Rehabilita refugio a víctimas de trata de personas

Camino a Casa en 2005 abrió sus puertas albergue de alta seguridad para niñas y jóvenes

COMPARTIR 
29/12/2013 08:02 Kenya Ramírez
En el portal Unidos hacemos la diferencia se puede consultar el “tratómetro”, que mide el trabajo contra la trata de personas.
En el portal Unidos hacemos la diferencia se puede consultar el “tratómetro”, que mide el trabajo contra la trata de personas.

CIUDAD DE MÉXICO, 29 de diciembre.- De acuerdo con el INEGI, se calcula que en México hay 12 millones de personas víctimas de trata, y al ver que este problema crecía de manera alarmante, en 2005 abrió sus puertas el primer refugio de alta seguridad del país dedicado a la atención de niñas y jóvenes víctimas de explotación sexual.

El albergue se llama Camino a Casa, y una de sus fundadoras es Patricia Prado Hernández, egresada de sicología de la Universidad Iberoamericana, señala que fue hasta la década de los 90 cuando comenzó a abordarse esta situación que sufren las mujeres.

“Cuando empezó la fundación no existía ningún refugio, ni siquiera un modelo de atención específicamente dirigido a niñas que hubieran sido víctimas de este delito. Se hablaba muy poco de este problema, que ha existido desde hace siglos.

“El resultado ha sido muy exitoso. Abrimos hace un año y medio el programa de medio camino para niñas que ya habían superado el problema, pero no tenían a dónde ir. Actualmente tenemos seis en la universidad, una de ellas quiere ser diputada y otra gobernadora de su estado”, dijo Prado Hernández, luego de resultar ganadora del tercer lugar del Premio Ibero Compromiso Social.

Camino a Casa se encarga de la rehabilitación integral de niñas y jóvenes víctimas de explotación sexual. Ha brindado atención a más de 150 sobrevivientes, cuyas edades oscilan entre los seis y los 18 años.

Prado Hernández explicó que en este refugio se les hace sentir “como en casa”, les ofrecen un modelo de atención siquiátrica y sicológica personalizada, para después trabajar en metas a futuro.

Esta fundación participó en el plan bilateral México-EU conocido como proyecto Puente, y trabajó junto con la organización Concerned Women of America (CWFA) en la capacitación de líderes mexicanos para el combate de este delito.

La sicóloga impulsó la Ley General contra la Trata junto con la activista Rosi Orozco, presidenta de Unidos contra la Trata, quien ha manifestado que tras el narcotráfico, éste es el segundo delito que genera mayores ganancias.

También ha señalado al DF como un ejemplo en Latinoamérica en detenciones y sentencias de tratantes, así como la creación de la Fiscalía Central de investigación para la Atención del Delito de Trata de Personas. En el portal Unidos hacemos la diferencia, el “tratómetro”mide el trabajo que realizan las entidades del país contra la trata de personas.

Tlalpan, Iztapalapa y Benito Juárez son las delegaciones con alta incidencia; Coyoacán, Álvaro Obregón y Miguel Hidalgo tienen incidencia media.

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios