Ramoncito presunto menor homicida presenta doble personalidad

El adolescente de 15 años narró ante autoridades de la PGJDF cómo cometió el crimen de Silvano, quien fuera su amigo, y el de una mujer que estaba embarazada

COMPARTIR 
11/12/2013 07:14 Filiberto Cruz Monroy
Evoca a su mamá y se santigua al referirse a sus víctimas, luego el adolescente de 15 años describe con detalles cómo asesinó a dos personas
Evoca a su mamá y se santigua al referirse a sus víctimas, luego el adolescente de 15 años describe con detalles cómo asesinó a dos personas

Ramoncinto de 15 años deberá ser sometido a estudios para conocer el grado de sicopatía, trastorno sicológico en el que una persona no puede empatizar ni sentir remordimiento por sus actos

CIUDAD DE MÉXICO, 11 de diciembre.- Cuando el agente del Ministerio Público le preguntó a Ramón la razón por la cuál había asesinado a su ex amigo Silvano, de inmediato el adolescente de 15 años se persignó y recordó a la mujer embarazada a quien hirió de muerte cuando ella trató de defender a Silvano. “Pobrecitos”, dijo.

Ramoncito declaró a la Agencia 57 de la Procuraduría General de Justicia el Distrito Federal (PGJDF), tras ser capturado el pasado fin de semana, que mató a su “amigo” porque vendía droga en la escuela donde él operaba y aceptó que encañonó a la mujer y le disparó en la cabeza, a pesar de que ella le rogó que no lo hiciera.

Ramón y Silvano eran amigos. Ambos se dedicaban a la distribución de droga en el territorio de la delegación Iztapalapa, pero se pelearon y se hicieron enemigos. El segundo terminó muerto.

Para autoridades de la PGJDF, que pidieron el anonimato,

Ramón presenta una doble personalidad. Por momentos recuerda a su madre y su hermanita y muestra arrepentimiento, pero segundos después narra cómo atacó y lesionó a un policía bancario e industrial, sólo porque sí, y le arrebató su subametralladora”.

El adolescente narró a los agentes que El Bombiux es su cómplice en el ataque al policía.

Nadie visitó a Ramón en la Agencia 57 especializada en la atención de menores infractores. No dijo a qué se dedicaba su madre y cuando le preguntaron por su padre no contestó. El adolescente ya duerme en un centro de internación y de ser encontrado culpable por los dos homicidios –el de Silvano y la mujer embarazada– y una tentativa de homicidio –el del policía que quedó afectado de sus facultades mentales– podría pasar un máximo de cinco años en reclusión.

Ramoncito operaba en la zona del Cerro de la Estrella, informó la PGJDF.

“Igual le pegaba al asalto que a la venta de droga; es un chavo que aparentemente se ve normal, pero cuando hablas con él te das cuenta que hay algo mal, por momentos se queda callado, luego cuenta cómo cometió los asesinatos y en otro momento se refiere a su mamá y a su hermanita”, explicaron en la PGJDF.

Fue detenido junto con dos adultos, quienes ya están puestos a disposición de la PGR por el delito de portación de arma de fuego. Tras ser capturado fue trasladado a la Coordinación Territorial de Seguridad Pública y Procuración de Justicia Iztapalapa 7, ahí confesó su participación en dos homicidios.

El MP turnó la averiguación previa FIZP/IZP7/T2/2361/13-12 a la agencia Especializada para la Atención de Niños, Niñas y Adolescentes, aunque son dos las averiguaciones previas en las que está relacionado el Ramoncito: FIZP/IZP8/T1/3097/13-10 y FIZP/IZP7/T3/1839/13-09. Con su confesión, la Fiscalía para la Atención de Niños, Niñas y Adolescentes presentó a Ramón ante un juez que determinó mantenerlo en internación.

El procurador General de Justicia del DF, Rodolfo Ríos Garza, advirtió que la PGJDF actuará en casos como el de Ramón. “No importa si es adolescente o mayor de edad, quien cometa un hecho delictivo, la Procuraduría estará presente para consignarlos”, puntualizó.

Descartan delincuencia organizada

A pesar de casos como el de Ramón, menor de 15 años vinculado con dos homicidios y detenido en posesión de grapas de cocaína, en Iztapalapa, así como el de El Ivancito, cuya captura se logró en enero de este año, en esa misma demarcación, el Tribunal Superior de Justicia del DF sostiene que no hay ningún caso en la capital de menores relacionados con delincuencia organizada.

