PACHUCA, 24 de agosto.- En el minuto 75 la mayoría de los aficionados que asistieron al estadio Hidalgo se levantaron para despedir entre aplausos a Matías Alustiza. No era para menos, el argentino fue el autor de los tres goles que acabaron con la racha de cinco partidos invicto del Atlas y permitió la victoria del Pachuca por 3-1.

Facundo Erpen nunca entendió el estilo de su compatriota. Matías Alustiza, a pesar de su 1.67 metros de estatura, lo superó por aire y anotó el 1-0. En el complemento, Erpen fue el último de los tres zagueros, además del portero, que Alustiza gambeteó para anotar el 2-0. El atacante cerró la noche con un tercer tanto por la vía penal.

Enrique Meza dio con la clave para terminar con el encanto que logró Tomás Boy en el inicio del torneo. Velocidad fue la fórmula que utilizó el técnico de los Tuzos para liquidar el invicto del Atlas. Alustiza y Lozano fueron inalcanzables para los zagueros rojinegros y Federico Vilar tuvo poca responsabilidad en los tres goles de su rival.

Hubo escasas menciones para Óscar Pérez, el Conejo estuvo a tiempo en los disparos del chileno Rodrigo Millar y Enrique Esqueda, aunque su elasticidad no fue suficiente para detener el disparo de Arturo González, que representó el 3-1 al final del partido.

Alustiza dominó la escena. Sus tres goles, el segundo de gran calidad, rompieron con el buen inicio del Atlas. Los Zorros se aferraron a rescatar algo en los últimos minutos, y Tomás Boy aumentó sus elementos de ataque, pero el daño hecho por el Chavo Alustiza fue irreparable. Los rojinegros tropezaron en el estadio Hidalgo.