INDIANA, 2 de septiembre.- La NFL suspendió al propietario de los Potros de Indianápolis, Jim Irsay, por los primeros seis partidos de la temporada y le impuso una multa de 500.000 dólares por quebrantar su código de conducta.

Irsay fue sancionado por la liga el martes, casi inmediatamente después que se declaró culpable ante un tribunal por un delito menor derivado tras ser detenido por conducir en estado de intoxicación en marzo.

El comisionado Roger Goodell informó que Irsay no podrá ingresar a las instalaciones del equipo. Tampoco podrá acudir a los entrenamientos y partidos, y no podrá representar a los Potros en reuniones y eventos.

He indicado en numerosas ocasiones que los dueños, el personal administrativo y los entrenadores tienen una mayor responsabilidad que los jugadores", le dijo Goodell a Irsay en una misiva que fue difundida por la NFL.

Fue algo que conversamos durante nuestra reunión y expresaste respaldo a ese punto de vista, reconociendo que los dueños debe someterse al mayor de los estándares".

Irsay reconoció en un comunicado de prensa que cometió un error en marzo.

"Asumo las responsabilidades por las consecuencias de ese error, del cual sinceramente me quiero disculpar a nuestra comunidad y a todos los fanáticos de los Potros", dijo Irsay.

A primera hora del martes, Irsay reconoció ante un juez que conducía bajo el efecto de dos analgésicos cuando fue detenido el 16 de marzo, cerca de su residencia en Carmel, un suburbio de Indianápolis.

Irsay tendrá que pasar un año bajo libertad condicional, con una prohibición de consumir bebidas alcohólicas. Su licencia de conducir quedó suspendida por un año.

cmb