GRAN CANARIA, 4 de septiembre.- México volvió a jugar bien sólo dos cuartos y perdió ante Australia 62-70, pero mantiene sus opciones de clasificar para octavos si gana hoy a Corea del Sur.

Los australianos se mostraron superiores tras el descanso y los mexicanos sufrieron el dominio del juego interior de Australia, liderada por Aaron Bynesy quien terminó con 21 puntos. Por México, Gustavo Ayón terminó con 11 puntos y nueve rebotes para ser el mejor del tricolor.

Los mexicanos tuvieron muchos problemas para contener de inicio el juego interior de los australianos, quienes lograron mandar en los primeros minutos y contar con una máxima ventaja de 8 puntos (8-16, minuto 6:30).

La estrella mexicana Gustavo Ayón estaba muy solo para pelearse con los hombre altos australianos, y Héctor Hernández no tuvo un día tan acertado en el tiro como la víspera ante Angola.

Sin embargo, los mexicanos encontraron una estimable ayuda desde el banco y los suplentes anotaron 10 puntos en el primer cuarto, que sirvieron para llegar con desventaja mínima al final del cartón (19-22).

Dos triples de Orlando Méndez y una canasta de Paul
Stoll permitieron un parcial de 8-0 al inicio del segundo cuarto que propició la mayor ventaja antes de la pausa (31-35).

Los australianos reaccionaron y de la mano de Aaron Bynes y Brad Newley, 22 puntos entre ambos en 20 minutos, llegaron al descanso de nuevo con una ventaja mínima (32-33).

Los oceánicos, apoyados por su control en el rebote (32, 10 de ellos ofensivos), rompieron el partido en el tercer cuarto, con un parcial de 13-26 y en el que llegaron a dominar por 16 puntos.

El campeón del FIBA Américas, no obstante, no se rindió y en los tres primeros minutos del cuarto decisivo se apuntó un parcial de 10-2, con dos canastas de Ayón y dos triples de Marcos Ramos.

A ambos equipos les entró entonces el miedo a ganar por lo mucho que se jugaban y estuvieron cuatro minutos sin anotar.

En esos últimos tres minutos, los australianos tiraron de su mayor experiencia para acabar imponiéndose por 62-70.

Pese a la derrota, México mantiene buena parte de las opciones de clasificarse para los octavos de final en su regreso a un Mundial del basquetbol tras 40 años de ausencia. Aunque de conseguirlo su rival será la poderosa escuadra de Estados Unidos.

En el camino más fácil para conseguirlo, la Tricolor deberá derrotar hoy a Corea del Sur, una selección que no conoce la victoria en el torneo.

En caso de conseguirlo, sólo una sorpresa mayúscula que sería en triunfo de Angola sobre Australia por una amplia diferencia podría evitar el pase.