CIUDAD DE MÉXICO, 16 de agosto.- Los 78 atletas mexicanos que participan en los Juegos Olímpicos de la Juventud de Nanjing, que se inauguran hoy, tienen dos ejemplos a futuro a partir de medallistas hace cuatro años en taekwondo. Se trata de Briseida Acosta, medallista de plata mundial en 2011, y Alejandro Valdés, retirado del deporte.

Acosta fue segunda en Singapur 2010, consolidó su carrera, recibió el apoyo oficial y actualmente adelanta, incluso, a la doble medallista olímpica María Espinoza en la ruta a Río de Janeiro 2016. Valdés ganó bronce hace cuatro años, también fue medallista mundial, pero problemas extradeportivos lo llevaron al retiro.

“Briseida es muy fuerte, muy disciplinada, su familia la ha sabido guiar y sabe a dónde quiere llegar”, dice Julio Álvarez, entrenador de taekwondo y responsable de llevar a los cuatro peleadores en la actual edición de los Olímpicos Juveniles.

Acosta, quien compite en la categoría de más de 73 kilos, se disputa con Espinoza el pase de México a los Juegos de Río 2016. Como al inicio de este ciclo Espinoza entrenó con Pedro Gato, al margen del resto del grupo, Briseida recibió el apoyo de la federación, que encabeza Juan Manuel López, distanciado de la doble medallista olímpica, y logró posicionarse como su candidata para obtener el boleto. Actualmente ambas entrenan en un mismo equipo, pero Acosta aún lleva ventaja.

En el otro ángulo está Valdés, quien pasó del bronce en Singapur al retiro. En 2010 era presentado como el futuro del taekwondo, con una técnica y espectacularidad que le habían llevado a ganar medallas en todas las categorías, pero su carrera fue cortada.

“Me topé con unas personas de mal carácter. Yo no había hecho falta, pero me sacaron de Selección Nacional y me bloquearon”, denuncia. “En ese momento lo vi como una barbaridad, pero actualmente creo que son cosas que pasan... El presidente de la federación se lavó las manos”, añade.

Acosta y Valdés eran parte de un sistema que el taekwondo había generado, con Marlén Ramírez como entrenadora y Pedro Gato como responsable físico. Pero la federación también se encargó de deshacer eso y Ramírez se tuvo que ir a Estados Unidos; Gato tampoco tiene trabajo.

“No hubo seguimiento con los juveniles que yo estaba, la mayoría se regresó a su casa, luego vino el siguiente selectivo adulto y, otra vez, a muchos les cuesta trabajo y ya no se quedaron”, explica Ramírez. “Siguen participando en selectivos, pero ya no están concentrados como antes”, lamenta.

Algo similar sucede en clavados. A Singapur fueron Iván García y Teresa Vallejo. García ganó bronce y en los Olímpicos de Londres 2012 ganó plata al lado de Germán Sánchez; pero ella no pudo pasar de Olimpiada Nacional y ahora estudia para ser entrenadora.