BURNLEY, 18 de agosto.- El centrocampista español Cesc Fábregas condujo al Chelsea al triunfo en Burnley (1-3), que instala al cuadro de Jose Mourinho como líder de la Premier tras completarse la primera jornada.

El mayor número de goles anotados ante el recién ascendido Burnley pone al equipo londinense en la cima de la tabla de la competición inglesa, donde se estrenó el delantero Diego Costa que, además, marcó en una de las primeras ocasiones que tuvo.

Costa fue uno de los refuerzos a los que recurrió Mourinho. También el meta Thibout Courtois que, de momento, salió airoso de la particular batalla con el otro meta, Petr Cech. Filipe Luis, sin embargo, permaneció en el banquillo. César Azpilicueta cuenta aún con la confianza del preparador luso en el lateral izquierdo.

El choque, sin embargo, se puso cuesta arriba para los 'blues', que tuvieron el marcador en contra al cuarto de hora, cuando Scott Arfield aprovechó un error de la zaga londinense para batir a Courtois.

El dominio del Chelsea se acentuó. Y poco tardó en dar la vuelta a la situación. Liderado por Cesc, dueño del centro del campo y del ritmo del partido, inició la jugada del empate, que terminó con un lanzamiento al poste que aprovechó Diego Costa para marcar su primer gol en la Premier.

Habían pasado tres minutos desde el gol local. Cuatro después del empate, un genial pase de Fábregas fue entendido por el alemán Andre Schuerrle, que marcó el segundo.

Antes del descanso sentenció el choque el equipo de Mourinho. El serbio Branislav Ivanovic aprovechó un córner y un error del Burnley para batir a Tom Heaton.

El equipo local mejoró en la segunda parte, cuando el Chelsea levantó el pie del acelerador. Pero fue incapaz de aprovechar sus mejores momentos para meterse de nuevo en el partido. Los cambios, entre ellos la entrada del veterano Didier Drogba, y las interrupciones acabaron con el ritmo. Y los 'blues' cerraron su primer triunfo del curso sin contratiempos.

cmb