Sara Patricia Orea Ochoa, magistrada de la Primera Sala de Justicia para adolescentes, dijo en entrevista con Excélsior que no se tiene ningún caso de menores relacionados con la delincuencia organizada, ni tampoco se han incrementado las estadísticas de adolescentes en conflicto con la ley.

En otros estados de la República existen estadísticas, casos registrados de niños y adolescentes que, por ejemplo, son víctimas de la delincuencia organizada, en el DF, a pesar de toda su complejidad, no tenemos aún esos problemas, al menos desde un punto jurídicamente formal, no tenemos problemas de niños que estén vinculados con delincuencia organizada; cuando hablo de que formalmente es porque no conocemos de casos, no tenemos en ningún juzgado niños del DF relacionado con delincuencia organizada.

“Se dice que ha incrementado la delincuencia de niños y de adolescentes, no tenemos una estadística que nos diga que los números  se levantaron (se dispararon)”, expuso Orea.

Al cuestionarle si con la reforma presentada en octubre pasado por el titular del TSJDF se reduce la edad penal o se incrementan las penas, la magistrada aclaró que no disminuye la edad para que un menor sea declarado en conflicto con la ley, aunque se consideran dos años más de tratamiento para aquellos adolescentes que pudieran cometer un doble delito grave como el homicidio y la violación

La cuestión de la disminución de la edad penal, eso, ni siquiera es intención del Tribunal Superior de Justicia, no únicamente porque se haya firmado en 1990 y se haya ratificado en 1991, (por) la convención de los derechos del niño eso es imposible, pero aquí no parte tanto de esa convención, es más bien un convencimiento que tenemos en el Tribunal, que en menores de 12 años el Estado no tiene que intervenir desde el punto de vista punitivo, advierte la
entrevistada.

“Nosotros no conocemos de asuntos, de delitos de niños menores de 12 años, conocemos a partir de esas edad para arriba. Pero, ¿qué es lo que hemos advertido? De acuerdo con el artículo 18 constitucional, si hay un niño menor de 12 años de edad que cometa un delito  quien conoce de estos asuntos es el DIF, porque menos de 12 años serán sujetos  de rehabilitación y de asistencia”, dijo la magistrada.

Se suma a otros casos

El caso del Ramoncito se suma a otros de menores vinculados con homicidios y venta de droga en México.

En diciembre de 2010, Édgar “N”, el Ponchis, fue detenido por el Ejército en Morelos. Confesó a sus 14 años haber matado a cuatro personas, pues trabajaba para el crimen organizado desde que tenía 11 años.

El menor pasó tres años en el Centro de Ejecución de Medidas Cautelares para Adolescentes (Cempla) en el que convivía con 120 internos.  El 28 de noviembre salió de ese lugar y fue enviado a Estados Unidos.

En la Ciudad de México a Iván Adrián Pizaña, El Ivancito, la PGJDF le comprobó en 2007 su participación en siete homicidios, aunque él aseguraba haber perpetrado una veintena. Al momento de su captura en ese año contaba con 16 años, por lo que pasó cinco años en internamiento.

Al salir cometió otro asesinato. Se escondió en casas de familiares, pero finalmente fue detenido el pasado 11 de enero.

La mañana del 5 de mayo, Alan Enrique y Miguel Ángel, ambos de 16 años, fueron capturados al ser señalados de haber matado a un hombre en la delegación Iztapalapa, crimen que fue encargado por la ex pareja de la víctima. La mujer les pagó cantidad de tres mil pesos.

Sugieren estudiarlo

Ramoncinto de 15 años deberá ser sometido a estudios para conocer el grado de sicopatía, trastorno sicológico en el que una persona no puede empatizar ni sentir remordimiento por sus actos.

Manuel González Oscoy, investigador de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México, señaló que a través de este análisis se puede comprobar si el menor fue capaz de cometer los homicidios que confesó.

Tendríamos que observar qué obtenía él con los asesinatos, no sólo en cuestión de dinero... Para qué usaba el dinero, cuáles eran sus objetivos y en un momento dado detectar las carencias para tratar  de subsanarlas”, explicó González Oscoy.

 Juan Martín Pérez García, presidente de la Red por los Derechos de la Infancia en México, lamentó este caso y el de los menores asesinados por presuntos nexos con el narcomenudeo en la delgación Gustavo A. Madero, pues “se tiene que reconocer que hay adolescentes que son víctimas de narcoexplotación”.

 

pdg

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios