Quitan municipalidad al Distrito Federal

El 1 de enero de 1929 la Ciudad de México amaneció con un decreto que la dejó sin ayuntamientos y sin cabildos; se crearon las juntas delegacionales

COMPARTIR 
01/01/2014 05:14 Arturo Páramo

CIUDAD DE MÉXICO, 1 de enero.- Con el encabezado de “Ha terminado municipio libre anoche” en la Ciudad de México, Excélsior dio la bienvenida al año 1929.

Hace 85 años, la capital del país dijo adiós a los ayuntamientos y a los cabildos, sin que hayan podido ser restituidos a la fecha, pese a varios intentos, incluyendo el de la fallida Reforma Política para el Distrito Federal a finales de 2013.

Aquel inicio en 1929 el centralismo en la capital alcanzó un nivel más amplio al eliminarse los cabildos, las presidencias municipales, y quedar el manejo de recursos, y las decisiones políticas en manos de delegados, nombrados por el jefe del Departamento del Distrito Federal, cuyo titular sería nombrado a su vez por el Presidente de la República.

“Todos los ayuntamientos del Distrito Federal celebraron su último cabildo de entidades autónomas. Todos los ayuntamiento celebraron su postrer cabildo para escuchar de labios de sus alcaldes el informe de labores del ejercicio fiscal”, relata la nota de aquel 2 de enero de 1929.

La crónica de los diversos corresponsales en los pueblos o juntas administrativas de la capital  relatan que las sesiones de los cabildos tuvieron aire “defuncionales” “Se manifestaron actitudes más o menos exaltadamente. Los demás resultaron mortuorios, con un hálito de tristeza que imperó en los salones de cabildos, despidiéndose sin efusión algunos de los munícipes, con forzada indiferencia, especialmente aquellos que tenían aún pendiente un año de sus funciones”, cuentan las crónicas de hace 85 años.

Puig, el primer jefe del Departamento

La nota publicada por Excélsior remite a que “La Ciudad de México, que desde los tiempos de la Conquista había sido gobernada por ayuntamientos”, cambiaba su régimen político.

Entonces se dividió en las juntas delegacionales de Atzcapotzalco, General Anaya, Coyoacán, Tlalpan, Xochimilco, San Ángel, La Magdalena, Tláhuac, Guadalupe Hidalgo, Milpa Alta, Ixtapalapa, Iztacalco y Cuajimalpa.

El primer jefe del departamento fue José Manuel Puig Casauran, quien nombró en varias de las delegaciones a campesinos, comerciantes y gente de buena fama pública que no tenían experiencia en el gobierno.

La capital estaba conformada por lo que ahora conocemos como el Centro Histórico, las colonias San Rafael, Juárez y Santa María la Ribera. Su población era de un millón de habitantes, contando los pueblos de la periferia.

Se decía que la medida beneficiaría a la ciudad, se eliminaría a los inspectores de los ayuntamientos que corrompían a los comerciantes, y se mejoraría la recaudación de impuestos.

Sin embargo, el presidente sustituto Emilio Portes Gil tomó la determinación de centralizar el poder de la capital a raíz del asesinato del presidente electo Álvaro Obregón ocurrida el 17 de julio en San Ángel.

Hubo, sin embargo, indefiniciones, pues los pueblos alejados de la ciudad central se manejaban vacíos legales que se subsanaron conforme avanzaron las semanas. Uno de ellos fue la contratación de personal, pues a excepción de los trabajadores de obras y servicios públicos, el resto de la burocracia quedó en una especie de limbo en tanto eran recontratados.

Los cambios en la división política de la ciudad fueron paulatinos desde el porfiriato. En 1903 aún existían los pueblos de Mixcoac, Tacubaya y Tacuba. En 1931 desaparecen General Anaya e Iztacalco y se fusionan con Guadalupe Hidalgo (La Villa).

Delinean las 16 delegaciones

“Se decretó la desaparición de todos los municipios, porque hasta la Ciudad de México tenía su propio ayuntamiento. Con el paso del tiempo, se dan otras reorganizaciones administrativas y es hasta 1970 que se crean las más nuevas delegaciones.

“Se sumaron Cuauhtémoc, Miguel Hidalgo, Benito Juárez, y Venustiano Carranza, con la intención de cubrir los periodos históricos más importantes del país”, explicó José Alfonso Suárez, ex delegado en Cuauhtémoc.

En 1997 se cambió parcialmente el régimen político de la capital al elegirse democráticamente por primera vez a un jefe de Gobierno, y a los jefes delegacionales en el año 2000.

En la reciente discusión de la Reforma Política en las cámaras de Senadores y de Diputados se había planteado la posibilidad de que se retornara al régimen de municipios en la capital, además de otorgársele el estatus de un estado más de la República, con capacidad de definir su endeudamiento y dotarla de una Constitución propia.

Las negociaciones fracasaron y la capital deberá esperar a mejor momento para tener la autonomía municipal que perdió hace 85 años.

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios