MADRID, 22 de agosto.- Atlético de Madrid esperó 15 años para volver a vencer en el Estadio Vicente Calderón al Real Madrid, pero valió la pena una vez que lo hizo este viernes por 1-0 (2-1 global) para conquistar la Supercopa de España 2014.

El autor del gol que significó el segundo campeonato de esta índole para el “Atleti”, fue obra del reciente fichaje, el atacante croata Mario Mandzukic, quien perforó las redes a los dos minutos de juego.

El atacante mexicano Raúl Jiménez disputó 17 minutos y con escasos días como nuevo elemento “colchonero”, ya festejó su primer campeonato en España.

Atlético de Madrid arropado por su afición, salió desde el inicio a presionar, táctica que le dio frutos ante un Real Madrid, que tardó en reaccionar, cuando lo hizo, ya estaba abajo en el marcador.

Apenas a los dos minutos de juego, cuatro pases fueron suficientes para que el “Atleti” se pusiera 1-0 con el disparo raso de Mandzukic, tras el despeje largo del portero Miguel Moya, el mal cabezazo del defensa Raphael Varane y la asistencia de Antoine Griezmann. Poco pudo hacer el guardameta Iker Casillas.

Tras el gol rojiblanco, el guión del cotejo se escribió con un Atlético de Madrid bien plantado atrás y un Real Madrid con la posesión del balón, pero sin muchas ideas para abrir el cerrojo local.

Fue hasta el minuto 18 cuando la visita mandó el primer aviso con disparo del galés Gareth Bale, quien junto al colombiano James Rodríguez, tomó la batuta en el ataque, ante la mirada del portugués Cristiano Ronaldo desde el banquillo. El luso no fue titular por precaución a causa de molestias musculares.

James estuvo cerca del empate, pero su remate fue atajado por Moya y cerca de la línea de gol, la zaga rojiblanca despejó el balón al 25'.

Un minuto más tarde el show se dio en el banco local, el técnico argentino Diego Simeone por tanto alegar fue expulsado, lo que ocasionó incluso dos 'zapes' del timonel al cuarto árbitro Antonio Santos.

Pasada la media hora de juego, el colombiano remató de cabeza apenas desviado y en otra acción tocó a Bale, quien de zurda dejó escapar la igualada con disparo de izquierda desviado del arco de Moya.

Antes del descanso, el Atlético de Madrid atacó con disparo lejano de Raúl García bien atajado por Casillas, además el mismo jugador rojiblanco falló un cabezazo a bocajarro tras el cobro de un tiro de esquina.

5 títulos suma el Atlético bajo el mando de Simeone

En el segundo lapso, el entrenador italiano Carlo Ancelotti envió el mensaje de ataque con el ingreso de Ronaldo, pero fue el Real Madrid el que sufrió en grande en los primeros instantes.

Raúl García estrelló su remate en el travesaño y con manotazo Casillas evitó el contrarremate. Instantes después, el mismo “8” del Atlético puso a temblar a “los blancos” con disparo muy cerca del ángulo derecho.

Hasta la hora de partido, los “merengues” tocaron la puerta con desborde de “CR-7”, pero el uruguayo Diego Godín cerró a tiempo ante el remate de un discreto Karim Benzema. Después Ronaldo se animó de larga distancia, pero el balón fue a las manos de Moya.

Atlético de Madrid se mostró cómodo en lapsos del partido, comenzó a tocar el balón de un lado a otro con cierta tranquilidad, incluso Koke y Griezmann pusieron en aprietos el arco visitante, el primero con disparo lejano y el segundo con tiro raso cuando Mandzukic estaba solo para empujar el balón a gol.

Real Madrid fue incapaz de emparejar las acciones del cotejo, Moya no fue exigido y conforme trascurrió el tiempo, el equipo local estuvo más cerca del segundo tanto.

Ya con el mexicano Raúl Jiménez (entró al 73 por Griezmann) los rojiblancos no vieron en peligro la obtención del título y cerraron así una pequeña venganza de lo ocurrido en Champions.

El partido se volvió fastidioso para el Real, que en el tiempo de compensación se quedó con 10 elementos por la desesperación de Luka Modric, lo que adelantó el festejo del público rojiblanco, que en ningún momento dejó de animar a su escuadra.

fdr