CIUDAD DE MÉXICO, 26 de agosto.- Una conmovedora historia de valores se vivió en el deporte el pasado fin de semana. Los mellizos Steen y Peder Madrup fueron aplaudidos por su hazaña: lograron terminar el Ironman de Copenhague.

Lo sobresaliente, es que Peder nació con parálisis cerebral, que lo obligó a pasar su vida en una silla de ruedas. Pero gracias a la ayuda de su hermano, quien nadó, pedaleó y corrió con él, pudo completar la ardua prueba.

La primera vez que compitieron juntos fue el año pasado, donde emplearon dos horas y 16 minutos, donde hicieron un medio maratón.

Con el paso del tiempo, fueron incrementando la dificultad.

El pasado fin de semana cruzaron la línea de meta con una tremenda ovación y con un tiempo de 15 horas y 32 minutos.

Steen nadó 3.8 kilómetros, recorrió en bicicleta 180 km y corrió 42.2 kilómetros, todo el tiempo con su hermano al lado.

ald