CIUDAD DE MÉXICO, 21 de agosto.- Sergio Omar Gastélum, jugador en su temporada 20 en Liga Mexicana de Beisbol, ha aportado algo más que su experiencia con una gran actuación con Diablos Rojos del México.

Cuando la directiva escarlata planeó un equipo con jóvenes para este año, contempló dejar a peloteros de experiencia que los pudieran arropar. Sergio Omar fue considerado para permanecer sobre jugadores como Mario Valdez, Óscar Robles y Carlos Valencia. El sonorense  respondió con una temporada de .324 con 59 producidas en 95 encuentros.

“Ha sido una temporada muy buena, trabajamos muy fuerte y con la gran responsabilidad con este equipos lleno de jóvenes y que han respondido a  las expectativas que nadie esperaba”, expresó Gastélum.

“Yo llegué el año pasado y puse mis números, hice mi trabajo, pero uno en esto siempre está expuesto a  un día estar y mañana no, son ciclos”, explicó el sonorense, que en 2013, su primer año con los pingos, bateó .340 con 41 impulsadas.

Diablos Rojos, que para algunos expertos este año no avanzaría a la postemporada, terminó la temporada regular con 70 triunfos  con una ventaja de 9.5 partidos del segundo  lugar, además aseguraron la cima de la Zona Norte con ocho juegos por disputarse aún del rol regular.

 “Nosotros sabíamos que íbamos a calificar, que sí iba a ser duro, pero el trabajo fuerte nos fue recompensando. El equipo se fue adaptando y aunque al principio de la temporada estuvimos batallando, tuvimos un buen cierre y  una gran temporada.

“El talento (de los jóvenes) siempre existió, y con el arropo que dimos los jugadores de experiencia y los extranjeros, sabíamos que podíamos hacer un gran grupo. Ellos son nuevos en Liga Mexicana, pero en la Academia y en sucursales ya habían demosotrado su talento”, explicó Gastélum

El obregonense, a quien en         muchas ocasiones durante la temporada le tocó definir partidos, habló del rol que desempeña dentro del dugout donde además de  ser un consejero para los pelotero convive con ellos como un compañero más.

“Siempre tienes que aportarles tu experiencia, hablar con ellos, recomendarles pero también te tienes que abrir. Hay jugadores que llegan muy tímidos, yo lo viví, les tienes que dar la confianza como lo que son, un compañero igual que tú”, mencionó.

Gastélum, que se adueñó de la titularidad en la segunda base, tiene una muy buena relación con el manager Miguel Ojeda, quien fue su compañero con los Venados de Mazatlán.

“Desde hace años nos llevamos muy bien, platicamos mucho, y él siempre está abierto a oír opiniones, creo que eso también le ha ayudado mucho al equipo”, indicó.

Orgulloso Diablo

Sergio Omar debutó en 1995 y jugó 12 temporadas con  el cuadro antagónico de Diablos: los Tigres, capitalinos en aquellos años.

“Nunca imaginé enfundarme en esta casaca y lo hago con mucho honor. Cuando llegué a Oaxaca, sabía que estaba  cerca, y bueno hoy estoy muy contento en esta gran organización”, dijo.