BILBAO, 27 de agosto.- El Athletic Club seguirá en la Liga de Campeones tras imponerse hoy por 3-1 al Nápoles en un partido en el que Marek Hamsik adelantó a los de Rafa Benítez, pero en el que apareció Aritz Aduriz al rescate con dos tantos que remontaron el marcador y que terminó con un último gol de Ibai Gómez.

Al final (4-2 global) para el Athletic en una eliminatoria en la que todo se decidió en el último cuarto, el segundo tiempo del partido de hoy. Hamsik recuperó la fe para el Nápoles en el minuto 46, con un tiro desde la frontal, pero Aduriz apareció en el 61 y el 69, con dos goles de '9' puro para devolver la ventaja con la que había salido de San Paolo el Athletic hace siete días.

En el primero, remató con eficacia y sin dejarse llevar por los nervios en el segundo palo; y, en el segundo, les robó la cartera a Raúl Albiol y Rafael en una indecisión colectiva de la defensa visitante. Ibai Gómez cerró el marcador con disparo raso a la salida del meta brasileño.

El Athletic estará mañana en el sorteo de la Fase de Grupos de la Champions League por segunda vez en su historia y procurará salir de ella como no pudieron los Julen Guerrero, Joseba Etxeberria e Ismael Urzaiz y compañía hace ya 16 años, a los que les faltó un poco de fortuna para llegar a las eliminatorias finales.

50 mil aficionados en San Mamés

Comenzó el partido con la tensión propia de un partido de la trascendencia del de hoy, con la continuidad en la Liga de Campeones en juego.

A pesar de ello, el Athletic salió decidido a mantenerse fiel al estilo que tanto éxito le dio la temporada pasada, muy concentrado en defensa y procurando llevar la iniciativa del juego.

No le dio muchos réditos ofensivos de inicio ese comportamiento al conjunto rojiblanco, pero si le sirvió para mantener muy alejados a los rivales de Iraizoz, especialmente Higuaín, la pieza clave napolitana.

Los únicos peligros en la primera mitad del conjunto italiano fueron tres lanzamientos lejanos de Callejón, Higuaín y Jorginho, en los minutos 7, 16 y 30. El primero muy alto, el segundo ajustado al palo, pero al lateral de la red y el tercero despejado a córner en la frontal.

Más daño hicieron los de Valverde, que contaron con dos ocasiones clarísimas para adelantarse en el marcador. En las dos a Gurpegui y Laporte, los dos centrales rojiblancos, les faltó el instinto de un delantero de área.

Gurpegui remató fatal en el área pequeña y con toda la portería para él un córner que le puso en la cabeza Beñat en el minuto 23. Cuatro minutos después, a centro de Muniain, Laporte le emuló en el segundo palo. En esa ocasión su remate fue de volea con el pie derecho y la meta de Rafael estaba ya totalmente desguarnecida.

Aduriz, Gurpegui y Beñat trataron en otras ocasiones de hacer valer el dominio de su equipo, pero la cosa quedó al descanso como había empezado, con la escueta pero valiosa ventaja que le dio al Athletic el 1-1 de la ida.

Poco le duró el tesoro al conjunto bilbaíno que cedió un tanto en una jugada que no amenazaba tanto peligro. Un balón colgado al área que Balenziaga devolvió a la frontal y que Hamsik enganchó sin demasiada fuerza para alojarlo junto al palo izquierdo de Iraizoz, que no llegó a tiempo para despejarlo.

Primer partido que se disputa en el nuevo San Mamés cerrado al completo en su estructura

Como tampoco llegó Rafael junto al mismo palo de su portería un cuarto de hora más tarde tras el remate de Aduriz tras un córner botado por Ibai, que había entrado poco ante en el primer movimiento de banquillo de Valverde. Igualada restablecida, pero ya sin ventaja para nadie.

Balenziaga un poco antes ya le había probado desde lejos al meta brasileño, que había reaccionado bien.

Se alocó un tanto el partido con el empate a uno y el partido fue más de ida y vuelta. Y en esa dinámica volvió a aparecer Aduriz, que les robó la cartera a Albiol y Rafael en un mal entendimiento entre ambos a un balón largo local sobre la frontal.

Tardaron en decidirse el central valenciano y el meta brasileño y Aduriz, que no cejó en el empeño, se hizo con el balón para marcar a puerta vacía.

Y no se quedó ahí la remontada del Athletic, que aún marcó un tercer tanto ya con el juvenil Unai López sobre el césped. Precisamente fue Unai López el que generó la jugada, en principio destinada a un Aduriz en claro fuera de juego. El ariete persiguió el balón pero se paró ya cuando lo alcanzaba porque llegaba desde otra banda Ibai para remachar la jugada.

Un par de lujos de Unai López, un taconazo, e Iturraspe, una ruleta, ahondaron en una fiesta rojiblanca más multitudinaria que nunca porque jamás habían podido estar 50 mil en San Mamés. Medio centenar de miles de aficionados que disfrutaron a rabiar en los últimos minutos y que se entregaron a Muniain cuando fue sustituido por Valverde.

En medio de la algarabía bilbaíno, Aduriz pudo completar un triple, pero el remate en el área pequeña se le marchó, increíblemente, por encima del larguero.

 

Alineaciones:

3 - Athletic Club: Iraizoz; De Marcos, Gurpegui, Laporte, Balenziaga; Iturraspe, Rico, Beñat (Ibai Gómez, min.58); Susaeta (Unai López, min.72), Muniain (San José, min.85) y Aduriz.

1 - Nápoles: Rafael; Maggio, Albiol, Koulibaly, Ghoulam (Britos, min.56); Jorginho, Gargano; Mertens (Zapata, min.77), Hamsik (Insigne, min.70), Callejón; e Higuain.

Goles: 0-1, min.46: Hamsik. 1-1, min.61: Aduriz. 2-1, min.69: Aduriz. 3-1, min.74: Ibai Gómez.

Árbitro: Cüneyt Cakir (Turquía). Mostró tarjeta amarilla a los locales Susaeta, y a los visitantes Ghoulam, Higuaín y Gargano.

ald