BILBAO, 5 de septiembre.- Estados Unidos, gran favorito al oro en el Mundial de basquetbol, cerró la primera fase invicto, con otra cómoda victoria ante Ucrania por 95-71.

La victoria en el primer partido de este grupo de Nueva Zelanda ante Finlandia (67-65) obligaba a los ucranianos a vencer al equipo estadunidense para clasificarse a los octavos de final.

Y los europeos plantaron cara durante 15 minutos (27-25, a su favor), pero los estadunidenses rompieron el partido con un parcial de 5-19 antes del descanso que bajó a la tierra a los ucranianos.

En el segundo tiempo, ya con los ucranianos entregados, Estados Unidos se dedicó a lo que más le gusta hacer, dar espectáculo, con ofensivas que rondaban siempre los 15 puntos y que los europeos lucharon porque no se fueran mucho más adelante, aunque al final del partido la realidad se impuso y la diferencia acabó siendo de 24.

En un día en el que no estuvieron especialmente brillantes los hombres altos, fueron los jugadores del perímetro los que guiaron al equipo hacia la victoria.

El más destacado en el bando estadunidense fue James Harden, máximo anotador del partido con 17 puntos, además de cinco asistencias, tres rebotes y dos robos de balón.