CIUDAD DE MÉXICO, 4 de septiembre.- Los Halcones Marinos de Seattle abren la temporada 2014 de la NFL con el objetivo de convertirse en la octava franquicia en la historia en ganar dos Super Bowls consecutivos, pero el largo camino hacia el título tendrá un inicio por demás complicado al enfrentar en casa a los Empacadores de Green Bay.

Seattle mantuvo a la misma base de jugadores que se coronaron en el Super Bowl XLVIII, comenzando por el quarterback Russell Wilson, el corredor Marshawn Lynch, el esquinero Richard Sherman y el safety Earl Thomas, por lo que son los grandes favoritos para repetir el título de la NFL.

Sin embargo la tarea no es sencilla.

A lo largo de los años solamente ocho equipos han repetido triunfos en el Súper Domingo, comenzando por Green Bay (1967-68), y continuando con Miami (1973-74), Pittsburgh en dos ocasiones (1975-76 y 79-80), San Francisco (1989-90), Dallas (1993-94), Denver (1998-99) y los Patriotas de Nueva Inglaterra en las ediciones XXXVIII y XXXIX del Super Bowl.

De  esos siete equipos, Green Bay, Pittsburgh y Denver lo lograron tras ganar por primera vez un anillo de campeón de la NFL.

Y si la tarea será complicada, no habrá mejor prueba para los dirigiduios por Pete Carroll que enfrentar a Green Bay, que en su última visita al CenturyLink Field culminó de manera dramática con una jugada controvertida tras un pase de 24 yardas de Wilson a su receptor Golden Tate en la última jugada del partido para ganar 14-12.

“Hemos estado esperando que esto ya comenzara”, apuntó el coach de los Halcones Marinos, Pete Carroll, quien tiene marca de 15-1 como local en las pasadas dos temporadas y 17-1 con playoffs incluidos, además de tener la tercera mejor racha ganadora como locales en partidos inaugurales con cinco.

Sin embargo, Green Bay ha ganado 53 juegos inaugurales como visitantes, la mejor marca de la NFL y el cuarto mayor porcentaje de triunfos en arranques de campaña fuera de casa (.582, 53-38-2) en la historia.

Seattle fue el mejor equipo a la defensa en 2013, al permitir un promedio tan sólo 14.4 puntos y 273.6 yardas por partido, para acabar con una marca de 13-3.

Con esa defensa, casi intacta en comparación a la temporada anterior, y con una mejoría y madurez notable del quarterback Wilson, y un saludable receptor Percy Harvin, Seattle estará nuevamente en la élite de los mejores en la NFL.

Por si fuera poco, Lynch suma cuatro mil 624 yardas desde que llegó a Seattle en 2010, y acumula 41 touchdowns.

“Ellos juegan con mucha confianza, aunque son un poco arrogantes, y jugar en su casa siempre es muy complicado”, expresó el quarterback de los Empacadores, Aaron Rodgers.

Su contraparte de hoy, Wilson, tuvo un rating para pasador de 101.2 en 2013, el séptimo mejor de la liga, y como local fue de 112.8, el mejor en casa sólo por detrás de los de Drew Brees (Nueva Orleans) y Peyton Manning (Denver).

Además suma 28 triunfos en sus dos años como profesional contando postemporada, la mayor cantidad en la historia.

“Creo que todos están muy impresionados con su ofensiva”, dijo el coach de Green Bay, Mike McCarthy. “Sobre Russell Wilson y su habilidad para mantener en distancia a las defensas porque nunca sabes si va a correr o va a lanzar.”

Los Empacadores se preparan para tener nuevamente a Rodgers drante toda la temporada tras perderse siete partidos en 2013 por una lesión de clavícula.

 

La nueva normatividad en el emparrillado

La NFL no está entre las ligas deportivas mejor organizadas del mundo por pura casualidad. Es un trabajo de muchos años, de innovar, de intentar y fallar. De mantener una evolución en cuanto a dirección organizacional y directiva. Y lo más importante: el trabajo en el emparrillado.

La NFL implementará para esta temporada un nuevo conjunto de reglas.

Una de ellas, enfocada a la seguridad de los jugadores, énfasis desde la llegada de Roger Goodell al mando de la Liga. Ahora se prohibirá que un jugador bloqueador ruede sobre la pierna del jugador al que está bloqueando, buscando reducir significativamente las lesiones, especialmente entre los linieros.

Dos de las cinco nuevas reglas están enfocadas al uso de la repetición instantánea: los oficiales también podrán revisar a partir de esta campaña al equipo que recupera un balón luego de un fumble, lo que se conoce como la “Regla NaVorro Bowman”, en honor a la polémica jugada en la Final de la NFC de la temporada 2013, cuando el linebacker de San Francisco hizo una clara recuperación de un balón suelto de Seattle, que no fue otorgado por los árbitros.

Además, para mejorar los resultados de las revisiones, los oficiales podrán consultar con miembros del departamento de árbitros de la NFL durante las mismas para tomar su decisión.

Y aunque no es una nueva regla, esta campaña, los árbitros harán énfasis en marcar los contactos en el campo entre defensivos perimetrales y jugadas de pase, lo que es conocido como la “Regla Pete Carroll”, luego de que sus Halcones Marinos de Seattle contuvieran de manera física el explosivo juego aéreo de Denver durante el Super Bowl.