KANSAS CITY, 1 de septiembre.- Alex Smith no tuvo muchas opciones cuando fue transferido de San Francisco to Kansas City el año pasado.

Pero cuando se trató de quedarse con los Jefes sí tuvo la última palabra.

Un día después de firmar una extensión de contrato que asegura su futuro hasta la temporada de 2018, Smith se dijo aliviado de que ahora puede concentrarse totalmente en el fútbol americano, en vez de preocuparse de las negociaciones que duraron meses y amenazaban con distraerlo durante la campaña.

Aunque no quieras pensar en esos asuntos, no puedes evitar tenerlos en la cabeza y pensar en que tu contrato está en juego. En ocasiones puedes ser una distracción. Era mi deseo que se arreglara y estoy muy contento por eso", dijo Smith.

Smith dijo que había dejado claro a su agente, Tom Condon, que quería que el asunto se arreglara antes del comienzo de la campaña. El gerente general de los Jefes, John Dorsey, dijo que su objetivo era el mismo.

Smith ganará 7,5 millones de dólares esta campaña, el último año de su contrato con los 49ers que fue absorbido por los Jefes. Por la extensión recibirá 68 millones de dólares, 45 de ellos garantizados, dijo una persona con conocimiento de la situación que pidió el anonimato porque los detalles de la operación no se revelaron.

Cuando se le preguntó si los Jefes no quedarán con poco margen en el tope salarial tras el trato, Dorsey dijo: "No quiero entrar en detalles pero ambas partes salimos ganando".

El año pasado Smith llegó al puesto de mariscal de campo en un equipo que había ganado dos partidos en 2012 y tuvo la mejor actuación de su carrera al lanzar para 3.313 yardas de ganancia y 23 touchdowns por sólo siete intercepciones.

Llevó a Kansas City a un arranque de 9-0, una marca de 11-5 y llegaron a postemporada, en la que pasó para 378 yardas y cuatro touchdowns en una derrota por 45-44 ante los Colts.

cmb