CIUDAD DE MÉXICO, 3 de septiembre.- Fue hasta el tercer partido que México mostró el nivel que lo llevó de vuelta a una justa mundialista tras 40 años de ausencia. La Selección Nacional derrotó 79-55 a Angola y con ese triunfo avivó sus esperanzas por avanzar a octavos de final en la justa que se realiza en España.

Los tricolores ahora enfrentarán a Australia y el jueves a Corea del Sur en busca de ser uno de los cuatro mejores del Grupo D.

La efectividad en los disparos de tres puntos, una férrea defensiva en la segunda mitad y cometer menos errores fueron las claves para que los tricolores ahora marchen en cuarto sitio de su sector tras el triunfo.

El inicio del encuentro ante los campeones africanos no fue sencillo y fue hasta que Jorge Gutiérrez asistió a Francisco Cruz que los mexicanos abrieron el marcador cuando faltaban menos de ocho minutos en el primer periodo. El parcial culminó con la delantera de Angola 20-15.

México afrontaba un duelo fundamental en sus aspiraciones de colocarse entre las 16 mejores selecciones del torneo y en el segundo periodo un par de disparos de Román Martínez colocaron el duelo 27-25 a favor de los africanos, y a continuación, una clavada del capitán Gustavo Ayón marcó el punto de despegue de los tricolores hasta el triunfo.

No nos metimos en el tema físico, con ellos debíamos jugar de una manera totalmente diferente”, comentó Ayón después del triunfo, el primero en cuatro décadas para el combinado nacional en una justa del orbe.

México hiló ocho puntos sin respuesta con lo que asumió la delantera y el control en la duela. Encendido desde la línea de tres, Héctor Hernández anotó nueve puntos para poner a la selección con una ventaja de 12 unidades, que prácticamente sentenció en el encuentro.

La efectividad desde el perímetro fue sobresaliente al embocar 12 de 26 triples. Hernández fue el mejor con seis aciertos.

Hernández, quien acaba de fichar por el Maccabi Haifa de la liga de Israel, encabezó el ataque mientras Ayón añadió 17 y 12 rebotes.

Estamos felices. Salieron las cosas como queríamos. Pienso que la defensiva nos mantuvo en el juego y nos dio ritmo a la ofensiva. Ayudaron los triples, pero los descontrolamos con la defensa que hicimos”, comentó Hernández.