CIUDAD DE MÉXICO, 1 de agosto.- Tony Parker es el más joven de los tres experimentados astros de los Spurs de San Antonio. Ello podría haber complicado la firma de un nuevo contrato con el francés, en momentos en que Tim Duncan y Manu Ginóbili se acercan al retiro.

Pero los Spurs resolvieron la situación con bastante facilidad.

San Antonio firmó el viernes una extensión contractual con Parker, para garantizar que el armador, seis veces electo al Juego de Estrellas, permanezca en sus filas independientemente de por cuánto tiempo continúen las carreras de Duncan y del argentino Ginóbili.

Los Spurs no revelaron el monto económico del convenio, pero algunos medios informaron inicialmente que se trataba de una renovación por tres años y 43.3 millones de dólares, a partir de 2015.

Estoy muy contento", dijo Parker al San Antonio Express-News. "¡Seguiré en los Spurs toda la vida!'.

Parker ha pasado sus 13 campañas en la NBA vistiendo el uniforme de los Spurs. Evolucionó de un errático jugador de 19 años a un armador de elite que ayudó a que San Antonio ganara cuatro de sus cinco títulos de la liga.

El último de esos campeonatos llegó en junio, al aplastar al Heat de Miami, que era el monarca vigente.

Parker cumplió 32 años en mayo, pero ha mostrado pocas señales de envejecimiento. Tuvo promedios de 16.7 puntos y 5.7 asistencias en 29 minutos por partido la temporada pasada, y siguió ostentando la capacidad de cambiar la velocidad de sus desplazamientos para confundir a los defensores.

Continúa teniendo la rapidez que le valió la atención de los Spurs antes de reclutarlo en 2002. Parker es todavía capaz de superar a los rivales en la pintura para elevarse y encestar. O puede frenarse en un palmo de terreno para intentar el disparo a una distancia más larga.

Duncan cumplirá 39 años la próxima campaña y Ginóbili festejó recién su cumpleaños 38. Sus carreras parecen mucho más cerca del final que la de Parker.

Sin embargo, el entrenador Gregg Popovich es un maestro en dosificar los minutos de sus veteranos para reducir su desgaste.

Así, no hay forma de determinar por cuánto tiempo permanecerá unido este exitoso trío.

Duncan accedió a cumplir el último año de su contrato y Ginóbili tomó la dolorosa decisión de no participar en el Mundial para recuperarse de una fractura por sobrecarga y estar listo para la pretemporada.

Popovich renovó también su contrato y los Spurs tendrán otra vez a Boris Diaw, Patty Mills y Matt Bonner, en busca del único logro que le falta a esta franquicia: conquistar títulos consecutivos.

Parker iba a jugar en 2015 la última temporada de su contrato, por 12.5 millones de dólares, un precio que parece de ganga. Pero los astros de los Spurs aceptaron menos dinero para seguir juntos en los últimos años.

Así, no es una sorpresa que los Spurs hayan sostenido una negociación discreta para retener a Parker hasta la campaña 2017-18.

fdr