CIUDAD DE MÉXICO, 20 de agosto.- El América de la Liga de Campeones de la Concacaf, que es una mezcla entre jóvenes de la cantera con elementos que habitualmente son suplentes, resultó tan efervescente como el de la Liga.

 Sin menosprecio y consciente de que no puede repetir los errores que lo llevaron a quedar eliminado en la primera fase hace un año, goleó 6-1 al Bayamón de Puerto Rico en el inicio de un trayecto que espera culmine en el Mundial de Clubes de 2015. Se dio un festín.

Las Águilas se aprovecharon de un rival que tuvo miedo escénico, rústico y que resultó carente de recursos para obtener su primera victoria en el certamen que les sirvió, además, para poner en evidencia que en cuanto afloje un elemento titular habrá alguien de igual capacidad para tomar su sitio.

Así fue diseñado por su directiva y cuerpo técnico, por lo que era prioritario lucir bien anoche y lo lograron.

Pasaron menos de diez minutos para que el once americanista se encaminara al triunfo con dos  jugadas que desnudaron la mínima organización del cuadro dirigido por Francisco Arias. El volante Luis Ángel Mendoza se coló por la banda derecha y retrasó a Moisés Velasco para que abriera el marcador con un tiro raso en el minuto seis y dos minutos más tarde Michael Arroyo, de tiro libre, incrementó la ventaja.

Bayamón nunca encontró la forma de salir de su área, ante lo cual intentó reorganizarse en su zona baja, pero no logró encaminar su idea. Se tardó en reaccionar y cuando lo buscó ya no tuvo los arrestos necesarios hasta ser humillado. En el minuto 14, Ventura Alvarado puso el 3-0 con un testarazo. En el 19, Martín Zúñiga adornó la goleada con una chilena en el 4-0.

 Y en el 45, Gil Burón puso otro en el marcador con un disparo desde fuera del área.

Con la superioridad demostrada, en el segundo tiempo el América entró a la cancha con una relajación que le costó recibir un gol en contra. Bayamón, con intentos tímidos, se animó a rebasar su medio campo hasta encontrarse con gol inesperado de Nicholas Walker, quien cabeceó un buen centro de Andrés Pérez. A pesar de que intentó recomponer y hacer más grande la ventaja,  volvió a encontrar la puntería en los segundos finales del encuentro, donde Zúñiga marcó el 6-1 definitivo.