MOSCÚ, 27 de agosto.- El presidente de Rusia, Vladimir Putin, inauguró el miércoles un nuevo estadio en el que se jugarán partidos del Mundial 2018, el Otkrytie Arena en Moscú.

El estadio, en el noroeste de la capital rusa, será además la sede del equipo local Spartak.

415.17 millones de dólares, el costo del estadio

Putin llegó en un helicóptero y recorrió el estadio, que tiene una capacidad para 42 mil personas. Además se reunió con exjugadores y juveniles del club moscovita.

"Este estadio está listo para uno de los clubes más queridos de Rusia", dijo Putin. "La construcción de estadios como éste ayuda a impulsar el desarrollo del país", añadió.

La obra demoró siete años y costó 15 mil millones de rublos (415.17 millones de dólares).

La capacidad del estadio puede ampliarse a 45 mil espectadores, algo que la FIFA preferiría.

El primer partido será un amistoso entre el Spartak y el Estrella Roja de Belgrado el 5 de septiembre.

ald