CIUDAD DE MÉXICO, 21 de agosto.- La pregunta que se hacen los fanáticos mexicanos a Fórmula 1, y algunas personas que han seguido la trayectoria de Esteban Gutiérrez  es ¿qué sucedió con aquel piloto agresivo y dominante en las categorías de desarrollo? Las críticas no cesan, pero el regiomontano no se distrae en ellas, piensa en que su meta es sumar puntos en la segunda parte de la temporada que reinicia este fin de semana con el Gran Premio de Bélgica.

El actual integrante del equipo Sauber arribó al Gran Circo con un palmarés que ningún otro nacional había tenido. Campeón de la Fórmula BMW Europea y GP3 Series, piloto de desarrollo de la escuadra suiza y protegido de BMW; las expectativas eran altas, pero tras una temporada y media únicamente ha terminado entre los 10 primeros en una carrera, Japón 2013. Ante ello los ataques llegan, pero él defiende sus actuaciones.

“Aún estoy ahí. El trabajo que estoy haciendo es con mucho más dedicación  que lo que hacía en ese entonces. Soy mucho más profesional, he crecido como persona y como piloto. No he podido demostrarlo porque no he tenido las herramientas para exhibir lo que puedo hacer y para que los demás puedan evaluarme.”

Calmado y fiel a su estilo de no caer en presiones, tal como lo demostró en 2009 cuando las situaciones no mejoraban en la Fórmula Tres Euroseries, el piloto regiomontano piensa que tarde o temprano contará con un auto competitivo y aquellos que lo criticaron podrán hacer un mejor juicio. 

“Los momentos buenos vendrán, en esos, todos podrán evaluar mejor mi carácter y decir cuál era mi modo de ser”, expresó en entrevista el mexicano.

“Siempre he sido un piloto muy determinante, siempre he tratado de ser justo con mis competidores y al mismo tiempo ser agresivo, en la justa medida. He tomado riesgos, es parte del proceso...es una transición por la que estoy pasando.”

¿A qué se debe el mal paso de Esteban? Gran parte de la carga es del equipo. Sauber se encamina a su peor campaña de la historia, cero puntos. De ser exitosos en 2012, diversos pasos se han dado para llegar a esta crisis

La salida del ingeniero diseñador James Key, el nombramiento de Monisha Kaltenborn como directora general en sustitución de Peter Sauber, y la baja recaudación de presupuesto, que han llevado a una deuda difícil de pagar, son parte de la historia de terror que han afectado al equipo del mexicano.

“Monisha administra bien. Ha hecho su mayor esfuerzo y un buen trabajo, pero falta personal y una mejor estructura de trabajo”, identificó Gutiérrez quien ve como surgieron estos problemas desde la campaña anterior. “El año pasado estábamos un poco mejor, este 2014 la situación cambió bastante. No es favorable, pero al mismo tiempo con las personas que trabajo, ingenieros y mecánicos, existe un buen espíritu.”

Sin embargo,  sabe que la Fórmula 1 no perdona, y los tiempos de los pilotos pueden ser cortos, e incluso, gente con talento ha quedado fuera al verse en una situación similar, con un monoplaza poco competitivo. Por ello, el dejar a Sauber no sólo es palabrería, es una realidad, una situación que preocupa a los suizos y es que eso involucraría perder el dinero de Carlos Slim Domit.

“Estamos buscando un mejor auto, que nos permita ser competitivo. Puede ser en otro equipo, o en Sauber si es que las situaciones correctas se presentan”, sentencia el mexicano quien desde el inicio de su carrera se puso como objetivo alcanzar la Fórmula 1, para después, convertirse en campeón del mundo; un punto de donde no quita el dedo del renglón.