico que ha sufrido.

No he podido trabajar, hago cositas pequeñas para ir subsistiendo, y mantener a mi familia, porque no puedo entrar a concursos (de construcción) ni hacer nada. Quisiera que cada quien haga su trabajo adecuadamente para que no perjudiquen a tantas personas y en tribunales que los jueces se fijen y no den sentencias con artículos derogados como lo hizo el mi caso el Juez 73.”

También que el Buró de Crédito “haga algún sistema de investigación y no perjudique a quién sabe cuántos nombres iguales registrados”.

 

Más vale prevenir que lamentar

Estar al pendiente de tu historial crediticio te evitará muchas sorpresas, como el robo de identidad.

Por ley, se puede solicitar gratis un Reporte de Crédito Especial una vez cada 12 meses, mientras que las solicitudes posteriores cuestan 34.40 pesos.

Pero si tus datos ya están en manos de algún defraudador, Wolfgang Erhardt Varela, vocero de la Sociedad de Información Crediticia Buró de Crédito, sugiere hacer lo siguiente:

Primero que nada debes saber que si se es víctima de robo de identidad o clonaron una tarjeta, no es un crédito que se debe pagar; por ello, se tiene el derecho a hacer reclamaciones gratis dos veces al año.

Para ello se debe acudir con alguno de los burós de crédito y presentar una reclamación. Ésta lo analiza con la identidad financiera y en unos 20 días hábiles deberá dar una respuesta.

Mientras se soluciona, en su historial de crédito aparecerá una clave que indica que ese registro está impugnado. En caso de que la queja resulte a su favor, las Sociedades de Información Crediticia (SIC) deben borrar el registro del historial.

Si la resolución no es favorable, se puede solicitar una junta en Conciliación y Arbitraje. Para los créditos financieros se debe recurrir a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, mientras que para créditos comerciales la entidad indicada es la Procuraduría Federal del Consumidor.

 

Alertas y bloqueos, dos herramientas

El Buró de Crédito tiene opciones para prevenir el robo de identidad.

Las alertas del Buró de Crédito enviarán a tu e-mail cualquier cambio en tu historial de crédito: las consultas que realizan entidades financieras, o cuando se abre o cierra un crédito. Con ello, explica el vocero de la SIC, podrás tener el control de cualquier cambio. El costo de esta herramienta es de 232 pesos por un año.

El bloqueo de historial consiste en impedir bloquear tu historial crediticio ante la pérdida o robo de tu identificación oficial. Puedes realizarlo por tres meses, por 50 pesos, pero si decides que sea antes lo puedes hacer. Ello servirá para que nadie solicite un crédito a tu nombre, dice Wolfgang Erhardt.

 

¿Te interesa?

El Buró de Crédito regala cinco alertas a los lectores de Excélsior. ¿Te interesa? Sólo tienes que enviar un e-mail a sonia.soto@gimm.com.mx  y contestar la siguiente pregunta: ¿cuántas veces al año tienes derecho a recibir gratis tu Reporte de Crédito Especial? Envía la respuesta con tu nombre completo, número de teléfono y confirmación de correo electrónico.

 

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios