VIENA, 4 de septiembre.- La Comisión Disciplinaria de la liga de futbol regional del Tirol austríaco emitió una sanción ejemplar, de 70 partidos de suspensión, contra un jugador acusado de atacar a un árbitro, informa hoy un diario local tirolés.

El incidente sucedió el sábado pasado durante un partido de la liga regional amateur del estado federado de Tirol, entre el SPG Innsbruck West y el SK Rum.

Pocos minutos antes de terminar el encuentro, el defensa Ismail Gündüz, de SK Rum, asegura haber sido atacado por el arquero del equipo contrario.

Furioso ante la falta de un silbido, el jugador le propinó un cabezazo al árbitro, quien sufrió una herida en un labio y decidió suspender el encuentro para ser tratado en un hospital cercano.

En declaraciones al diario Tiroler Tageszeitung (TT), Gündüz, de 26 años, asegura que todo es un malentendido, que sólo se resbaló y que le dio sin querer un golpe en la boca al colegiado, quien tuvo que ser hospitalizado tras el incidente, sucedido el pasado sábado.

Sin embargo, la comisión de la liga no le creyó y decidió suspender al agresor durante 70 partidos por atacar a un colegiado, ser responsable de la interrupción de un partido y por comportamiento incorrecto contra un oficial de partido.

En declaraciones que publica hoy TT, el director deportivo del SK Rum, Matthias Waldegger, se muestra satisfecho con la sanción contra su propio jugador.

En nuestro campo (este jugador) ya no jugará más", señala Waldegger y anuncia que el sancionado será expulsado del club.

Gündüz, por su parte, insiste en que el veredicto en su contra es una "locura" y adelanta que estudia recurrir la decisión.

El jugador dice, además, que es víctima de una campaña en su contra, recuerda que se disculpó enseguida ante el colegiado y asegura que desde el incidente tiene problemas de insomnio.

ald