CIUDAD DE MÉXICO, 26 de agosto.- Gustavo Ayón es el mariscal de la selección mexicana; el jugador trascendental en la transición del basquetbol de este país en los últimos 12 meses, que culminó con su retorno después de 40 años al Campeonato Mundial.

Bajo su mando, el equipo de México recuperó una dosis de protagonismo en las duelas de su región, de su continente y ahora espera hacerlo a nivel mundial.

Ayón fue pieza clave en los últimos torneos ganados por su representativo: el Campeonato FIBA Américas en Caracas, Venezuela 2013, con el que México se clasificó al Campeonato Mundial España 2014; y el Centrobasket 2014 de hace dos semanas en Tepic, Nayarit, y que le garantizó su participación en los Juegos Panamericanos Toronto 2015 y el Preolímpico rumbo a Río 2016.

En ambos torneos, Ayón estuvo como capitán del equipo mexicano y en los dos fue distinguido como el Jugador Más Valioso.

El "Titán", como apodan al ala-pivot de 29 años, es un hombre de selección, representativo al que no le tiene reservas. Jugó el Centrobasket recién dado de alta de una operación en el hombro derecho, y siempre que fue requerido, entregó buenas cuentas.

Con Ayón como líder, el equipo mexicano clasificó por primera vez en 39 años al Campeonato Mundial de Basquetbol, mismo lapso que necesitó para ganar de nueva cuenta el Centrobasket tras lograrlo por última vez en 1975.

Luego de tres temporadas en la NBA estadunidense, donde ha jugado con cuatro equipos desde el 2011, Ayón regresará a España, país en cuya Liga, la ACB, vivió su despegue con el Fuenlabrada en la temporada 2010-11, en la cual se le reconoció con el premio al Jugador Revelación.

Con Gustavo Ayón a la cabeza, México, que tendrá como sede la provincia de Gran Canaria para enfrentar a Lituania, integrará el Grupo D del Mundial junto con las selecciones de Angola, Corea del Sur, Eslovenia y Australia, en el evento internacional a disputarse a partir del sábado 30 de agosto.

jhn