BRASILIA, 11 de julio.- El seleccionador de Brasil, Luiz Felipe Scolari, dijo no sentirse "nervioso" por el partido de mañana, en el que su equipo buscará el tercer puesto del Mundial frente a Holanda, puesto que ya no es posible alcanzar "el principal objetivo", ser campeón.

Ya no estoy nervioso porque el principal objetivo ha desaparecido', dijo en una rueda de prensa que tuvo lugar en el Estadio Mané Garrincha de Brasilia, donde mañana se disputará el encuentro.

Sin embargo, el técnico, que hilvanó un discurso contradictorio a lo largo de su toda su comparecencia, afirmó que en los últimos días trabajó algunos "aspectos psicológicos para afrontar el partido como si fuera el más importante".

Preguntado sobre si hará cambios en su alineación inicial, Felipao reconoció: "Por necesidad haré dos o tres sustituciones".

Pero estos cambios no se deberán tanto a cuestiones técnicas, sino a que "algunos jugadores jugaron poco o nada". "Además creo que haré otro cambio porque hay un jugador al que sería importante poner en su posición y también porque me gusta su actitud", añadió el seleccionador.

Quien sí estará mañana en el campo seguro es el capitán del equipo Thiago Silva, de quien dijo que "jugará mañana, por supuesto".

Sobre su futuro, Scolari señaló que su trabajo "termina mañana", tras el partido. "Después de eso pasaré mis informes, hablaré con el nuevo presidente (Marco Polo de Melo) y veremos qué pasa", comentó el seleccionador, dejando así una puerta abierta a su continuidad.

Hicimos cosas buenas en los últimos años y no puedo limitar el análisis de mi trabajo a un solo partido", declaró Scolari y añadió: "Si hubiéramos perdido por 1-0 igualmente habríamos caído, pero no habría sido un desastre'.

También quiso recordar que durante el Mundial de Japón y Corea de 2002 comentó que sería un "éxito" quedar entre los cuatro primeros, "pero si hubiera dicho esto en Brasil ya estaría fuera", afirmó.

Por último, Scolari señaló que no se arrepiente de "haberle transmitido a todos" que podían "ganar", si bien tiene claro que la derrota ante Alemania "quedará marcada, como la Copa Confederaciones y como las cinco copas del Mundo".

fdr